Medio millón cuesta Carta Médica en Instituto Nacional de Transporte Terrestre, San Francisco, Maracaibo

Todo comenzó cuando acudí en Maracaibo, al barrio Rey de Reyes, calle 70 A, Casa 960-15 en el Garaje, luego de mi turno, me hicieron algunas preguntas, al salir del garaje, me robaron los documentos, cédula de identidad, tarjetas de bancos de crédito, y debito, carnet de la patria, entre otros papeles, no contenía dinero, he retornado tres veces al mismo sitio a preguntar por un joven muy tatuado, Javier, no lo he conseguido, para preguntar si alguien ha dejado los papeles votados, fue quien al salir tropezó conmigo, quemándome en la mano con un cigarro, recibiendo el carnet del PSUV en la afuera de la casa, en todo el frente, luego de horas de espera, fue allí donde me sustrajeron la cartera sin darme cuenta, no contenía dinero, ahora me toca vivir el calvario de volver a sacar los documentos, lo que me duele es no volver a ver el carnet de la patria, ni el de Psuv recientemente entregado.

Me levanto temprano hoy seis de febrero, acudo al INTT de Maracaibo, pregunto en la oficina, me veo un letrero en grande Por 500. 000 bolívares soberanos cuesta la Carta Médica en el INTT del Municipio San Francisco, más de un salario, todo un mes de trabajo, ya conducir un vehículo es un privilegio, solo lo podrán hacer los ricos, los que además hacen tripas de corazones, los que trabajan para poder sobrevivir, sino lo cree vayas a sacarse la Carta Médica en el Instituto Nacional de Transporte Terrestre en la ciudad modelo que funge de gestión, al llegar temprano, acudes a las oficina donde están una secretaria receptora de la tarjetas de créditos o dólares preferiblemente, te indica, cuesta la Carta Medica 500 mil y la Licencia de Conducir, 8 mil soberano, fíjese la desproporción, en el mismo recinto de las autoridades, que no le ponen freno a la especulación.

Cuando terminé de pagar los dolorosos 500 mil soberanos, una quincena de mi trabajo docente aproximado, me desplacé a la oficina del lado, estaba un ciudadano el cual le decía el Médico, el simplemente procesaba o llenaba el formulario de la Carta Médica, a manuscrito, los nombres, edad, etc, los recortaba, el carnet lo introducía en un papel plástico que ni pasaba por una máquina esas de carnetizar, lo daba suelto simplemente para que después acudiera a pagar en otro sitio el laminado.

En el acto le pregunté, si era médico, me contestó que si, y abogado, pues bien no preguntó por la situación de la vista, si tenía miopía si o nó, si sabía leer, pese a que tenía una Cartilla de Letras pegada al vitral, asimismo tampoco preguntó por mi situación cardiovascular o sencillamente si padecía de epilepsia o otros trastornos alguno que impedía conducir, no ciudadanos y ciudadanas, que fácil es asi solicitar la licencia de conducir, lo otro lo corrige los policías, los que funge de fiscales de transito, darle licencia a todo el mundo, total mas adelante los agarramos con la multa, ai funciona el sistema, el dejar hacer el dejar pasar, el sistema liberal en el INTT.

Debo decir; que cuando me retire de allí me conseguí con una médico del Colegio Regional, se asombraba de lo que le contaba, del valor especulativo de la Carta Médica, de los 500 mil bolívares soberanos, cuando ella y colegas cobran entre 50 a 100 mil bolívares, con el mismo papel que les expide el Ministerio, la grosería y corrupción de las autoridades, cómo un papel cuesta tanto, la Carta Médica que ni siguiera tiene un aval de un médico como debe ser, previo chequeo, asi será la maraña en el INTT de San Francisco, imagino que todos comen de la misma holla.

Que alegría para estos funcionarios 500 mil bolívares por cada conductor, por cada ciudadano, aparte de que te dicen que las otras Cartas Médicas ya no sirven, las anteriores a estas, que se expiden en esta sede, sin Carta Médica no te dan la Licencia, total pague 508 mil soberanos de un plumazo, sin anestesia y sin dolor con la tarjeta del banco, con aquella frialdad, pero también con aquella molestia, de que las cosas no están bien en este país, de que el poder judicial hay que revisarlo, transformarlo, ya no se toleran los abusos policiales e institucionales, las osas no pueden seguir asi, burlándose de los ciudadanos y ciudadanas que lo permite todo, pero que poco a poco se erosiona la credibilidad de las autoridades, ya no se distingue entre las autoridades y la delincuencia, todos quieren marañar a costa del sacrifico del trabajador.

Finalmente cuando me dirigí con la Carta Médica y copia de la cédula de identidad a expedir la licencia, pague los otros 8 mil, un detalle curioso, al momento de mi turno, cuando me disponía a extender los documentos a la funcionaria, se acercó otra, mediando por un amigo, se interpuso, quitándome el turno, pagó su amigo la licencia y se fueron, al momento, antes de irse le pregunté que si me había invisibilizado, que no sabía que era mi turno, ni siquiera disculpa me dió, solo muy deportivamente me dijo, "hay esto es rápido", pero su cliente acompañante no se tomó el tiempo de probar si era rápido o nó, lo cierto es que unos y otros esperamos el turno como debe ser, falta de etica del funcionario, lo que falta en el país que los funcionarios aprendan a respetar a los ciudadanos y ciudadanas.

Pero también; falta la cultura política del ciudadano, es insoportable el estado actual de los niveles de educación de los funcionarios públicos, pero no menos d ellos ciudadanos civiles, tan pronto me dieron luego de pagar, la Carta médica, acudí a fotocopiarlo con mi cédula de identidad, al regresar tempranamente no pasaba las 9 de la mañana, ya me dijo el funcionario, no hay tiempo, ya firmaron los papeles fotocopiado, pues bien como tuve que ingeniarme, habla con este habla con otro, no se puede, la discrecionalidad es grande, hasta que por fin encontré la condescendencia, me tomaron la foto, finalmente me retiré, en horas de la tarde, recibía vía correo la licencia de conducir para ser impresa en papel bond. Esa es la licencia, plastifíquela bien, cuídela, procure que no s ella roben, no vaya a ser que tenga que pagar medio millón de bolívares soberanos por una Carta Médica de papel.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3488 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social