Falsos positivos o simples mentiras como instrumentos de descalificación

Los falsos positivos surgieron en el gobierno oligárquico pro-imperialista de Álvaro Uribe en la República de Colombia, a los fines de designar acciones, supuestamente antiterroristas, absolutamente falsas, utilizadas como cortinas de humo en el momento de fabricar entelequias o para evadir situaciones de alto escándalo, como sucedió constantemente durante su periodo de gobierno. En Venezuela, esta práctica deleznable también se ha puesto de moda, tan sólo para descalificar e injuriar desde el Presidente de la República Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello y hasta el más humilde y modesto profesor de cualquier universidad politécnica territorial.

Basados en mentiras, los falsos positivos se lanzan a la opinión pública como dardos venenosos capaces de contaminar la percepción que el público tiene sobre determinadas personajes, sean públicos o no. Se hacen con la mala intención de injuriar y perjudicar a personas que se destaquen en su campo laboral o en su desempeño diario ante una comunidad. El caso más reciente de los falsos positivos se ocupa del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, quien es objeto de un ataque bajo, propio de las personas que se comportan como reptiles. Carlos Genatios y el diario Tal Cual dicen poseer unas declaraciones del presidente de la Asamblea Nacional sobre la inseguridad, en las que según ellos, el diputado manifestó que si no les gusta la inseguridad se fueran del país.

Ante esta aseveración de Genatios, publicada en el diario Tal Cual de Teodoro Petkoff, Diosdado Cabello a través de su cuenta en la red social Twitter, @dcabellor, advirtió que de no presentar esa grabación se reserva las acciones legales y penales que considere conveniente.

Esta ataque injusto que está confrontando Diosdado Cabello, también se percibe en los espacios de las Universidades Politécnicas Territoriales, donde profesores que se han destacado por su calidad académica y su compromiso con la revolución bolivariana, similarmente son objeto de los falsos positivos, pues sin pruebas de ninguna naturaleza son acusados de contrarrevolucionarios, golpistas y enemigos de la revolución, siendo vetados para asistir a jornadas de investigación y congresos de educación universitaria de carácter nacional e internacional, y en contraparte, aprueban la asistencia de otros docentes plenamente identificados con los sectores más recalcitrantes y reaccionarios de la oposición que tanto daño le ha hecho al gobierno bolivariano, al pueblo y a nuestra patria.

En estas universidades el chisme de pasillo se impone a la excelencia académica, avalado por supuestos revolucionarios que apoyan este tipo de medidas como producto de su incapacidad y mediocridad. La revolución, como lo decía el Ché Guevara, no es una cosa para vivir de ella sino un sentimiento que se lleva en el corazón. Estos postulados guevaristas como los formulados por nuestro Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías relacionados con la igualdad, la participación y la inclusión, son ignorados totalmente por estos supuestos revolucionarios, que prefieren apoyar a los opositores que a los profesores identificados incondicionalmente con la revolución bolivariana. De allí que la academia, la investigación y la vinculación social, dejan de ser los tres pilares fundamentales de la docencia socialista, para dar paso al chisme, a la conchupancia política y a los falsos positivos, como modelo de la educación tradicional que aún existe en el país.

El comportamiento de estos supuestos revolucionarios sigue el mismo guión de Carlos Genatios, los editores de Tal Cual y los sectores de la oposición empeñados en derrocar el gobierno constitucional, revolucionario, obrero y socialista del Presidente Nicolás Maduro, pues actúan en las sombras como verdaderos criminales, tal como lo expresó en uno de sus pensamientos el Padre de la Patria: Simón Bolívar.

Mi respaldo solidario con el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, quien ante la mentira o falso positivo lanzado en su contra, escribió lo siguiente en su cuenta de twitter: de no presentar esa grabación me reservo las acciones legales y penales que considere conveniente.

Carlos Genatios y dueños de Tal Cual, a mí no me van a marear con una disculpa, exijo la presentación de esa prueba, ya basta de mentiras, publicó Cabello en la red social.

Ante la mentira, así se habla Diosdado!

(*) Periodista bolivariano. Docente Ordinario de la Universidad Politécnica Territorial del Estado Mérida Kléber Ramírez. Msc en Educación. Mención Lectura y Lectura. Premio Municipal de Periodismo Adelmo Quintero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1766 veces.



Nelson Corredor Trejo


Visite el perfil de Nelson Corredor Trejo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a180300.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO