La alborada bolivariana

Dos acontecimientos marcan el inicio del movimiento del Imperio para nuestros pueblos: uno en Honduras con la pretendida enmienda a la Constitución de ese país para permitir la reelección del presidente ilegitimo Lobo y el segundo en Haití con la llegada ¿sorpresiva? del genocida dictador Baby doc Duvalier, con la misión de sacar a La Republica Bolivariana de Venezuela y a Cuba del territorio Haitiano, las piedras en el zapato del Imperio, y taclear así todos los planes de ayuda para ese pueblo arrasado continuamente por males mayores y peores como los cascos azules; estos dos acontecimientos que han sido ocultados por los grandes medios informativos del mundo entero, pretendieron pasar inadvertidos para la opinión publica internacional más no para los pueblos, y con ello quedo completamente en evidencia la complicidad de la OEA, de la ONU, de Francia especialmente, de los países Europeos: España, Alemania, Inglaterra, El Vaticano, Italia etc. etc., al avalar con sus “buenos oficios” el golpe de Estado en Honduras y el gobierno resultante, gobierno genocida que cada día que pasa diezma la población Hondureña con la complicidad callada de los organismos que supuestamente representan a los países del mundo entero, y la invasión por las tropas Yanquis a Haití.

No por nada llaman a los EEUU “el Imperio”, mas el Imperio no es solo ese país, es el consorcio cómplice de los EEUU mas la Europa, mas el Vaticano que siempre pretende pasar agachado pero que ya es imposible que no se advierta su complicidad e intervención en esta “Compañía”, y unidos a todos ellos el país Sionista de Israel y tendremos en este pote lo más selecto de la carroña humana, de la piratería, en donde ni uno solo de esos gobiernos tiene escrúpulos para despojar a los pueblos de lo que les pertenece, conocidos como el enemigo declarado de la humanidad, en donde estén los Yanquis esta la comparsa obvia de estos países, y que lamentable sus conciudadanos, ciegos sordos y mudos ante la rapiña, la muerte y la desolación que causaron en el pasado y continúan en el presente como los jinetes del Apocalipsis.

2011, año definitivo para el sistema capitalista y por ello el Imperio se hace más peligroso en sus actuaciones por lo que nuestros pueblos se encuentran en un gran peligro y están siendo atacados continuamente utilizando los medios que sean por las naciones que conforman el enemigo declarado de la humanidad, más hay una masa conciente que empuja a la inconsciente para evitar que los logros obtenidos por los pueblos de progreso se pierdan en la lucha, hay una resistencia y efervescencia que bulle para que mas nunca se vuelva atrás, y eso lo observamos al monitorear las actuaciones de las masas que conmueven con sus luchas, protestas, polémicas, agitación por doquier, siendo la Republica Bolivariana de Venezuela y su Líder la esperanza, el faro, el primogénito que marca el camino por donde van a transitar los pueblos futuros, una Revolución dentro de la Revolución, ya lo apunto El Comandante Presidente Hugo Chávez, necesaria para barrer definitivamente con los viejos paradigmas y vicios del sistema que muere y que aun se encuentra fuertemente arraigado en algunos estamentos del estado especialmente la gran burocracia en la que no se había intervenido y que sigue siendo la misma de la cuarta republica y que esta siendo descubierta vicio tras vicio, funcionario tras funcionario ante los ojos de todos por el pueblo Revolucionario constructor que ahora si va hacer justicia, y este fenómeno se observa en el mundo entero; se crea o no, lo cierto es que lo que ocurra en nuestras tierras marca la temperatura del termómetro de los pueblos, recordamos las palabras de Lennin poco más o menos así: “Lo que hay que hacer, hay que hacerlo hoy, mañana es traición” y es por eso que se suscitan acontecimientos uno tras otros sin parar, es duro pero necesario para construir la ruta hacia el socialismo de la Humanidad futura, para la sobrevivencia de la raza humana en inminente amenaza de extinción si los locos guerreristas de siempre en su desesperación accionen una guerra nuclear en donde ni planeta quedaría.

Depende de nosotros que la luz de la Alborada de los nuevos tiempos alumbre el camino de nuestros pueblos, que la Alborada con su luz de esperanza nos lleve paso a paso hacia los designios escritos por los tiempos para que halla valido la pena nuestras luchas y los sacrificios de nuestros Libertadores. Ya encontramos el camino, sigamos por el.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1714 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor