El referéndum griego

El 30 de Junio del presente año, expiró el plazo que tenía Grecia para pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI), los casi 1.600 millones de euros por concepto de deuda. Días previos la directora del FMI, Christine Lagarde, había afirmado que si ese país no lograba pagar la deuda que contrajo con esa organización, sería declarado insolvente. El primer ministro, Alexis Tsipras, se ha negado a aplicar más recortes sociales exigidos por la Troika (Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional-FMI), para poder acceder a un nuevo rescate por el monto de 15.500 millones de euros.

Ante las duras condiciones impuestas por los acreedores, Tsipras fue enfático al señalar que su país no se arrodillaría ante las exigencias de la troika y que preservaría la calidad de vida de los griegos. Atendiendo a esta firme y digna posición, convocó para el día 5 de julio del presente año un referéndum, para que el pueblo de manera soberana decidiera si aceptaban o no estas medidas. La consulta fue aprobada por el parlamento griego.

La propuesta que defiende el Primer Ministro, Alexis Tsipras, ante los acreedores internacionales, consiste en: Rebaja del 30% de la deuda y periodo de gracia de 20 años; Conservar empleos y salarios; Retrasar la extensión de la edad de la jubilación (hasta los 67 años) para octubre; Rebajar el IVA en 30% en las islas griegas; No aceptan reducciones en los gastos de defensa; Mantener las pensiones; Privatización de todos los activos estatales para pagar la deuda; Imposición de reformas en el mercado de productos como la regulación de la leche.

De manera contraria a este planeamiento y en perjuicio del crecimiento con bienestar social, la Troika plantea: El FMI pide cortar 900 millones de euros destinados para el bienestar social del pueblo griego; Aprobar una ley que permita los despidos masivos. Reducción de los salarios del sector público; Supresión de las prejubilaciones y retraso de la edad de la jubilación hasta los 67 años en julio; Aumento global de los ingresos por el IVA del 1% del PIB en el 2016; Recorte de 400 millones en el presupuesto de defensa; Congelar las pensiones hasta el año 2021 para que se cancele la deuda. Aumentar las cotizaciones de los pensionistas a la seguridad social.

Después del anunció realizado por el gobierno de Grecia, sobre la convocatoria del Referéndum y que expirara el plazo para la cancelación de la deuda al FMI, éste tuvo que imponer medidas de control, para evitar fuga de capitales, tales como: el cierre hasta el 6 de julio de las entidades bancarias y establecer un monto máximo diario para retiros por cada persona en cajero automático de 60 euros. Este límite no aplicó para los jubilados a quien se le permitió retirar hasta 120 euros, el doble de la cantidad diaria estipulada para el resto de los ciudadanos.

En este momento histórico y crucial para el futuro económico del país heleno, el gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras recibió diversas expresiones de solidaridad internacional. Movimientos Sociales en París, el Gobierno de la República de Argentina, el Partido Español Podemos, los países que integran el ALBA-TCP, la República Bolivariana de Venezuela, y expertos de las Naciones Unidas (ONU), entre otros, manifestaron su apoyo.

-En Francia-París, decenas de personas se reunieron para expresar su solidaridad con la nación helena y rechazar los recortes sociales que pretenden imponer las instituciones acreedoras. La representante del Partido Comunista Francés en el Partido de la Izquierda Europea, Anne Sabourin, abogó por la puesta en marcha de un proyecto solidario europeo, que apoye a todos los que quieren un cambio, e insistió en la importancia de defender el derecho del pueblo heleno.

-El jefe de gabinete de Argentina, Aníbal Fernández, recomendó a Tsipras evitar caer en el default como le sucedió a este país en 2001. Argentina ha vivido una situación similar y en estos momentos ve que están esperando que a Grecia le vaya exactamente de la misma manera para empezar a rapiñarlos como han hecho con todo el mundo.

-El partido español Podemos, se solidarizó con el Gobierno de Tsipras y culpó a los acreedores internacionales del fracaso negociador que ha sumido al país en una crisis profunda y obligado a imponer controles de capital. En un comunicado, la formación de izquierda resaltó que las autoridades de la Unión Europea y el FMI asfixiaban a la nación helena, en su afán de demostrar que no hay alternativa a la austeridad, los acreedores quieren imponer a Grecia las mismas medidas que han llevado al país al desastre.

-La Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) también manifestó su apoyo al pueblo y gobierno griego, ante las "destructivas secuelas del capital neoliberal transnacional" que pretende doblegar la democracia de su pueblo con medidas financieras.

-El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, manifestó que brindaba todo el apoyo al primer ministro griego, Alexis Tsipras. Asimismo expresó su admiración por la lucha del pueblo griego y sus dirigentes que libran una batalla contra la dominación económica. El mandatario precisó que Venezuela conoce de ese tipo de ataques por eso sugirió a la nación helénica que el camino es romper con las amarras del FMI, liberarse de ese yugo que pretende apropiarse de sus riquezas.

-Expertos en derechos humanos de Naciones Unidas (Alfred de Zayas y Virginia Dandan), consideraron favorable la convocatoria para el referéndum en Grecia para decidir, por un proceso democrático, el camino a seguir para resolver la crisis económica griega sin deteriorar la situación de los derechos humanos. Hicieron hincapié en que hay mucho más en juego que las obligaciones de pago de la deuda. Un orden internacional democrático y equitativo requiere la participación de todos los interesados en la toma de decisiones así como el respeto por un debido proceso.

Además de las expresiones de solidaridad antes señaladas, también emitió su opinión sobre la Crisis en Grecia, el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, quien aseguró que las naciones europeas acreedoras son las culpables y las condiciones que imponen al gobierno de Atenas son indignantes.

EL REFERÉNDUM GRIEGO

Días previos a la celebración del referéndum para decidir si el pueblo griego quería someterse o no a las medidas de la Troika, sondeos confirmaban que el electorado estaba dividido casi a la mitad entre el Sí y el No a la oferta de los acreedores internacionales. Según un sondeo de la empresa Alco, publicado por el diario Ethnos, el 44,8 por ciento votaría Sí y 43,4 por ciento optaría por No. El 11,8 por ciento aún no había decidido qué votar.

Según datos de otra encuestadora, encargada por Bloomberg a la Universidad de Macedonia, el 43 por ciento apoyaría el No y 42,5 por ciento el Sí, con 14,5 por ciento de indecisos.

La pregunta formulada para esta consulta fue la siguiente: ¿Debería aceptarse el acuerdo que fue entregado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25.06.2015 y que se compone de dos partes y que constituye su propuesta unificada?

  • No aceptado / No
  • Aceptado / Sí

Contra todos los pronósticos emitidos por algunas encuestadoras que intentaron crear desconfianza en la población y mostraron una falsa polarización en esta consulta y un resultado muy ajustado, de un 50 por ciento del electorado que sufrago el día domingo 5 de julio y con más del 50 por ciento de los votos escrutados, el "no" obtuvo el 61, 21 por ciento de apoyo, frente al 38,79 por ciento, de acuerdo con datos oficiales del Ministerio Interior de la nación helena.

La victoria del NO en el referéndum convocado por el primer Ministro Alexis Tsipras, legitima las políticas impulsadas por su gobierno para sacar a Grecia de la Crisis, sin necesidad de continuar sometiendo al pueblo heleno a nuevos recortes sociales, tal y como lo exige la Troika. Ya no sólo es América Latina, la que ha levantado la bandera de la soberanía frente a la imposición de las políticas neoliberales, sino que los pueblos del mundo reclaman justicia, respeto a los derechos humanos y que su voz sea escuchada en el proceso de toma de decisiones. Hoy Grecia, cuna de la democracia, dio ejemplo al mundo de unión, dignidad y valentía, de como un pueblo consiente y organizado, puede decidir sobre el destino de su patria. El resultado de esta consulta obliga moralmente a la troika a sentarse nuevamente con el gobierno de Tsipras a renegociar las duras condiciones exigidas a Atenas para otorgarle el rescate.

Vaya toda la solidaridad y felicitaciones al pueblo y gobierno griego. El primer Ministro Alexis Tsipras, no se equivocó cuando señaló:

"Lo único que el pueblo griego tiene que temer hoy, después de tantos años de ser saqueado, es al miedo mismo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 950 veces.



Carmen Victoria Montes


Visite el perfil de Carmen Victoria Montes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a210320.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO