Lo que debería suceder cuando se tiene moral (a propósito de un Acta Policial)

Pildoritas 15 (Año V)

Dejémonos de pistoladas y no vengan a tratarme de homo fóbico, cavernícola prejuiciado, desactualizado o lo que les venga en gana porque voy a decir que estoy de acuerdo con millones de venezolanos, del proceso y anti proceso, en que para que alguien aspire a ser Presidente de la Patria de Bolívar, debe ser lo más incólume posible, sin rabo de paja, sin historias truculentas, sin actas policiales y testimonios sobre conductas inmorales en la vía pública, sin asalto a una Embajada, sin avalar conductas como la que comprobamos este domingo cuando en un pacto cogollerico a espaldas de quienes los siguen se acordaron para adulterar los resultados e intentar hacer creer que habían batido un record mundial para unas elecciones primarias.

Es verdad que estamos en el siglo XXI, en que los valores se han trastocado de manera tal que lo que antes era inmoral ahora no, es decir el mundo al revés, ahora es común oír con frecuencia que fulano, que el artista famoso tal, que el ejecutivo cual, decidió salir del closet y reveló su condición de homosexual, eso ya muchos lo toman como normal o callan para que no le digan ridículo o troglodita, vemos con inusitada frecuencia cómo en sectores religiosos abundan hechos que escandalizan a muchos y han llevado incluso al Papa a pedir perdón por las ovejas descarriadas que en mala hora traicionaron a la madre Iglesia, cuando eso sucede el pastor abusador de sus ovejas, o va preso o es echado de la comunidad religiosa e indirectamente sometido al escarnio público.

Hay muchos casos similares pero que no tienen la misma connotación pues los involucrados no son ni curas ni monjas, sino simples mortales sin la unción divina otorgada por la iglesia, puede que haya algún escándalo pero generalmente limitado al círculo familiar o laboral, hasta aquí todo bien, es algo ya como generalizado y la sociedad se está acostumbrado a verlo, si no normal, por lo menos por aquello de que no se debe discriminar por la condición sexual, estamos de acuerdo pero lo que sucede es que cuando esta conducta acompaña a alguien que pretende ser la más alta autoridad de una nación, las cosas cambian, porque una persona que tenga esa aspiración, a sabiendas de que su condición sexual, al menos a la luz de lo normal, es desviada y comprobadamente practicada en la vía publica, reseñada con detalles por una autoridad policial, lo que hace suponer que no fue ni la primera, ni la única vez, entonces las cosas tienen que cambiar y esa persona, si tiene moral, no puede ni siquiera intentar a dirigir un país con una historia como el nuestro, sin parangón, y más bien, si tiene moral, debería, emulando a grandes figuras, salir del closet y decirle al mundo que es homo sexual y que pronto mostrará a su novio, llámese Armando o como se llame, pero jamás mantenerse en el engaño y haciendo el ridículo de decir que está buscando novia, seguramente alguien que se preste, por una buena cantidad, a la patraña de hacerle ver al mundo que hay una primera dama, que garantiza la hombría del Jefe de Estado, hay casos y no sería nada raro que ello el pudiese pasar este país si por desgracia un sujeto con un prontuario, de golpista con prácticas fascistas de las más puras y acciones inmorales irrefutables llegase a ser la máxima autoridad de la Patria de Bolívar.

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2361 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: