Deflación, prdoucción y comuna

En Venezuela, el Comandante Hugo Chávez pudo hacer posible y confiable el socialismo bolivariano en la masas, emancipando a los más pobres, gracias a que su política implementada fue la menos ortodoxa y se liberó de toda concepción medieval de la economía, haciendo caso omiso de la ignorancia aprendida en las universidades, mácula que aún padecemos porque éstas forman al servicio del Estado burgués, con concepciones apátridas y serviles, en las que nos enseñaron a tenerle miedo al Fondo Monetario Internacional (FMI), nos inculcaron que existía una faja "bituminosa " en donde el Comandante se empeñó en demostrar que no era tal, sino la gran faja petrolífera, además de salir de los contratos leoninos con las transnacionales, se despojó de toda esa lacra llamada "Gente del Petróleo", aumentó el presupuesto en educación, cambió el criterio de "gasto social" por "inversión social", además de implementar todas las misiones que nos sacaron de la ignorancia y nos enseñó a sentirnos orgullosos de ser venezolanos, aunque unos cuantos disociados digan que "se irían demasiado".
Es decir, el Comandante Chávez se deslastró de las supuestas y falsas leyes del mercado, enfrentó al FMI, reconvirtió la moneda nacional quitando los ceros de la hiperinflación arrastrada desde la IV República, calculó previsívamente el presupuesto nacional a cuarenta dólares por barril el presupuesto nacional, garantizando así, liquidez a futuro y pensó políticamente las decisiones económicas, sin plegarse a los chantajes de Fedecámaras-Venamcham.
Hoy, el escenario económico venezolano luce difícil y, objetívamente, la plutocracia golpista va ganando ese Golpe de Estado en progreso. En este sentido, los llamados think tank de la política doméstica están causando daños irreversibles, al adular y mentir con medidas y predicciones sin sustento real alguno, que no nos sacarán del atolladero económico al que nos sumieron como Pueblo. En especial, los think tank de la plutocracia criolla, representan una excelente conjunción para la quiebra del país con la política de la antipolítica en materia económica, corretaje de toda tropelía contra la estabilidad nacional y toda felonía contra el Pueblo.
Por tanto, toda voz fantasiosa, exageradamente optimista sin elementos que la presuman, al igual que todo pesimismo fatalista nacido de la bilis, además de los cálculos económicos con aquelarres de sabios formados en estas universidades en las que se aprende y difunde la ignorancia que nos hunda más en la quiebra económica, conspiran, deliberadamente o sin quererlo, contra toda razón política del socialismo bolivariano, socialista y chavista, tanto, como la prédica de palabra, con fraseología vacía de que el poder reside en el Pueblo, si no se le da a la Comuna, con carácter de urgencia todo el poder que sustituya gradualmente y liquide por la vía de los hechos al viejo poder y a las viejas relaciones de producción esclavistas, propias del capitalismo.

Hoy, aún cuando estamos perdiendo esta guerra económica, podemos revertir esta situación crítica, que pagamos con los bolsillos de los trabajadores y se expresa en la alacena de los hogares. Y si no lo logramos, la culpa será sólo nuestra y compartida: la del Pueblo por aniñarnos y conformamos con la pose de víctimas y la del gobierno, por no actuar a tiempo y permitir que el desequilibrio económico siga enseñoreándose, amén de hacer cualquier tipo de concesión o buscar congraciarse con los verdugos, mientras el Pueblo, aún sin la FANB de nuestro lado, está dispuesto a llegar a un punto de quiebra en esa confrontación postergada y evitada innecesariamente, para favorecer a élites o mafias disfrazadas de demócratas.

Se trata en eta encrucijada nacional de que logremos alcanzar la deflación, es decir, hacer bajar los precios de bienes y servicios con una demanda racional y que castigue a los dueños de los medios de producción que han jugado al boicot. No se puede caer en la mentira y trampas del capitalismo y sus falsas leyes de mercado, que cual religión o sacrosanta palabra señalan que la deflación es dañina para la economía, cuando todos sabemos que esta hiperinflación con precios alocados y extravagantes de costos y servicios, fue vulgarmente planificada e invirtieron en ella una pléyade de delincuentes sin color, ni bandera política alguna, porque han perseguido su lucro personal, aunque de carambola, saben que esto pone en riesgo la estabilidad política, al crear inestabilidad económica y social.

En la vagabundería del Dólar Cotufa participaron los plutócratas que montaron la plataforma ilógica del Dólar Today, en sociedad con funcionarios de alto rango del Estado. Y se jugaron su Rosalinda, para proteger esa masa de dinero robada al Estado y enriquecerse como neomillonarios, cuando legitimaron a esa plataforma del mercado negro de divisas el día en la que arrancó la Tasa SIMADI al mismo costo que el que se mostraba en Dólar Today. A partir de allí se disparó aún más la hiperinflación y se estableció en la practica el precio del Dólar Cotufa como base real, aunque inflada sólo al calor de la mentira y el snob de las páginas y redes electrónicas.

Se trata además, de enfrentar esta crisis con producción, de lo que sea y como sea. Esto consiste en no dejarnos llevar por el discurso ridículo y el lloriqueo porque somos un país "monoproductor", nada más y nada menos, que de petróleo, privilegio del que no gozan otras naciones hermanas. Se trata es, de diversificarnos, ampliar y crecer en la producción de petróleo y de sus derivados, potenciando la industria de los polímeros y diversificándonos, dentro y fuera del país, por ejemplo, con la extensión de CITGO y PDVSA en países del ALBA-TCP, MERCOSUR, UNASUR y PetroCaribe. También, se trata de ser realistas y en estos momentos, ya mismo, por lo que el Estado debería importar de todo lo que necesitamos y que como pueblo no tenemos, pero que si lo hay, está bajo el control de los "bachaqueros", grupo parasitario de la economía, controlado por el narcotráfico, paramilitares y la burguesía criolla, que no se derrotará con las humillantes y fascionazistas sanciones de bragas anaranjadas, sólo porque no se pudieron atajar a tiempo, por culpa de policías y guardias nacionales corruptos y porque las fiscalía del Ministerio Público son ineficientes, tanto como los tribunales. Podemos comenzar a dejar de importar cuando ya tengamos cubierto cierto nivel de producción, que hoy no tenemos. Podemos comenzar exportando parte de la producción para generar divisas, pero para ello hay de estatizar todo el negocio aduanero, lugar que hoy y desde la IV República es la gran academia de corrupción nacional y tráfico de todo tipo.

Por otra parte, al costo que sea, pero de manera inmediata, urgimos de la decisión política de alto nivel, solo del Presidente Nicolás Maduro, para que así, agarre desprevenido a unos cuantos corruptos lavadólares, para que establezca una tasa de cambio única, que esté en una banda entre los noventa y cien bolívares por dólar.

Finalmente, aunque aún, de manera tímida, somos testigos de cómo el Estado y el gobierno nacional, no así, los regionales, ni municipales, empiezan a permitir la participación de las Comunas en el desarrollo económico de la nación. En ese esquema, empresa que no produzca y/o que venda a precio de usura, hay que confiscarla y pasarla a manos de los Consejos de los Trabajadores y de las Comunas. En fin, la única manera de que lo avanzado hasta hoy para hacer posible la revolución y liquidar a los sectores golpistas y depredadores de nuestra economía, es conferirle todo el poder a los "soviets", es decir, al "Poder Popular", desde la Comuna, pase lo que pase.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a212427.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO