Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en:

El capítulo VIII de “El Capital” (XIX)

¿Cómo concibe el capital el sistema de 24 horas de jornada de trabajo?

“En un taller de laminación en que la jornada nominal de trabajo comenzaba a las 6 de la mañana y terminaba a las 5 y media de la tarde, había un muchacho que trabajaba 4 noches cada semana hasta las 8 y media por lo menos, del día siguiente ...., haciéndolo así durante 6 meses.” “Otro, de edad de 9 años, trabajaba a veces durante tres turnos de 12 horas seguidas y otro de 10 años dos días y dos noches sin interrupción.” “Un tercero, que cuenta actualmente 10 años, trabajó desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche durante tres noches seguidas, y otra hasta las nueve de la noche.” “El cuarto, que tiene actualmente 13 años, trabajó durante toda una semana desde las 6 de la tarde hasta las 12 del día siguiente, llegando en ocasiones a trabajar en tres turnos seguidos, por ejemplo, desde el lunes por la mañana hasta el jueves por la noche.” “El quinto que cuenta hoy 12 años, trabajó en una fundición de Stavely desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche durante 14 días, hallándose incapacitado para seguirlo haciendo.” Jorge Allinsworth, de 9 años: “Vine aquí el viernes pasado. Al día siguiente, nos mandaron a comenzar a las 3 de la mañana. Estuve aquí, por tanto, toda la noche. Vivo a 5 millas de aquí. Dormía sobre el suelo, tendido encima de un mandil de herrero y cubierto con una chaqueta. Los otros dos días, me presenté a las 6 de la mañana. Sí, aquí hace mucho calor. Antes de venir a esta fábrica, trabajé también, durante un año seguido, en un alto horno. Era una fábrica muy grande, situada en medio del campo. Comenzaba a trabajar los sábados por la mañana hacia las 3, pero allí, por lo menos, podía ir a dormir a casa, pues vivía cerca. Al día siguiente, comenzaba a trabajar a las 6 de la mañana y terminaba a las 6 o las 7 de la noche”, etc.

Veamos ahora cómo el capital, por su parte, concibe este sistema de las 24 horas. Huelga decir que el capital pasa en silencio los excesos del sistema y sus abusos de prolongación “cruel e inverosímil”  de la jornada de trabajo. Se limita a hablar del sistema en su forma “normal”.

Los señores Naylor y Vickers, fabricantes de acero, que tienen unos 600 o 700 obreros, entre los que sólo hay un 10 por ciento de jóvenes menores de 18 años, no dedicando además al trabajo nocturno más que unos 20 muchachos, se expresan del modo siguiente: “Los muchachos no sufren en absoluto del calor. La temperatura es, probablemente, de unos 19 a unos 32 grados centígrados… En los talleres de forja y laminación, los hombres trabajan día y noche, por turno; en cambio, todos los demás trabajos son diurnos, desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la noche. En la forja se trabaja de 12 a 12. Algunos hombres trabajan por la noche continuamente sin turnar con los de día. A nuestro juicio, no media diferencia alguna en cuanto a la salud” (¿la de los señores Naylor y Vickers?)” entre el trabajo diurno y nocturno, y seguramente que se duerme mejor cuando las horas de descanso son siempre las mismas que cuando varían….. Hacia unos veinte muchachos de menos de 18 años trabajan en el turno de noche…. No podríamos arreglarnos bien sin emplear el trabajo nocturno de muchachos menores de 18 años.  Tenemos que luchar contra el aumento de los costos de producción. Los hombres diestros y los capataces son difíciles de obtener, pero los muchachos abundan en la proporción que se quiera….. Naturalmente que, dada la escasa proporción de muchachos empleados en nuestra fábrica, las restricciones del trabajo nocturno tendrían, para nosotros, poca importancia e interés.”

Mr. Ellis, de la empresa John Brown et Co., fábricas de hierro y acero, en las que trabajan 3000 hombres y niños, aplicándose el sistema de “turno de día y de noche” para una parte del trabajo más difícil, declara que en los talleres de acero en que se realizan los trabajos pesados, por cada 2 hombres trabajan uno o dos muchachos. Su fábrica emplea a 500 muchachos menores de 18 años, de los cuales una tercera parte aproximadamente, o sean 170, cuentan menos de 17 años. Refiriéndose a la proyectada reforma legal, Mr. Ellis declara: “No creo que fuese muy censurable no dejar trabajar a ninguna persona menor de 18 años más de 12 horas de las 24. Pero, me parece que sería imposible trazar una línea neta deslindando la posibilidad de prescindir en los trabajos nocturnos de muchachos de más de 12 años. Nosotros aceptaríamos incluso mejor una ley que prohibiese dar trabajo en absoluto a muchachos menores de 13 años, o hasta menores de 14, que la prohibición de emplear durante las noches a  los muchachos que ya tenemos. Los muchachos que trabajan en el turno de día tienen que turnar también de vez en cuando por la noche, pues los hombres  no pueden permanecer continuamente en el trabajo nocturno: esto perjudicaría su salud. En cambio, creemos que el trabajo nocturno no daña, turnando semanalmente (los señores Naylor y Vickers, por el contrario, de acuerdo con los mejores representantes de su industria, opinaban que lo que dañaba a la salud no era el trabajo nocturno constante, sino el turno periódico). Los que trabajan alternativamente por las noches  disfrutan a nuestro parecer, de tanta salud como los que sólo trabajan durante el día. Nuestras objeciones contra la prohibición de emplear jóvenes menores de 18 años en los trabajos nocturnos se inspirarían en el aumento de los costos, pero esta razón sería la única que podríamos invocar (¡que cínico candor!). A nuestro juicio, este aumento de los costos sería mayor de lo que podría equitativamente soportar el negocio, guardando la debida consideración a su eficaz desarrollo. (¡Qué charlatanesca fraseología!). Aquí, el trabajo no abunda y, con semejante reglamentación, podría faltar” (es decir, que los Ellis Brown y Co., podrán verse en el trance fatal de tener que pagar íntegramente el valor de la fuerza de trabajo)

Nicolás Urdaneta Núñez

     C.I.V: 2.788.656

nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2238 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: