Concierto en Cúcuta: La cultura de la muerte

Ver a Roger Waters --icono de uno de los grandes grupos de la música
pop de todos los tiempos, Pink Floyd-- en la pantalla del televisor
aclarando al mundo que la situación de Venezuela NO ES de ayuda
humanitaria, de gente muriendo de hambre en la calle, con
persecuciones a disidentes y crímenes perpetrados por el estado, sino
que todo se debe a una situación de guerra irregular --o híbrida--
expresada en sabotajes, bloqueo económico y financiero, sanciones
desde Estados Unidos con cercos de cuentas que nos impiden comprar
medicinas y alimentos. Ahora, --cuando éstas acciones y medidas no
parecen surtir efecto-- y luego de distintos intentos fallidos de
defenestrar al gobierno usando todos los formatos posibles, incurren
en una presión bélica directa por las fronteras, principalmente por
Colombia y por Curazao, donde han montado bases militares para invadir
a nuestro país, no sin antes ofrecer un masivo concierto musical donde
participarán cantantes, músicos y publicistas que se encargarán de
disfrazar aún más de gestos humanitarios y culturales las perversas
gestiones del gobierno de Estados Unidos, para apoderarse de las
riquezas de nuestro subsuelo con el pretexto de ayudarnos, llamando
incluso a nuestras fuerzas armadas a desconocer al gobierno actual,
elegido en unos comicios libres.

El espaldarazo de Roger Waters a Venezuela ha sido importante, y lo
agradecemos. Su obra El Muro es un clásico de pieza política musical
de los años 70, con una influencia tremenda en millones de jóvenes.
Creo que así lo habría hecho John Lennon de estar vivo ahora --y se lo
agradecemos a tantos otros escritores, músicos y artistas alrededor
del mundo, así como a comunidades que se han expresado libremente en
las calles de diversos países-- sus gestos de solidaridad y de
conciencia política y social, frente a los desmanes del gobierno de
los Estados Unidos, que continúa así su línea histórica
intervencionista en América Latina. Lo más patético resulta constatar
cómo gobiernos como los de Colombia (Iván Duque), Chile (Sebastián
Piñera) Argentina (Mauricio Macri), Brasil (Bolsonaro) y el más
lamentable de todos, el reciente traidor Lenin Moreno (precedidos de
un grupo de embajadores fracasados, autodenominados el "Grupo de
Lima") actúan como marionetas manipuladas por distintos agentes
tarifados, desde saboteadores y destructores de bienes públicos en las
calles de toda Venezuela durante las guarimbas (asesinos, sicarios,
mercenarios), políticos profesionales (del tipo Borges, Machado o
Ledezma) u otros personajes circunstanciales sacados de la manga
(Guaidó) y demás actores-agentes en el exterior, e intelectuales
laureados que se creen investidos de poderes especiales sólo porque
unos ganan premios internacionales y moderan otros programas de TV,
apoyados todos por un monstruoso aparato mediático internacional que
no duda ni un ápice en ponerse al servicio de estos intereses, creando
los llamados falsos positivos.

Ahora, como abreboca a la invasión humanitaria, han preferido convocar
para el 22 de febrero a las 3 de la tarde a un grupo de cantantes bajo
la tutela de Richard Branson Live- Aid: Alejandro Sanz, Luis Fonsi,
Carlos Vives, Nacho, Mau y Ricky, Anitta, Ruddy Mancuso, Ricardo
Montaner, Juan Luis Guerra (lamentable), Juanes, y al parecer han
invitado al mismísimo Peter Gabriel (lo cual ha lamentado mucho Roger
Waters), entre otros, para que adornen con sus maravillosas creaciones
y presencias la gran fiesta-aperitivo a la cultura de la muerte, donde
después de las canciones se repartirá comida a granel, y unas
especiales galletas energéticas que bien recuerdan a aquel alimento
del viejo film de Richard Fleischer Cuando el destino nos alcance:
Solient Green, unas galletas super-potentes que prometen saciar el
hambre de los ciudadanos por varios días seguidos, y cuya verdadera
base eran cadáveres procesados de seres humanos, que han donado antes
legalmente su cuerpo al Estado con tal de disfrutar, antes de ser
enviados al otro mundo y con la respectiva autorización firmada al
Estado, de una buena dosis de paraísos artificiales propiciados por
drogas y alucinaciones dirigidas. Luego, dicen los organizadores del
magno concierto, las ganancias que deje el evento serán distribuidas
equitativamente entre la población hambrienta de Venezuela. Realmente
conmovedor.

Al parecer, los perros belicistas de Estados Unidos están decididos a
invadir, pero no la tienen fácil con el pueblo de Venezuela, que
mayoritariamente está luchando por su dignidad y su paz, y no va a
aceptar a un gobierno impuesto desde afuera.

Se repiten una vez más las traiciones perpetradas a la patria, desde
la muy conocida al Libertador Simón Bolívar; hace doscientos años el
gobierno de Colombia (representado por Francisco de Paula Santander)
traicionó los sueños de unidad de Bolívar con Colombia, apoyado por un
traidor en Venezuela (José Antonio Páez) para romper esa unidad, así
como fue traicionado Francisco de Miranda por sus propios coterráneos
en Venezuela como el Marqués del Toro, Juan German Roscio, Casa León y
otros envidiosos, en su proyecto americano de emancipación.

Ahora, el nuevo objetivo de la ultraderecha internacional es destruir,
aniquilar todo vestigio de chavismo, de fidelismo, de guevarismo, y de
allendismo, que ellos satanizan bajo los rótulos de comunismo o
socialismo. Quieren aplanar todo, convertir la sociedad en un mercado
de productos al mejor postor, en una comunidad pujante movida y
promovida por el dios mercado, a través de la compra y venta de
absolutamente todo; quieren vender el arte, el cine, la poesía, la
cultura, el espíritu; quieren vender la tierra, el paisaje, las nubes,
el cielo. Necesitan compradores, pues quieren apoderarse de los
minerales, el agua, el petróleo, la madera, los ríos, los frutos de la
tierra; quieren negociar rápido todo y después hartarse, vencer,
triunfar. Y Venezuela ahora es el botín más a la mano. Pero les va a
costar mucho para conseguirlo, porque aquí les espera un pueblo
valiente, decidido a luchar por la paz y la libertad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 557 veces.



Gabriel Jiménez Emán

Poeta, novelista, compilador, ensayista, investigador, traductor, antologista

 gjimenezeman@gmail.com

Visite el perfil de Gabriel Jiménez Emán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gabriel Jiménez Emán

Gabriel Jiménez Emán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276220.htmlCd0NV CAC = Y co = US