¿El delito es espiar o denunciar al espía?

Definitivamente el mundo está al revés. La polémica generada por el caso de Edward Snowden, quien fuera empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y que por denunciar públicamente actividades de espionaje del Gobierno Estadounidense en contra de gobiernos y particulares en todo el planeta, es perseguido, como era de esperarse por el gobierno norteamericano, pero lo increíble es que el resto de los países desarrollados del mundo apoyen tal persecución. Resulta que el delincuente es Snowden por denunciar una práctica delictiva de su gobierno; o ¿es que ahora el espionaje no es un delito? Si es así, el Gobierno de Estados Unidos de Norte América debe otorgarles la libertad inmediatamente a los cinco cubanos que fueron apresados en el año 98, principalmente, por cargos de espionaje. Este caso pone de relieve la gran hipocresía mundial y la inmoralidad en la que están sumidos los gobiernos de la mayoría de los países denominados “desarrollados”, de los cuales, el gobierno de los Estados Unidos de Norte América es el pran de esa banda de gobiernos malhechores.

En este pandemónium mundial generado por las denuncias de un ciudadano honesto, la oposición venezolana se quita la careta una vez más. Rechazan la posibilidad de que el Gobierno Venezolano le otorgue asilo político a Snowden, cuya persecución obedece a un hecho evidentemente político. Esta oposición es la misma que aplaudió el asilo otorgado por el Vaticano al bachiller Nixon Moreno a quien la justicia lo perseguía por el delito de intento de violación a una agente policial. Veamos bien eso: un tipo acusado de intento de violación, el vaticano lo protege y la oposición venezolana celebra el hecho. Estos hechos sólo son una pequeña muestra documentada del deterioro moral en el que nos encontramos a nivel planetario. Esa realidad nos ha colocado, literalmente, en una lucha entre el bien y el mal, entre los que dominan el mundo (representado por los países “desarrollados” y sus lacayos) y quienes se oponen a ellos en procura de un mundo más justo y decente. La Biblia ya había descrito este mundo “El mundo está acostado en el poder del malvado.” “El que se llama Diablo y Satanás…. engañando a la tierra habitada entera” 1 Juan 5:19, Revelación.

Todos los que se oponen al anti-cristo imperial (EEUU) son perseguidos, son vilipendiados, ridiculizados e incluso, exterminados.

El caso Snowden es propicio para que los gobiernos dignos de UNASUR fortalezcan su unidad en todos los sentidos y, constituyendo un nuevo orden mundial, impulsen la transformación del planeta desde el punto de vista ético en el ejercicio de gobierno y en las relaciones de poder y de gobiernos.

Hoy más que nunca se evidencia la necesidad de fortalecer a UNASUR y de incorporar al resto de los países del llamado tercer mundo en esta lucha civilizatoria.

Seguramente Snowden tiene mucha información acerca de las actividades delictivas, no sólo del Gobierno Estadounidense, sino también de muchos de los gobiernos de países desarrollados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1720 veces.



Juan Carlos Valdez G.


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: