Debemos repensar la Comunicación en pro de la Revolución

Es notorio que una de las grandes fallas en el proceso revolucionario que se desarrolla en nuestro país es la deficiencia en la comunicación de los organismos públicos. No se informa a la población acerca de todas las realizaciones efectuadas y de las metas alcanzadas, y lo poco que se informa se ejecuta sin pasión y mucho menos con entusiasmo y satisfacción; con frecuencia inoportunamente.

Uno de los motivos de lo anteriormente expuesto es la organización de las entidades encargadas de este servicio en la administración pública, en la que se advierte en algunas de ellas la diversidad de funciones y personal inadecuado. La burocracia imperante en la administración pública impone filtros y más filtros que hacen retardar las informaciones y lo que iba a ser noticia lo convierte en un “periódico de ayer”.

Ejemplo de lo anterior lo apreciamos en algunos entes del Estado en donde tienen diversas denominaciones, tales como Comunicaciones y Deporte, Relaciones Públicas, Relaciones Institucionales, etc. y según los intereses del jefe de la unidad, le da mayor énfasis a sus funciones, e inclusive se ha dado el caso de unidades de esta naturaleza que han sido dirigidas por personas de profesiones completamente ajenas a la profesión comunicacional.

La ciudadanía se forma una opinión de lo que lee en la prensa, de lo que escucha en la radio, de lo que ve en la televisión, y si la información o comunicación se presenta tergiversada, inoportuna e incompleta el esfuerzo comunicacional se ha perdido, además que estamos en una guerra comunicacional en la cual la oposición utiliza todo tipo de elementos, tales como la mentira, la censura, la manipulación, y tal como dice el Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Ernesto Villegas, "la negación sistemática de los logros de la revolución"; guerra que estamos obligados a ganar, ya que por allí se nos puede escapar la revolución.

Debemos tener presente que la lucha no es solamente con la oposición venezolana, sino también contra el imperialismo yanqui y el sionismo internacional, por lo cual la Revolución Bolivariana requiere que toda la población revolucionaria venezolana se sume a la defensa de la soberanía de la patria y de la transición al socialismo, por lo que es necesario la solidez de conciencia e ideológica por el amor a la patria, entendiendo ese amor por la veneración a Simón Bolívar y a los otros héroes de nuestra independencia, al apego de nuestro territorio y sus tradiciones; el orgullo de descender de nuestros antepasados, madres y padres, y también por el glorioso legado del Comandante Eterno Hugo Chávez Frías.

El papel de las comunicaciones es definitivamente importante, yo diría primordial para alcanzar ese objetivo que hemos mencionado anteriormente. Me permito expresar algunas consideraciones que creo convenientes para que el necesario y buen servicio comunicacional del Estado sea verdaderamente eficaz, y que la población venezolana pueda creer e interesarse en su producción y mostrar a la opinión pública la verdad de los hechos cuando los medios de comunicación privado intentan mostrar lo contrario o quieran invisibilizarla.

1. Las unidades de comunicación e información de los entes del Estado deben ser exclusivamente dedicadas a la comunicación y no comprometerlas en otras actividades.

2. La contratación del personal, especialmente los comunicadores deben estar identificados y convencidos de que su función es vital para la consolidación de la patria, que su patria es Venezuela y de la importancia de defender nuestra soberanía.

3. Por respeto a la legislación laboral que no permite el despido injustificado, y además, en consideración a que muchos de ellos son personas jóvenes formadas en universidades adversas a la Revolución Socialista, es necesario y urgente que se emprenda la reeducación de algunos comunicadores que laboran en la administración pública y que por su actuación no le hacen ningún bien a los organismos donde trabajan.

4. Para ello se recomienda la CREACION de un organismo que se encargue de esta actividad, (la de formación socio política) y que los entes del Estado seleccionen al personal enmarcados en esta consideración.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1098 veces.



Pedro Quintero Gamboa


Visite el perfil de Pedro Quintero Gamboa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Quintero Gamboa

Pedro Quintero Gamboa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a166823.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO