Grecia Pineda, mujer valiente periodista

Tú recuerdas cuando ellos se escondieron del pueblo en sus edificios fortificados el 13 de abril de 2002.

Tú los recuerdas cuando aseguraban que eran amigos del pueblo porque transmitían novelas.

Ellos no salieron porque "no les garantizaban la seguridad", porque no se sentían del pueblo.

Sus jefes les exigieron sembrar odios. Desde sus puestos "anclas" cada mañana, siembran rencor. Pero nunca salen a la calle...Nunca marchan. A no ser de aquellas vez que los obligaron a defilar en torno a El Guaire.

Ellos temen al pueblo. Por eso pusieron comiquitas el 13 de abril de 2002. Por se arrogan bombas, para cultivar falacias. Por eso buscan medidas cautelares en los organismos internacionales. Y se autoponen bombas molotov en sus automoviles. Y se prestan para grabar videos de militares golpistas, pero luego lo niegan todo, a lo Oto N.

Un día, uno de sus jefes manoseo la cara del valeroso Boris Castellanos. Un periodista que sale a buscar la noticia, que cree en la cordura de la gente sin importar sus simpatía políticas.

Que "extraño" que la SIP nunca ha protestado contra las agresiones de los periodistas que trabajan en medios públicos ¿Será que no son tan periodistas por no estar al servicio de los empresarios dueños de la SIP? Al SIPote diría una abuela.

Esos empresarios se ocuparon de lavarle el cerebro a unos cuantos oposicionistas, para que atacarán a sus adversarios políticos tal si fueran enemigos.

Entonces llegó Grecia Pineda junto a su camarografos y técnicos. Junto a Junior Pinto y Wilmer García

Temprano, a cumplir su labor. A una marcha de venezolanas y venezolanos con derecho a manisfestar. Lástima que en esa pequeña concentración había unos y unas que mal entienden que sus derechos terminan donde comienzan el de los demás.

Y Grecia Pineda, sabía que los todos tienen derecho a informarse.

Que gigante Grecia, serena, con voz firme, ejerciendo plenamente su profesión. En medio de fieras a punto de agredirla. Narrando la noticia. Ofreciendo el microfono a quienes la insultaban por hacer su trabajo.

Que fortaleza la de Grecia, imponiendo su tono claro de mujer venezolana por sobre el fanatismo y la intolerancia.

Que solidaridad la de sus compañeros de trabajo, soportando los golpes de la barbarie, cumpliendo su deber.

Que cobardía la de los alicaidos voceros oposicionistas que indolencia de los marchantes que sin vergüenza, ajenos a la venezolanidad presenciaban la agresión a una trabajadora. Sólo se alzó la voz de una colega con coraje, de un canal oposicionista en defensa de Grecia cuyo apostolado ya da frutos.

Que lección de altura, patriotismo y profesionalismo diste Grecia Pineda. Joven venezolana, valiente, periodista ejemplar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6489 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: