Participación ciudadana en nuestra Venezuela

La presencia de los ciudadanos venezolanos en los asuntos públicos, es una condición necesaria para alcanzar la gobernabilidad democrática.

En la medida que la acción del poder sea más genuina en el carácter obtenido a través de un consenso social, mayor será la posibilidad de concebir las pretensiones de los diferentes sectores sociales.

Puede señalarse que la práctica progresiva en la defensa de los derechos humanos está en relación directamente proporcional al aumento de la calidad de la participación ciudadana.

Así mismo, se aprecia en la colectividad una marcada exclusión respecto a la toma de decisiones sobre los asuntos públicos; de manera que el consenso se reduce a minorías no representativas de la diversidad de intereses en la sociedad. Uno de los motivos principales para tal situación se desprende de la ausencia de información, e interiorización de la ciudadanía, sobre las posibilidades del marco jurídico en todo lo que al reconocimiento formal de espacios de participación se refiere.

Debido a las circunstancias mencionadas, las políticas sociales abren el compás de participación al colectivo comunal, esto conlleva a fortalecer el interés en la relación del escenario político, la contribución de la participación activa de la ciudadanía, como un importante desafió dentro de la administración pública con sentido democrático y de institucionalización.

En este sentido la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999) en su artículo 62 expresa: "Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas.

La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo.

Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica".

Por ende como resultado de este proceso de participación e incidencia, la comunidad organizada puede encontrar, en algunos casos, la apertura y voluntad política de las autoridades, estableciéndose coordinaciones de trabajo y con ello el reconocimiento de las distintas formas de organización política válido y legitimado para negociar e incidir en el proceso de toma de decisiones.

De esta manera, se muestra en los últimos años la tendencia al incremento de la participación ciudadana, lo cual constituye una realidad nacional innegable que no ha dejado de registrarse en Venezuela, donde cobra fuerza el concepto de democracia participativa. En este hecho el ciudadano entiende, al elegir a sus gobernantes, que no abdica de su interés en la cosa pública. El ciudadano solo busca hacerse oír y ser tomado en cuenta directamente cuando las autoridades se aprestan a actuar en cuestiones de afectación general e interés público.

En función de ello es imperante informar, educar, sensibilizar e incorporar activa y proactivamente a la comunidad para el fortalecimiento de actores relevantes en la participación ciudadana en Venezuela, a fin de lograr el desarrollo de las óptimas condiciones de vida para sus habitantes de la localidad y espacios circunvecinos.

El fortalecimiento de la participación ciudadana debe asegurar la capacidad de los ciudadanos de intervenir en lo "publico" y este derecho solo es posible si se promueve una nueva articulación de Estado, sociedad civil y ciudadanos, siendo el gobierno a nivel de las localidades el más propicio para así promover estos procesos de participación.

La finalidad de la participación ciudadana en este ámbito, es hacer más directas y cotidianas las relaciones entre la sociedad civil y los gobernantes con el objeto de tomar y ejecutar decisiones de forma bilateral y para ello se hace necesario crear mecanismos de participación diferentes a los de los tradicionales partidos políticos que cada día representaron menos a las sociedades, a sus intereses sectoriales y al municipio, que es la organización jurídico política que enmarca la vida local.

La participación ciudadana es una herramienta efectiva y útil en la conformación de estrategias de gerencia local, que soporte el progreso económico de la localidad. De allí su gran valor en el conocimiento de la naturaleza de la participación como vía para corregir problemas tales como: efectividad en la gestión pública, resolver dificultades urbanas, eficiencia del gasto público, entre otros.

La participación ciudadana ha sido concebida como una técnica diseñado por el gobierno actual para promover acciones en las comunidades, de esta manera la administración pública se descarga de algunas tareas y responsabilidades que competen al gobierno central, transfiriendo competencias a los gobiernos locales. En otros ámbitos, la participación ciudadana tiene su origen en el seno de la sociedad civil y está orientada a sustituir la acción del Estado, esto como consecuencia de la incompetencia o ineficiencia de la acción de la administración pública en la resolución de problemas que los aquejan de manera directa o indirectas a las colectividades.

15gomezjose@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 553 veces.



José Rafael Gómez Pinto


Visite el perfil de José Gómez Pinto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gómez Pinto

José Gómez Pinto

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a280684.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO