Ruralidades

Vargas Llosa, "plenipopotenciario" cobarde

Se endiosó el apátrida después de “La Ciudad y los Perros”. Ingenuos nosotros, cuando nos dejamos vender esa indirecta como una gran obra del intelectual enajenado y burgués. Los hombres de la CIA, que ya lo aupaban (y le pagaban no hay dudas), gozaban un puyero por el “triunfo” de haber logrado aquella sutileza, la de motejarnos como perros.

Y no ha perdido la mala costumbre a pesar de español venido, o ido más bien, del honor de ser peruano descendiente de las etnias originarias que, con nuestro Simón Bolívar, liberaron la tierra de Túpac Amaru precisamente del yugo español de esa rancia burguesía del viejo reinato que todavía con él (Vargas Llosa), se atreven a llamarnos “sudacas”.

Del hijo, Álvaro, ojalá alguien nos refresque la memoria al informarnos lo que dijo de nosotros, el émulo de papá. No sabemos si ese hijo de papá también fue peruano. De todos modos buitre no puede engendrar paloma. Excepciones las hay, depende la liga. Y esos genes, como los de Francisco de Toledo (1515 - 1584), no pueden engendrar más que carroñeros de la palabra.

De las historias largas, si quien las escribió fueron los que mataron a Túpac Amaru, no podemos más que hacer deducciones. Y una de estas es que el escritor burgués y policía, lleva en las venas la sangre del asesino del mártir. Lo demuestra su pedantería cuando hace presencia en cualquiera de estos países de la América del Sur, previa fanfarria que anuncia su visita, ordenada por los hombres de la SIP.

Mario Vargas Llosa, como Francisco de Toledo, quisiera acabar con todo lo que le parezca revolución liberadora en estos pueblos tantos años sojuzgados. Primero por los virreinatos españoles, y luego por el también perverso imperialismo norteamericano, que nada tienen que ver con sus pueblos.

Aparte de la demostración jactanciosa, prepotente, en un país libre como Venezuela, que provocó una agresión de una periodista de Globovision contra la de VTV, la valiente Erika Ortega Sanoja, el alevoso “intelectual” ya se había pronunciado de manera provocadora y grosera contra el gobierno socialista presidido por Hugo Chávez Frías, que la mayoría de los venezolanos nos dimos en libérrimas elecciones, repetidas quince veces por si a los Vargas Llosa les quedan dudas en cuanto al sistema de gobierno que el pueblo venezolano prefiere que, en todo caso, no será bajo las riendas de un símil de ese traidor a la patria, los que aquí hacen volar campanas a la llegada del intelectual al servicio de la burguesía.

Quizás algunos camaradas, al leernos y abrir la titulación, se preguntarán el por qué lo de cobarde en un hombre que se nos presenta como el guapetón de su entorno, no así para quienes conocemos algunas cobardes trompadas suyas, de las que no podemos decir a traición porque una de ellas fue de frente, pero inesperada. A propósito, un comentarista nuestro reseñó lo de la afición del salta fronteras, en su juventud, por la revolución cubana. Eso era lo que aparentaba el hombre ya maleado por la CIA.

Ahora lo bueno. Resulta que el Gabo García Márquez fue su amigo. Lo presentó a la intelectualidad cubana. Pero en uno de sus tropezones “intelectuales” viró hacia la derecha y el Gabo le hizo una observación seria y sin esguinces. La respuesta del que vendió la razón, fue un golpe en el rostro al intelectual; al humano que no se vanagloria por el premio Nobel ni porque jamás le ha dado la espalda a su pueblo. Además, después de ese golpe inesperado, el hombre que nunca tendrá la razón se fue corriendo. No por el temor a la fortaleza corporal del Gabo, más bien por miedo a un camarada solidario con el menos fuerte, físicamente hablando. Ese es Mario Vargas Llosa: grandulón y cobarde.

Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor