Borges tiene razón

Ciertamente la disociación psicótica creada por Globovisión, en un trabajo diabólico donde intervienen especialistas, en imagen, color, música, efectos de sonido y publicidad subliminal, entre otros, ha hecho mella no sólo en aquellos que aún son capaces de sintonizar el canal de la alta Florida, sino también a los propios líderes del bando escuálido.

Recientemente el Borges de Primero Justicia, enfatizó en que “toda Venezuela está enferma”. Nada más cierto. Lo que olvidó fue ¿cómo se enfermó Venezuela? , ¿quién le quitó la salud?. Olvidó -ex profeso claro- la alta dosis de anti valores que nos inocularon vía “televisión” (valga el término), durante tantos años.

Olvida algunas expresiones del propio presidente del “Ilustre” y desaparecido Congreso Nacional (a Chávez gracias), cuando declaró: “En este país no hay razones para no robar”… que lejos de hacer rectificar a quienes vergonzosamente manejaron a su antojo este país, el propósito parecía ser desmoralizar al país nacional, prostituirlo. Un país que se descalabró, con barraganas mandando desde el propio Palacio de Miraflores, presidentes borrachos, diputados y senadores que con borracheras y soberbia se creían con derecho a violar la respetabilidad de las damas a su alrededor; sindicalistas que diariamente con sus sobornos comían langosta y carne de cacería y bebían escocés 18 años todos los días. Jefes de partidos políticos que le decían a sus amantes: “No te preocupes mi amor, que aunque sea un cargo de maestra te doy”. Funcionarios del gobierno que horadaban permanentemente la dignidad de un pueblo que no tenía alternativa de escogencia… Nada de la muestra que acabo de enumerar -parte de un rosario muy largo- se ve hoy en día, porque llegó el Comandante y mandó a parar… Si claro, aún existen funcionarios corruptos e ineficiencias de infiltrados que distraen el rumbo de la revolución, pero esos son los enfermos que su gente enfermó señor Borges y lo de señor como dice Nolia es un formalismo. Sabemos cómo corregirlo y no es nada fácil o por lo menos la cura no es rápida. Es más que estructural, cultural y como sabemos los procesos culturales son largos, muy largos.

Pero sabe algo Borges, el país está enfermo pero nosotros somos los únicos que podemos curarlo… con la resiembra de los valores originarios, con los médicos que estamos formando en Cuba y en Venezuela, con la mayoría de los médicos cubanos que batallan día a día en nuestro país, porque no son todos, algunos ya maltratan a los usuarios de esas instancias de la salud. Es mucho más fácil aprender fanfarronadas y malas palabras que enrolarse en los fundamentos de la gesta libertaria, en la misión Patria.

Entiéndanlo de una vez por todas, sólo nosotros podremos curarlos… no hay vuelta atrás… Claro, son pocos los psiquiatras con los que contamos, para el alto porcentaje de enfermos de odio y desconsuelo que ustedes han engendrado en sus laboratorios de miseria humana, en el estiércol del que no logran zafarse porque es su hábitat natural. Usted tiene razón… Pero confíe en nosotros, es su única esperanza para curarse.


ivan.russa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2828 veces.



Iván Russa


Visite el perfil de Iván Russa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Russa

Iván Russa

Más artículos de este autor