Algo sobre cooperativismo

"Antes de Cooperativas, debemos formar Cooperativistas"

Cuando se habla de Cooperativa se hace referencia a una empresa, con visión y misión de profundo carácter social que debe ser manejada con extrema participación democrática y permanente protagonismo de sus miembros, está provista de autonomía para a través de sus actividades generar a sus asociados bienestar personal y colectivo de manera integral a la vez de tener una estrecha relación de organización, involucramiento y lucha reivindicativa con la comunidades donde ellas se encuentren inmersas.

Así mismo, atendiendo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela vigente, ese tipo de empresas apoyadas por el Movimiento Cooperativo Nacional y asumiendo su rol participativo, protagónico y de liberación, son el eje fundamental para el desarrollo del Sector de la Economía Popular y Alternativa como vía para la organización del pueblo, a la vez de representar una fuerza productiva capaz de desplazar a los poderosos factores económicos dominantes que existen en el país.

De allí que, una Cooperativa es un instrumento idóneo para que un grupo de personas unan sus esfuerzos individuales y logren obtener mejores ingresos, mediante la planificación, coordinación , ejecución y control de una actividad productiva o de prestación de un servicio que los haga prósperos emprendedores, a la vez permitir que ella genere solidaridad, igualdad, hermandad, respeto, compañerismo, equidad y justicia entre sus miembros buscando de igual manera una amplia y fuerte integración entre todas las empresas de ese género para contribuir de manera directa y profunda a la consolidación de un Tercer Sector Económico en vías de desarrollo con inmensa perspectiva de transformación del país, atendiendo a las verdaderas aspiraciones del Estado de contar con un Movimiento Cooperativo de vanguardia y revolucionario que permita mejor calidad de vida y una justa repartición de la riqueza.

Además, se reconoce, entiende y comparte plenamente que el Cooperativismo es el camino a seguir y que si se profundiza su establecimiento en el orden educativo, político, económico, cultural y social estaremos contribuyendo significativamente para el engrandecimiento de esta gran nación bolivariana que día a día reclama profundamente una cercanía a un nuevo orden de las cosas que vaya dando al traste con viejos esquemas aún imperantes en la sociedad y que merman el avance hacia un nuevo orden de la sociedad enmarcada en una inmensa axiología.

Cabe comentar que con la aparición del hombre primitivo sobre la faz de la tierra, y su necesidad imperiosa de cazar grandes y peligrosos animales para alimentarse, así como de, colectivamente, protegerse de las inclemencias del ambiente, ve el ser humano la importancia del trabajo colectivo sobre el trabajo individual, es así como inicia la práctica de la solidaridad entre ellos para poder a su vez realizar las labores de siembra, cultivo y recolección trabajando asociadamente, hasta llegar a la consolidación de grandes imperios como el Maya, Azteca e Inca por mencionar algunos.

En ese mismo orden de ideas, con la fabricación de la máquina en la Revolución Industrial aparecida en la Europa del siglo XVI, específicamente en Gran Bretaña y la incorporación de ellas al proceso productivo el hombre es sustituido y pasado a desempleado, sumiéndose esto en la miseria y el marginamiento a la vez que lo hace reflexionar ante la necesidad de unirse para solventar su problema laboral y de subsistencia dando esto origen a reacciones contundentes en la clase trabajadora como lo fue el Sindicalismo, pero también a lo que se puede denominar Cooperativismo, alimentado esto por el hecho que en la Inglaterra de la época no siempre los trabajadores recibían su salario en dinero sino en especie, productos de mala calidad a precios muy elevados, la permanente solicitud de crédito de los trabajadores a los prestamistas explotadores.

Además, por lo poco que percibían por sus labores y la agudización de las injusticias sociales, todo eso fue despertando a los trabajadores hasta el punto de motivarlos para que unieran sus esfuerzos hasta convertirse ellos mismos en los propios proveedores de todo lo que necesitaban, dando origen así a las Cooperativas de Consumo, mientras que otros trabajadores se organizaban en Cooperativas de Producción, todo eso mediante el formidable trabajo asociado, mejorando a su vez significativamente su existencia como seres humanos, asociándose libre, voluntaria y solidariamente para orientar la transformación social de la estructura imperante por una sociedad justa, humana, equitativa, igualitaria y solidaria que favorece a los grandes sectores de la población que eran ellos.

En otro orden de ideas, se puede considerar entre otros a tres personajes como los precursores o ideólogos del Cooperativismo como doctrina en el mundo, ellos son:

Robert Owen, (inglés 1771-1858) Con su básica idea de que la Revolución Industrial generaba la necesidad de respuesta de fuerzas sociales, mediante la producción con cooperación y que el Estado debía antes de gastar dinero en las clases bajas para mitigar su pobreza, aportar dinero para lo que él denominó las "Villas de la Cooperación", las comunidades organizadas dedicadas a actividades primordialmente agrícolas para lograr excedentes y autofinanciamiento, él introdujo mejoras a los trabajadores en las textileras, mejoró el desempeño laboral de los niños trabajadores, fabricó instituciones escolares para los hijos de los trabajadores, eliminó el trabajo nocturno y estableció economatos para los trabajadores, redujo el horario de trabajo de 18 horas a 12, concede permiso a las mujeres parturientas, solicitó al Estado Inglés la reducción de la tasa de interés sobre los créditos para evitar de esa manera la usura, se atrevió a culpar a la Iglesia y al Estado de ser responsables de las penurias de los trabajadores, costandole su comentario el destierro de Inglaterra.

Seguidamente, Willans King, (inglés 1786-1865) Él enfoca la problemática del Movimiento Obrero por vía de su condición de consumidores, lucha por mejoras reivindicativas para ese movimiento y propicia la organización de una Cooperativa de consumo así como la publicación de un periódico llamado "El Cooperador", fue fundador de unas quinientas Cooperativas las cuales fracasaron por, entre otras razones, vender los productos a igual precio que el mercado y por no repartir excedentes ; pero su mayor aporte se puede considerar que fue inculcar en los trabajadores la idea de que sólo ellos debían luchar por lograr resolver sus problemas, no esperar la intervención de los patronos para lograrlo y los siguientes principios para actuar en Cooperativas: El ingreso de los socios era libre y voluntario, el aporte se hacía en pequeñas cuotas, el capital no ganaba interés sino que era destinado al beneficio de todos los miembros y las ganancias que obtenían se utilizaban para crear fondos.

Finalmente, Charles Fourier, (francés 1772-1837) Fue un arduo luchador por la abolición del trabajo asalariado, defendió la asociación voluntaria de los trabajadores, hizo las primeras reflexiones sobre la distribución de las mercancías en la sociedad y su nefasto reparto inequitativo, se atrevió a plantear el pago a los trabajadores de manera equitativa atendiendo a la cantidad y calidad del trabajo realizado, promovió conjuntamente con Owen el Derecho Societario Cooperativo, organizó Cooperativas donde vendían comestibles y productos agrícolas con la intención de eliminar a los intermediarios, idea que aún alimenta la actuación de las Cooperativas modernas, es considerado como el teórico más influyente en los ideales de Rochdale.

En ese mismo orden de ideas, se pueden señalar como pioneros del cooperativismo a la cantidad de 28 tejedores de la población de Rochdale en Manchester Inglaterra que en 1844, habían quedado desempleados y que se plantearon "convertir la pobreza de cada uno de ellos en la riqueza de todos ellos" deciden el 24 de Octubre en la calle de El Sapo constituir lo que se conoce como la Primera Cooperativa del Mundo, ellos la llamaron "Los Probos Pioneros de Rochdale"y también se les conoce como la "Sociedad de los Equitativos Pioneros de Rochdale" o Rochdale Society of Equitable Pioneers. Cada uno aportó una libra esterlina para el capital inicial y su accionar fue sustentado en los siguientes principios que Charles Howarth propuso, los cuales son: Adhesión Voluntaria, Control Societario Democrático, Neutralidad Política, Religiosa y Racial, La Educación de sus Miembros, Compra y Ventas al Contado, Interés Limitado al Capital y Retorno de los Excedentes a los Asociados en Proporción al Volumen de las Operaciones Realizadas con la Cooperativa. Esos valores y principios que aún están vigentes fueron brevemente modificados y ratificados en 1995 por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y se conocen como Los Nuevos Principios Cooperativos de Manchester, 1995 y son Adhesión Libre, Administración Democrática, Interés Limitado al Capital, Retorno de Excedentes, Educación Cooperativa, Colaboración entre Cooperativas y Compromiso con la Comunidad. Es de hacer notar que dicha Cooperativa todavía existe, cuenta con más de treinta mil asociados, pasa de setenta almacenes y supera un volumen de ventas anuales de tres millones de Dólares.

En lo que respecta a Latinoamérica, se ha seguido y cumplido con todos los aportes que Europa ha dado a esa doctrina socioeconómica a nivel mundial, pero también esa parte del planeta registró experiencias precolombinas de trabajo colectivo sobre todo en actividades de tipo agropecuario, un ejemplo de ello es en el Imperio Inca el Ayllu, proceso que consistía en pedir ayuda a otras comunidades para laborar la tierra y el sistema Minka que obligaba al que se beneficiaba de una parcela a auxiliar con el producto de su cosecha al trabajo colectivo, en el México precolombino se conocen los Capulli, que consistió en lotes de tierra dados a las familias la cual al ser explotada contribuía primero con el beneficio social y después al de la familia; pero lo más fortalecido, evolutivo y desarrollado del modelo Cooperativista en América Latina puede considerarse que han sido las Cooperativas de Ahorro y Crédito, a tal punto que más de quince(15) países fundaron el 28 de agosto de 1970, la Confederación Latinoamericana de Cooperativas de Ahorro y Crédito (COLAC) y a nivel del Continente Americano se encuentra la Organización de Cooperativas de América (OCA), fundada en Febrero de 1963 en Montevideo Uruguay, tiene su sede en San Juan de Puerto Rico.

 

*Rector de la Universidad Politécnica Territorial del estado Portuguesa "Juan de Jesús Montilla, Acarigua

 

vicen170863@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 698 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas