Un grano de maíz

La fragilidad de la turbulencia

Una Revolución es hija de la turbulencia. Contiene un descomunal aumento de la sensibilidad social. En esas condiciones las sociedades se mueven llevadas por huracanes y torbellinos, sólo controladas, conducidas a medias, por el núcleo revolucionario. Entonces los cambios producen consecuencias profundas y casi inmediatas.

Si el núcleo falla, si vacila un instante, la sociedad toma caminos impredecibles, son rumbos que Gramsci llamó los monstruos.

Esta sensibilidad social aumentada es terreno fértil para el cambio: lo viejo fue superado, ya no volverá, por lo menos no de la misma forma, pero todavía no se sabe qué lo sustituirá. El rumbo es determinado por los pasos.

El núcleo revolucionario que tomó la conducción del potro desbocado en que se transforma una sociedad en Revolución, debe volver a ganar con cada gesto, con cada acción, la conducción del difícil proceso social.

Es imprescindible que conserve la credibilidad, la creencia del pueblo de que es el mejor conductor, que es la superación del pasado.

De allí que es indispensable que proponga lo nuevo, actúe como lo nuevo, y combata, deseche lo viejo. En ese empeño cometerá errores, eso lo perdonan los pueblos. Lo que los pueblos no indultan en períodos de turbulencia revolucionaria es la incoherencia entre el discurso y la práctica.
En períodos revolucionarios las masas sensibles reaccionan de manera casi inmediata a los discursos, y a los cambios en la realidad. La historia está llena de ejemplos dramáticos. Veamos.

En la Unión Soviética se implantó un sistema económico llamado Cálculo Económico, su historia la conocemos: fue calificado por el Che como el error de usar las armas melladas del capitalismo para construir el Socialismo. Las consecuencias fueron fatales.

Ese mismo Cálculo Económico, cuando fue aplicado en la Cuba de la Revolución temprana, trajo como consecuencia un relajamiento de la moral revolucionaria, hasta tal punto que llevó a la dirección a decretar un “período de rectificación de errores y tendencias negativas.”

En contraste, cuando en Cuba se aplicó el método del Che, llamado Sistema Presupuestario de Financiamiento, soportó rápidamente un alto nivel de Conciencia del Deber Social, que sin duda, hizo posible que aquel país superara los difíciles momentos del derrumbe de la Unión Soviética, y de la fuerte contracción que eso significó para su economía.

Fidel refiriéndose a las ideas del Che dice:

“Tenemos suficiente experiencia para saber cómo hacer las cosas, y en las ideas del Che, en el pensamiento del Che hay principios valiosísimos, de un valor humano inmenso, que rebasan simplemente ese marco que muchos puedan tener de la imagen del Che como un hombre valiente, heroico, puro, (…) sino del Che como revolucionario, del Che como pensador…”

Está claro: en tiempos de Revolución el discurso y la realidad deben tener coherencia.

El impulso del capitalismo que hoy se hace desde el campo revolucionario tendrá consecuencias dramáticas en el comportamiento de la base bolivariana.

La Revolución debe reimpulsar el Socialismo, única manera de elevar la indispensable Conciencia del Deber Social. Aprendamos de la historia, salvemos la esperanza.

¡Chávez es Socialismo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1921 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: