Al Ministro Rafael Ramírez / De los Hijos Náufragos

Todos quedamos huérfanos aquel 5 de marzo. Pero era un duelo extraño, porque no podíamos abandonarnos en las aguas profundas de aquella tristeza. Había que seguir, era un proyecto. Así que buscando sustitutos inmediatos, pusimos la mirada fija sobre ustedes, los hijos de Chávez.

Pasaron un par de años y llegó la crisis, cayeron los precios del petróleo, de repente nos volvimos pobrecitos: sin dinero, sin proyecto y sin líder en el horizonte. Y de allí proviene nuestro principal reclamo a Ramírez.

No es el reclamo de los escuálidos de la Asamblea Nacional.  No.  Ese que en un expediente gigante te acusa de una gabarra que se hundió, de una comida que se pudrió y unos taladros que no taladraron.  No es un reclamo "técnico" con fines políticos, de instalar en la opinión pública que tú eres el culpable de que… hasta los cajeros no nos den más de 10 mil bolos por día.

Nuestro reclamo es otro.  El reclamo es que tú eras el 2do o el 3ero a bordo de este barco que íbamos a seguir remando después de aquel 5 de Marzo. Que si Maduro fue el que Chávez dejó?  Bueno si, y por él fuimos a votar y en él pusimos el voto de confianza.  Pero nos traicionó.  Se comportó como lo que siempre fue, un sindicalista de formación y un miembro del grupo Boston de corazón.  Todas sus maniobras parecen las del jefe de un sindicato que pelea por ganar las próximas elecciones del sinutraX para aumentar el cesta tickets.  Pero de allí en adelante llega Shannon y el Cardenal y le tiran la línea.

Eso no era lo que queríamos Ramírez y lo sabes.

Queríamos cambiar el mundo. Salvar al planeta, la especie y eso, con cesta tickets y aumentos no lo podemos lograr.  Necesitamos un líder con otra mirada más amplia y el llamado a dar esa batalla eras tú.  Pero resulta que te dejaste castigar por Maduro.  Primero te sacó de Pdvsa, te puso en la cancillería y de allí te lanzó para el imperio, casi que les dijo "allí les pongo esa bombita".  Pero el imperio no quiso hacerle el trabajito sucio de sacarte definitivamente del juego. En vista de eso Maduro te negoció aquí, en esa misma mesa de diálogo tan de moda en los últimos días.

El alegato de tu defensa ante Freddy Guevara, no es si licitaste bien o mal los taladros, si te enteraste a tiempo o no de que los conteiners se iban a podrir, si la gabarra se hundió por negligencia o por una marea muy fuerte.  No.  El alegato era ante nosotros, los chavistas que sacamos pancartas para defender aquella junta directiva de Pdvsa de la que tu formaste parte, que presidió Gastón Parra, aquella junta directiva que defendimos con tanta esperanza y que detonó el golpe de estado de abril de 2002.

Tu alegato de hoy en el 2016 no debía ser redactado por un bufete de abogados, para ser presentado ante la Fiscalía. Tu alegato debería ser redactado por revolucionarios y dirigido a un público ávido aún de revolución.

No es un asunto legal el que discutimos hoy.

En realidad queremos otros discursos, incluso hoy esperamos por el líder que nos devuelva la esperanza.

Si te abriéramos un expediente ante un tribunal invisible, te reclamaríamos por no haber defendido la revolución ante Maduro. De no haberte plantado con virilidad ante tanta mediocridad y gansterismo. De no haber soltado las amarras de la aparente comodidad de tu entorno. De no pelear con tus propios demonios internos. De no quitarte la corbata y el flux.  De estar tan preocupado por tu reputación y tan poco preocupado por la revolución que tanto necesita la humanidad.

Rosa Natalia 19-11-2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2084 veces.



Rosa Natalia

http://trincheraderosas.blogspot.com/

 trincheraderosas@gmail.com      @trincheraDRosa

Visite el perfil de Rosa Natalia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a237403.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO