A luchar contra la corriente capitalista

¡Qué tal, camaradas! Siempre en pie de lucha por la justicia en todo el gran espectro que lo requiere, especialmente en la social que nos ha angustiado toda la vida.

Por eso amamos este proceso y amamos al presidente Chávez. Y nos molesta todo lo que pueda gravitar negativamente sobre ellos, aun cuando criticamos.

Estar ubicándonos en más o menos chavistas es un dilema que, sin actuar a favor de ello, nos agota. Cuando, por el contrario, debiésemos estar haciendo, construyendo, ideologizando, en contacto con las comunidades, apoyándolos.

Formándonos para consolidar nuestros criterios progresistas, no recostados al pasado haciendo hincapié en los diferentes pasajes por la izquierda que cada uno ha transitado. O no.

Si has sido un buen teórico marxista-engelsiano-leninista-trotskista, materialismo dialéctico, socialismo científico, destrucción del estado capitalista, internacionalismo proletario, y/o hasta activista en los años de fuertes luchas, ábrele las puertas a los más jóvenes y a aquellos que, por diversos motivos, no tuvieron la oportunidad de formarse y de actuar. No los apabulles, no te vanaglories en exceso.

Mucha gente nueva, –jóvenes y viejos–, están abriendo los ojos al tabú creado por el capitalismo de todos los tiempos sobre el pensamiento de la izquierda, del socialismo y del inalcanzable comunismo.

Recordemos que este es un proceso revolucionario inédito, aunque este inscrito en el socialismo universal.

Deslastrados un poco de la “supraexperiencia en la izquierda” –que vale muchísimo– y, talvez, si nuestro partido (PSUV) toma un rumbo fundamental ideologizante, contribuiremos a la formación progresiva de los venezolanos que nos rodean hacia alcanzar condiciones humanas para un mejor convivir y con cuido a la naturaleza, que es un principio socialista básico.

En síntesis, estimo, opino, debemos “todos” remar en una misma dirección contra la corriente capitalista. Pero debemos ser más consistentes, más dinámicos. Somos más fuertes remando. Pero, ojo, no nos demos con los remos los que remamos. Nos resta fuerzas.

Aunque nos encante la diatriba y seamos súper críticos, tratemos, sólo tratemos, de no pisarnos la manguera, o darnos con los remos.

En estas páginas revolucionarias salen muchos valiosos artículos con buenos análisis, algunos menos, y no seré quien los califique porque cada quien con sus gustos y preferencias por los temas.

Sí he destacado que hay artículos de mucho interés general que no cuentan con “muchas visitas”, aunque otros, en especial los que expresan críticas hacia a alguien, nombrándolo, supera el número más frecuente de lectores.

O cuando los títulos de los artículos arrojan alguna agresividad, o una intención que desnude o denuncie. Por ejemplo, un artículo que escribí batió un record de visitas, más de 2.800, lo titulé “Qué cagada de PSUV”. Era, o es, una buena crítica, creo.

En alguno mencioné que ya estaba bien de estar criticando a Sant Roz, o a Eduardo Rothe, que tienen su especial característica de expresarse. Igual cuando se referían a polémicas hacia y con Vladimir Villegas y la respectiva defensa de Ernesto.

En todo esto puede haber hasta cierto masoquismo subliminal.

Hasta a Luis Fuenmayor Toro, a quien a veces no comprendemos, pero que, con el debido respeto y reuniendo un sentimiento más o menos común, habría que pedirle arrimara más al mingo, aun cuando él piense que sus razonamientos son válidos.

Posiblemente no tenemos esa claridad conceptual y nos vamos por la pasión chavista, que vale mucho, y preferimos que las críticas en contra de la revolución y en contra de Chávez, en contra de nuestras nuevas leyes queden en plumas de la oposición. Y me perdonan, pero no quería caer en la crítica.

El moderarse un poco no implica bozales ni eunuquismo cerebral.

Bajemos los golpes colectivos con los remos. Consideración, creo que lo llaman.

En el artículo que menciono propuse, y lo reitero, camaradas, que si un compatriota columnista no está de acuerdo con algún criterio –ya que no podemos tener una homogeneidad, aunque fuese lo ideal, o por lo menos que contáramos con un factor disciplinario partidista– simplemente que exponga sus argumentos sobre el tema, sin mencionar al articulista.

De pronto esto se lograría si nuestro partido permitiera la discusión, y no por permisos, sino que estableciera frecuentes foros internos que conllevaran a aclarar conceptos, a escuchar y hacer críticas.

Ah, y sin sanciones de ningún tipo, frecuente en contra de los disidentes, en especial en el accionar de los estados. Libertad plena.

Evitar, o eliminar como un pacto entre revolucionarios, títulos de artículos como: “No estoy de acuerdo con el camarada tal…”, “Fulano está equivocado por…”, etcétera.

Vayamos al fondo constructivamente.

O envíele un correo. Y no sea ofensivo, porque me han enviado algunos bastantes groseros. Puede que sean de opositores, aunque los de factura escuálida descargan por completo.

La Hojilla hay que verla siempre. Por cierto, si Mario Silva lee este artículo por favor que me acuse recibo de una caricatura que llevé personalmente a VTV –desde Puerto La Cruz– tamaño doble carta y montado en una lámina de aluminio que corté en forma de hojilla.

Fue cuando el programa salía con Eilleen y Francia. En la caricatura la hojilla, cual guillotina, caía sobre Marta Colomina, Napoleón Bravo y al Matacuras, y otros venenosos estaban a la espera.

Tengo una fotocopia que podría colorear, casi como la original, que si le interesa podría enviarla, sin el aluminio, por supuesto.

Una que les hice a los Robertos –mostrada en su programa– me dijo Malaver que se quedó con ella. La de la Hojilla, ni idea.

Mi variante a la frase de lucha: ¡Patria, siempre soberana, al Socialismo sin darnos con los remos, o Muerte al verbo torpe! ¡Seguiremos venciendo!


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1598 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor