Propuestas comunicacionales

¡SALUDOS REVOLUCIONARIOS!

Seré breve en la introducción sobre la importancia de las comunicaciones. En política, las mediáticas son la falla permanente de todos los gobiernos. No es posible organizar y promover una política comunicacional coherente y efectiva, sin importar que también sea efectista. No se puede, y menos ahora por la agresiva y organizada acción mediática de la oposición. Guapa y apoyada, con grandes inversiones para detener y acabar el proceso revolucionario, y sacar a Chávez.

Bien. Someto a su evaluación, para la discusión, algunas propuestas para la marcha acertada, a mi manera de ver, en esta fundamental recta eleccionaria. Y sólo en el aspecto comunicacional ya que se requieren muchas otras en otras áreas que también me permitiré anexar.

Veamos:

Motivación: El bombardeo mediático a los que estamos sometidos –que no afecta en el fondo a quienes estamos consolidados en nuestro pensamiento revolucionario y apoyamos el liderazgo del Presidente– viene socavando, gradualmente, la acción de gobierno. Sencillo, no se puede divulgar en la misma medida en cuanto no se resuelve el cúmulo de problemas arrastrados desde la democracia representativa y bobalicona. Problemas que, lamentablemente por la desidia de antes y cierta incompetencia de ahora, siguen creciendo.

1. Ordenar la transmisión de noticias.

La Propuesta: Cada tipo de medio deberá generar sus propias noticias. Esto se traduce en aumentar la mano de obra periodística y complementaria a estas funciones (camarógrafos, ayudantes, etc.)

La idea: eliminar la lectura de periódicos que cada mañana salen por la radio en todo el país y que de manera más agresiva inunda las pantallas de televisión, tanto en las emisoras de alcance nacional como en todas las regionales.

Imágenes cargadas de agresiva perversidad de las primeras páginas de diarios que ni se venden, atropellan mentes –escuálidas, revolucionarias e independientes– cada mañana, cada día, todos los días.

Por sólo destacar las cosas negativas del país, y del gobierno, es una manera de envenenamiento constante y progresivo para todos los habitantes.

SE PERMITIRÁN PROGRAMAS SEMANALES COMO EL KIOSCO VERAZ, O POR ESE ESTILO,

2. Repeler las noticias, informaciones, mentirosas o que confundan.

La Propuesta: Ante cada información falsa o tendenciosa en radio y televisión, y de una manera bien monitoreada, oponer una respuesta inmediata en una mini cadena antes de que se convierta en una matriz de opinión.

Mientras todas las emisoras de alcance nacional y las cientos de regionales y locales, penetran con una desinformación bien elaborada, nosotros tímidamente nos defendemos con unas cuantas emisoras. Pelea totalmente desigual y de socavación total.

Se deberá conformar de un tremendo equipo de producción al efecto. ERI: Equipo de Respuesta Inmediata


3. El canal de todos los venezolanos, VTV.

Aún y cuando a la oposición le bajó la reclamadera sobre VTV por mayor uso del gobierno ya que sienten que lograron estabilizar, y, a mi humilde apreciación, llevarnos ventaja en la influencia mediática, proponemos: revisar sus alcances desde el punto de vista legal y modificarlos, de ser necesario, eliminando esa cantaleta de que es de todos los venezolanos y hacerla el canal del Gobierno o del Estado venezolano. Y punto.

4. Propagandas.

La Propuesta: reducir la promoción e inversión en los medios adversos al gobierno, ya que los lectores de oposición no le hacen caso a nada de eso. No los leen, si lo hacen no creen y también se ríen. Promoción y dinero perdidos.

Tal vez sí los millones de independientes. Pero la mayoría casi no lee periódicos.

Gastamos una millonada de bolívares fuertes para alimentar a esa perversa cadena nacional de prensa. Sólo aquellos medios que muestren equilibrio informativo pudiesen, luego de una evaluación exhaustiva y permanente, gozar de esas jugosas entradas para su mantenimiento. Estimo que no podemos seguir financiándolos.

Pagar armas para que nos maten.

5. Aló Presidente.

Este capítulo es muy delicado porque aparece irreverente, Algunos dirán que antirrevolucionario. Antichavista los más. Pero como el Presidente ha hablado de Revisión y estamos en un proceso participativo y democrático, aquí me lanzo.

Es más, recojo sentidas voces revolucionarias, de corazón y de alma.

Sabemos que el Presidente, nuestro máximo líder, es un hombre transparente y, a mi apreciación, demasiado sincero. Franqueza al extremo. Esta manera de ser le, y nos, ha traído serios problemas en cuanto a algunos de sus comentarios, los cuales tenemos que salir a defender diariamente en todas y cada una de las ocasiones donde lo cuestionan. Que son muchas, tanto a manera verbal como por los medios comunicacionales donde opinamos.

Estimamos, que así como se ha reducido el tiempo, es necesario, a mi humilde entender, conceptualizar un poco más en el mensaje. Evitar comentar asuntos de orden que pueden ser delicados. Y no es que me meta por demás, sino que es un comentario más o menos colectivo. No voy a destacar las cosas que podríamos catalogar como imprudentes, aunque muchas de ellas requieren crudeza, porque crean confusión. Y una vez que toma fuerza el lado negativo que toma la oposición –cumpliendo con su trabajo perverso de dañar- pasa a matriz de opinión y no lo detiene ni La Hojilla.

TODAVÍA NO TENEMOS CONSOLIDADA LA OPINIÓN DE LOS MILLONES DE INDEPENDIENTES QUE PESAN EN LOS PROCESOS ELECTORALES. ¡OJO! NO TODO EL MUNDO, AUNQUE HAYA VOTADO POR CHÁVEZ, ES UN CHAVISTA Y MENOS SOCIALISTA.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 5919 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor