Turismo Post-Pandemia

Creación de nuevos protocolos

El ecoturismo, el turismo de aventura así como el turismo rural, se posicionan entre las alternativas más eficaces para reactivar el movimiento turístico tras la pandemia de Coronavirus, esto por ser actividades que se desarrollan en grupos reducidos y en espacios amplios, ventilados, seguros e higiénicos.

Uno de los municipios que conozco y veo como "modelo Turístico" es el Municipio Andrés Bello del Edo. Mérida, más puntualmente La Azulita; en esta hermosa tierra de "montañas azules" se concentra un importante número de prestadores de servicios turísticos, donde no solo asiste el turismo de temporada vacacional para visitar sus paisajes, hermosas cascadas y cuevas, sino aquel que lleva a cabo durante todo el año práctica de actividades ecoturísticas de aventura y deportes como el Canyoning o barranquismo, Tirolina, Escalada y Rappel, Senderismo, cabalgata, montañismo, Espeleismo, Fotografía, avistamiento de aves, el ciclismo en variedad de estilos y cicloturismo de montaña, donde se lleva cada año la Vuelta Internacional a La Azulita nominada como Patrimonio Cultural de Venezuela, entre otras actividades como la religiosa, espiritual o cultural como el disfrute de las danzas "Indios Cospes de Mirabel" que se efectúa desde 1956.

Los operadores de servicio en general, y las instituciones públicas, debe advertirse de los cambios que provocará el COVID-19 en el mundo, que apunta a que la preferencia de los turistas se vuelque a los espacios en contacto con la naturaleza, al aire libre y en grupos más que reducidos.

Estas exigencias se deberán adaptar a las características de los productos que el sector turístico debe ofrecer actualmente, y que estarán vinculados a la naturaleza, la cultura, el deporte y la diversidad paisajista de todo el país.

Además, el protocolo turístico debe ponerlo en práctica la comunidad como una ofrenda, ya que esto forma parte del agasajo a los visitantes, el mismo debe basarse en mostrar las costumbres y tradiciones locales, así como las normas de deber y derecho; todos los protocolos tienen un sistema de actuación reflejado en los espacios públicos tan igual como en establecimientos turísticos, alimentarios, entretenimiento y servicios en general; las personas todas deben tener una formación de protocolo de actuación y corresponsabilidad para con los visitantes a nuestras comunidades, y ésta debe ser igual a como bien recibimos en los hogares a nuestros visitantes.

Por lo tanto, será necesaria la evaluación, adecuación, capacitación y amplia difusión de nuevos protocolos en el ámbito turístico, para ello es importante la convocatoria entre públicos, comunidades y privados, así evaluar distintas propuestas de un protocolo adaptado a las nuev

as realidades, con visualización amplia y participativa, que cumpla con los protocolos internacionales de la Organización Mundial del Turismo (OMT), sirva de ejemplo para un mundo emergente de una pandemia que bien lo necesita, y además, que ayudará a la promoción, reactivación del turismo local, por ende, de la vida ciudadana en lo social y su economía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 943 veces.



Feijoo Jiménez


Visite el perfil de Feijoo Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas