¿Y después de la invasión a la embajada?

No se harán esperar las voces de condena contra el gobierno de Trump por el asalto a la Sede de la Embajada de Venezuela en Washington.

La presencia del Reverendo Jesse Jackson, connotado defensor de los derechos humanos y reconocido líder del Partido Demócrata, frente al edificio sede la embajada, portando alimentos y agua para los activistas estadounidense, que con permiso del gobierno venezolano, resguardaban la legalidad internacional, lanza un mensaje y advertencia moral al concierto internacional de los estados naciones: EEUU está llevando al mundo a una situación de anarquía.

Así mismo, el afamado pensador Jean Petras, ha sido lapidario al referirse al asedio a la embajada: "Tres chiflados están dirigiendo la política exterior de Trump", haciendo alusión a Pence, Pompeo y Abraams.

Sería redundar citar las pisoteadas Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, y la de Consulares (1961 y 1963). Ya en marzo pasado, el gobierno de Trump permitió la violación del edificio sede del consulado venezolano en Nueva York. Lo que ahora está en juego es la coexistencia y el respeto mutuo entre los gobiernos del mundo. Los recintos diplomáticos, desde el Siglo XVI se han ido tornando en territorios sagrados, inviolables aún por encima de los templos religiosos. En plena guerra son verdaderos reductos de paz y protección que hasta las más terribles tiranías han respetado. El gobierno venezolano, es ejerce un fiel respeto a la institución a los recintos diplomáticos, en la actual situación nacional, varios oposicionistas, aún con sentencia por delitos comunes firme han entrado como huéspedes a residencias de países acreditados en Caracas, los gobiernos emisores puedan dar fe del cumplimiento de Viena por Venezuela. Las autoridades venezolanas, igual han asegurado que los locales diplomáticos de EEUU en Venezuela, gozan de todas las garantías de inviolabilidad.

Hasta la toma de la embajada gringa en Teherán en 1979, con todo y los justos reclamos de sus dirigencia, no fue bien vista por el resto del mundo. Pero en el caso venezolano, EEUU atenta y golpea al multilateralismo y sus expresiones jurídicas, ni siquiera se cuidaron las autoridades gringas de afectar a sus propios connacionales –custodios de la embajada-- agredidos por extranjeros
Puede un gobierno como el de Trump, en manos de chiflados, reconocer a un gobierno ficticio; pero eso no le da derecho a invadir recintos diplomáticos. La embajada venezolana en Washington es reconocida como tal por más de 120 estados naciones que mantienen relaciones con el Gobierno Legitimo y Constitucional del Presidente Nicolás Maduro. La invasión al edificio diplomático menoscaba la propia coexistencia internacional.

Bien pudo Trump regalarles unas oficinas a sus amigos autoproclamados, en lugar de permitir que agredieran a sus connacionales estadounidenses. Pero está demostrado que prefiere seguir provocando y robando los bienes y capitales del pueblo venezolano. Total, si es capaz de invadir militarmente a un país entero, poco le cuesta desalojar un local diplomática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2147 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @bolivarreinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a278851.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO