Organización por la Revolución

He insistido que esta revolución es fuerte en la medida que involucre y comprometa a sus militantes. En ese sentido en diversos foros donde he tenido la oportunidad de participar, he dicho hasta el cansancio que no debemos abandonar la calle, pues allí vive el espíritu, verdad y razón del proceso político que el comandante eterno nos legó.

En consecuencia, el llamado es a los partidos, colectivos y demás organizaciones, para que vayamos a la calle armados con nuestras banderas, a explicarle al pueblo todo lo que estamos haciendo a favor de la construcción de un país socialista, libertario y soñador. Tal acción sin duda marca la diferencia entre los partidos electorales con sus cúpulas arribistas y oportunistas y los partidos para la construcción del socialismo, garantía de éxito en la conquista de la mayor suma de felicidad posible para todos.

Se, que la revolución implica luchar contra los viejos vicios del burocratismo, luchar contra la minúscula visión de los mal concebidos técnicos y estrategas de escritorio, los cuales sumados a los anquilosados gurúes de la ideología socialista, los custodios de una izquierda negadora del presente, los infames de oficio, los corruptos y los corruptores, conforman un caldo de cultivo para las más absurdas aseveraciones, mensajes de desesperanzas y acusaciones mal intencionadas contra quienes tienen la responsabilidad de conducir el proceso.

Tal situación no nos debe extrañar, pues esta revolución comenzó siendo un movimiento aluvional en el que se involucró individualidades y factores de los más diversos orígenes ideológicos políticos, culturales y religiosos. De allí su grandeza, de allí el gran mérito del comandante Chávez. Él pudo agrupar en torno al cambio sustancial y profundo, a la mayor concentración de voluntades devenidas de la diversidad en la que vivimos. Pero es necesaria la reflexión y la corrección. Partir de lo elemental: la unidad, para que nadie se sienta excluido, hay que ir por cada uno de los militantes, amigos y simpatizantes a decirle que a pesar de todo el daño propinado por la derecha (dentro y fuera de la estructura de la revolución) estamos construyendo el socialismo.

En ese sentido, es urgente explicar en las calles por qué de esta infeliz guerra económica contra la patria, los asesinatos de nuestra dirigencia y la presencia activa de los opositores dentro de la estructura del gobierno. Es urgente decirles que esos males son ataques propinados por un enemigo feroz que sabe cómo asesinar, comprar, chantajear y manipular a los incautos desinformados que por intención y/o omisión le dejan pasar. Por eso la consigna de Unidad, Batalla y Victoria, sirve más que para invocar el espíritu de Chávez, para enarbolar nuestros principios originarios.

Por ejemplo, recientemente en un programa de opinión, escuche a un diputado bolivariano (que por respeto a sus años no voy a nombrar), acusar de oportunista a aquellos compatriotas que por su talentos le han solicitado que le ayuden a ingresar al servicio de la estructura del estado, lo escuche decir que el no recomiendan a nadie, que eso es emular a la vieja práctica de los adecos y copeyanos, que la revolución no es para encamburarse, y con el mayor desdén aseguro que no comprometería su nombre en pro de la postulación de ningún cuadro a ningún cargo. Situación que en buena medida perjudica al proceso, pues mientras él y los que piensan como él, se regodean en su egolatría cual patriarca en el templo, otro aprovechan para colear por doquier los tránsfugas y camaleones que desde dentro de la estructura del estado nos torpedean. (Ustedes los han visto y saben de su existencia)

En correspondencia a lo anterior, es importante destacar que todas las funciones del estado bolivariano pasan por un compromiso revolucionario que exige además de las destrezas científicas técnica para ocupar los cargos, el compromiso y entrega con eficacia y eficiencia para la construcción del socialismo.

Compatriota, nuestra dirigencia son objetivos políticos para la ultraderecha, no esperemos que nos asesinen otro compatriota, organicémonos y salgamos disciplinalmente a la calle a defender lo que con su vida Chávez construyo, elevemos nuestra voz y sigamos demostrando que estamos decidido a seguir siendo libre, a seguir construyendo el socialismo.¡¡¡ Hoy tenemos Patria, que nadie se equivoque¡¡¡


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Ángel Rafael Tortolero

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a196564.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO