Ruralidades (Parte II)

Santos sí es derrotable

No lo ha dicho Chávez, ni Correa, ni Lula. Es que estos presidentes, cada uno en representación de su país, y por mandato de los pueblos y de sus propios principios ético-políticos, son respetuosos aun con los irrespetuosos como es el caso de los asesinos por mampuesto, siendo el número uno Juan Manuel Santos, y sus obedientes, y el número dos el saliente Uribe Vélez.

Estamos clarísimos los pueblos en cuanto a que, cuando decimos “por mampuesto”, también queremos significar que no tiene tanta culpa el ciego como el que le da el garrote. Luego entonces, si es por presión de los paracriminales, amamantados por ellos, que los trabajadores del campo colombiano se ven obligados a desplazarse en su propia tierra, amen de los millones de extrañados de la Patria (4 millones con nosotros en Venezuela) no podemos menos que comparar esa diáspora para la salvación que crea el éxodo provocado a punta de pistola y de la sierra del guillotinaje, con el peor crimen de lesa humanidad, como es aquel que se cuenta de los llamados “falsos positivos”, en los que no se le da la oportunidad al inocente a morir peleando y con las botas puestas.

De esto tienen culpa inexcusable, tanto Uribe cuando tira la piedra y esconde la mano, como Santos cuando confina, extra frontera, a los colombianos para luego hacerles la persecución, sin importarle la soberanía de las naciones vecinas, además de sentirse orgulloso de sus acciones como la de Sucumbío donde remató a los heridos porque “ustedes no son más hombres que nosotros”.

Por otra parte, el hombre cerebro de los “falsos positivos” con sus propios connacionales que, groseramente, extiende a países vecinos, preocupado porque Uribe no le daba paso, se quitó de pendejada y le pasó por encima al garante (Uribe) de la mafafa a las mafias de Washington, y sin la anuencia del mismo pelele, se fue al norte a pactar con el racista Robert Gates, del Pentágono, las 7 bases que cuidarán la producción de la droga maldita en Colombia, como ahora mismo están doblegando al país de Afganistán, donde cada día aumenta la siembra de la yerba infernal, con la que están tratando de volver una piltrafa al hombre y a la mujer nuevos, sin importarles la juventud del país del norte.

Y no sigas con la temeridad, belicoso Juan Manuel Santos, de buscar votos mediante tus criminales actos con el espejismo de los “falsos positivos”. Percátate del abismo que ya no es solo descenso del cual, por temerario, no te das cuenta que Hugo Chávez no tiene la culpa. Nuestro Presidente, es verdad, es un hombre sin pelos en la lengua, pero es para no regatearle el verbo a la verdad. Para contrarrestar las infamias que ustedes, sin autorización del pueblo colombiano, pretenden endilgarnos. Además, importantísimo, permitan que los periodistas difundan la verdad de la Corte Suprema. Porque de lo contrario, serán los colombianos y colombianas quienes, como ahora, lo seguirán informando al mundo entero.

Y nosotros, hermanos bolivarianos de Colombia, la de Gaitán, mientras exista esa oligarquía santanderiana del otro lado, ampliaremos pronto las relaciones e intercambio soberano, sólo por vía marítima. Los caminos verdes, motivo de discordia, serán para el cafecito mañanero entre camaradas milicianos. Su palabra es un documento camarada Chávez.

Patria, Socialismo o barbarie.

(*) pedromendez_bna@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1813 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior