El triste ejemplo de Vargas Llosa

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, es su nombre propio, a quien le han calificado de la corriente del realismo mágico en la literatura latinoamericana, más por su capacidad para desnaturalizar la esencia de ese movimiento que por otros méritos, su propia palabra lo ha develado.

Simón Bolívar tuvo la capacidad de remontarse por sobre los tiempos y criticar la capacidad de odio de los seres humanos en pasmosa frase cuando dijo “El talento sin probidad es un azote…”

De allí que cuando un creador asume con su talento la capacidad de observar sus realidades y recrearlas de manera auténtica y responsable o no, asume el reto de ser juzgado por la historia, que es un juez implacable, lo decimos por el escritor peruano-español Vargas Llosa, quien se ha labrado una fama de literato por la obra escrita pero también por su capacidad de analizar otros autores entre ellos al mismo Gabriel García Márquez, de quien a hecho notables estudios.

Considerado por su habla erudita, aunque no convenció a su pueblo cuando se lanzó a la presidencia en los 90 y negó su nacionalidad cuando el pueblo de Perú no voto por él y juró más nunca volver a su país en una arrebato de malcriadez y arrogancia, por lo que el año 1993 se nacionalizo español.

Leímos su artículo sobre una Visita a Caracas, publicado en el diario El Nacional de Venezuela y en El País de España, para dejar testimonio de su falta de probidad y de cómo un talento se convierte en azote: “los venezolanos de toda condición critican en calles, plazas, cafés y donde sea al Gobierno sin dejarse intimidar por las represalias que éste toma contra los opositores -y que abarcan todo un abanico de atropellos, desde despedidas intempestivas de puestos públicos, multas, auditorias, cancelaciones de contratos y permisos a empresarios y comerciantes, estatizaciones y confiscaciones, hasta cierra puertas de la radio, la televisión y los teatros públicos a los artistas, directores, guionistas y productores reacios a convertirse en instrumentos obsecuentes del poder”.

La imaginación de Jorge Mario Pedro Vargas Llosa es fulgurantemente patética y sicótica, temeraria al exponerse tan flagrantemente como mentiroso, la mayor ofensa que un creador puede recibir.

Y más adelante la más grave de su interpretaciones cuando el talento se convierte en verdadero flagele contradictorio: “Pregunto a mis amigos, disfrutando de un desayuno con arepas y queso blanco -manjar que, felizmente, la revolución bolivariana no ha conseguido deteriorar todavía-, por qué el régimen chavista no ha logrado instaurar en Venezuela los instrumentos coercitivos e intimidatorios -como los Comités barriales y distritales de la Revolución en la Cuba castrista, por ejemplo- que en todas las sociedades autoritarias paralizan a la sociedad civil y la enmudecen y permiten al régimen clausurar todos los espacios de libertad y de crítica al poder.”

Pudiéramos dejar estos textos sin comentarios, pero lo que Vargas Llosa dice lo leyó el público español en el diario El País y los venezolanos en El Nacional y la red de periódicos de la SIP y ha mentido, su decir es distinto a lo que nuestra propia realidad nos afronta. Entonces nos llegamos a preguntar ¿Qué Venezuela visitó Vargas Llosa?¿Cómo creerle a esos diarios?

Vargas Llosa no visitó a Caracas, visitó el imaginario opositor, aterrizó en la terraza de la “disociación sicótica” de que felizmente come arepas con queso llanero y que sufre su “falta de libertad” porque están encerrados en sus propios claustros a voluntad propia, que cada vez se patológicamente más enferma, son los síntomas de una agresiva manera de comportarse cada vez que viene una campaña electoral.

¿Que tiene que ver esto con el realismo mágico? Nada en absoluto, lo que escribe Vargas Llosa, en este caso pudiera más bien ser mentiras mágicas, sacadas del sombrero negro de Henry el conocido mago español.

No dejamos de reconocer a un escritor que perdió autenticidad y que lo persigue la sombra de incredibilidad de la que trata de zafarse. de todas maneras hay que leerlo para ver su paso triste por esta historia…


venezuelared@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3051 veces.



Aldemaro Barrios Romero


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición