Propuesta: Instituto de Investigaciones Socialistas

“…Se ha descrito la dialéctica de Hegel como el álgebra de la revolución. Si se acepta la validez de la ley de la transformación de la cantidad en calidad en física y química, el siguiente paso sería aplicarla a la sociedad, con los resultados mas desastrosos para los defensores del orden social existente” (Razón y revolución. Ted Grant y Alan Woods)

“La imaginación es más importante que el conocimiento”

(Albert Einstein)

CONSIDERANDO QUE:

La proliferación actual de las disciplinas académicas y no-académicas conducen a un crecimiento exponencial del saber que hace imposible toda mirada global del ser humano.

— Sólo una inteligencia que dé cuenta de la dimensión planetaria de los conflictos actuales podrá hacer frente a la complejidad de nuestro mundo y al desafío contemporáneo de la autodestrucción material y espiritual de nuestra especie.

— La vida está seriamente amenazada por una tecnociencia triunfante, que sólo obedece a la lógica horrorosa de la eficacia por la eficacia.

— La ruptura contemporánea entre un saber cada vez más acumulativo y un ser interior cada vez más empobrecido conduce a un ascenso de un nuevo oscurantismo, cuyas consecuencias en el plano individual y social son incalculables.

— El crecimiento de los saberes, sin precedente en la historia, aumenta la desigualdad entre aquellos que los poseen y los que carecen de ellos, engendrando así desigualdades crecientes en el seno de los pueblos y entre las naciones de nuestro planeta.

— Al mismo tiempo que todos los desafíos enunciados tienen su contraparte de esperanza y que el crecimiento extraordinario de los saberes puede conducir, a largo plazo, a una mutación comparable al pasaje de los homínidos a la especie humana.

Las nuevas tendencias pedagógicas exigen una redefinición de los esquemas de vida.

Nuestra actual dinámica socio-política reclama la aplicación y aceptación de nuevos paradigmas.

La metodología de aprender investigando-conocer transformando, parece ser hasta la fecha la propuesta mas aceptada por el colectivo.

El ejercicio investigativo exige una redefinición acorde a las nuevas realidades de la sociedad.

Las instituciones investigativas y/o educativas dedicadas hasta la fecha y capitalizadoras por consecuencia de la práctica investigativas, parecen divorciadas de las realidad de esta nueva república que estamos construyendo.

No es suficiente un discurso complaciente, orientado tan sólo al mantenimiento de un puesto y no a la transformación del pensamiento.

SE PROPONE:

Replantear el que hacer investigativo desde una óptica transdisciplinaria, pluriparadigmática, holística y por supuesto revolucionaria.

Este replanteamiento no puede darse en un primer momento desde las universidades, pues han sido estas precisamente los espacios castradores del conocimiento integrativo. En consecuencia Sería conveniente en un primer momento crear un nuevo espacio para la creación de este instituto. El cual fungiría como motor y punta de lanza del nuevo pensamiento, que ya se está gestando pero que aún se siente muy disperso.

Sería además uno de los centros de discusión y creación de nuevos saberes, vinculados éstos a una nueva visión de país; No más IVIC y/o IDEA; los cuales fueron creados para rendirle culto al capitalismo; es necesario transformar al IVIC y al IDEA, pero no desde su mismo nicho, no desde sus mismas ideas, no se trata de un maquillaje sino de una verdadera transformación.

No se trata tampoco de cambiar la investigación individual en una investigación colectiva; Se trata de crear los elementos necesarios para aprender a cooperar, entender que sí, solos podemos hacer cosas interesantes y por supuesto que podremos seguir haciéndolas, pero que además el trabajo colectivo y creativo entre disciplinas aparentemente dispares genera nuevos códigos, nuevas estrategias, nuevas visiones y en definitiva nuevos mundos.

Es la interdisciplina y las transdisciplina, la visión que está marcando al mundo y en Venezuela los Doctores Disciplinarios no lo ven.

¿Quiénes serían los llamados a esta cena?

En principio todas aquellas personas que siendo formados en la academia, sienten que el saber del otro también les hace falta. Los llamados a esta cena deben ser personas humildes, siempre dispuestos a aprender. Pero no se trata del discurso de la humildad, se trata por el contrario del ejercicio de la misma.

¿Dónde se encuentran?

En todas y en ninguna parte; en todas porque toda aquella persona crítica puede o está invitada a participar; y en ninguna, porque nadie va a llevar con la fórmula mágica. Quién escribe posee una idea de cómo se puede dar esto, pero es solo eso una idea, que no tendrá vida si esta no se discute, se trabaja y se aprueba colectivamente.

El investigador en este centro no estaría orientado exclusivamente a la elaboración de Papers y a la asistencia a congresos nacionales e internacionales; sino que además será responsabilidad de este nuevo investigador participar en la elaboración de materiales didácticos, asesoría de proyectos, y creación de espacios para la discusión y la formación en investigación desde una perspectiva no excluyente, solidaria y comunitaria.

¿Dónde quedará entonces la investigación básica?

Esta investigación no será relegada; pero el investigador básico deberá como todos los demás participar de forma cooperativa en otros proyectos y tratar de ofrecer aplicaciones de sus ideas en los mismos. Y si éstas apenas están en construcción éste deberá participar como colaborador en otra investigación aplicada. Aquí el investigador básico debe ayudar a aplicar y el investigador aplicado debe hacer teoría. Tanto el investigador cocinero como el investigador poeta deben aprender a caminar juntos, y sobre todo deben aprender a caminar juntos por un nuevo país.

“Ni la mano ni el intelecto por si solos valen mucho”

(Francis Bacon)

Las relaciones sociales y naturales que se vienen dando en el entorno latinoamericano, han ido mostrando multiples posibles vías para el encuentro/reencuentro de las ideas y los saberes desde los países de nuestra América del sur.

De allí que de la mano de nuestro presidente Hugo Chávez, han surgido propuestas como la creación de un Banco del sur, petro sur, la Universidad del sur, todos enmarcados en la macro propuesta del ALBA para las Américas. Sin embargo aún no se ha definido de forma sistemática una propuesta similar en el campo de la investigación científica, tecnológica y en las ciencias sociales. La creación de dicha institución reviste un interés prioritario puesto que la independencia científico tecnológica y cultural no se logrará si seguimos siendo sumisos y sin planes de crecimiento alternativos y no destructivos, es decir desde una perspectiva de desarrollo sustentable.

Por ejemplo suena un poco contradictorio que se hable por un lado de la no utilización de la biotecnología proveniente del norte, pero se promueva el desarrollo biotecnológico en nuestros países, con técnicos formados en el norte con su tecnología y comprándoles a los grandes laboratorios del norte los insumos para las investigaciones que realizamos y finalmente publicando nuestros resultados en revistas del norte para que ellos desarrollen nuestras propuestas y después nos las vendan.

Es malo el arroz transgénico traído de afuera, y es bueno el que se está desarrollando aquí, no es eso una contradicción. Es cancerígeno uno y no lo es el otro. Y este es solo uno de los tantos dilemas que debemos debatir desde el sur, con nuestras realidades, con nuestras limitaciones y con nuestras ventajas.

Por ello un instituto que se dedique a desarrollar una ciencia y una técnica que no sea egoísta, consumista, individualista y sin autocrítica; no es lo que necesitamos.
Somos el futuro que necesitamos pero para que esto sea posible es necesario que trabajemos juntos en la creación y consolidación de nuevos caminos de encuentro desde nuestras fortalezas y debilidades.
Para ser mejores debemos mirar hacia el sur cuestionándonos a nosotros mismos y haciendo posible lo que antes parecía un imposible.

Nuestra América se extiende despierta desde la patagonia hasta México incluyendo todo el caribe. El mundo es otro y ya estamos trabajando, por ello debemos replantearnos no solo los tipos de investigaciones y las orientaciones de éstas, sino además, la forma como se piensa y repiensa la investigación.

Debemos empezar a mirar desde otras lógicas más allá de la lógica aristotélica, sea la lógica dialéctica, la paraconsistente, la borrosa o cualquier otra, debemos probar no, desechando lo anterior sino por el contrario complementando, obviamente que esta acción ya sería dialéctica, he incluso al aplicar un combinado de lógicas, tal vez estaríamos creando una lógica de lógicas. Más allá de todo esto, es imperante que construyamos nuestro propio sistema de investigaciones que permita ir hacia la consolidación de un mundo cooperativo y armónico, en contraposición a un mundo competitivo, conflictivo y egoísta. Para ello es necesario comenzar a trabajar en equipo, las universidades institutos de investigación deben comenzar a revisarse.

“El ecologista y matemático Robert May planteó lo siguiente: No solo en la investigación, sino en el mundo cotidiano de la política y la economía, nos iría mucho mejor si la gente se diese cuenta de que los sistemas simples no poseen necesariamente propiedades dinámicas simples” (I Stewart, Does god play Dice?)

La investigación cooperativa debe superar a la competitiva, pues desde la común experiencia está demostrado que no podemos acumular más allá de un determinado número de conocimientos y destrezas durante la vida, por ello si la cooperación apareciera de forma frecuente, (y me refiero a la cooperación intra, inter y transdisciplinaria), los logros de la ciencia y la técnica serían extraordinrios, siempre en un marco ético de la convivencia, el respeto al medio ambiente y la paz., estas líneas, aspiran a ser ampliadas con vuestros comentarios.

El sur está cantando un nuevo himno, que busca la su independencia, que hace del futuro una posibilidad.

lamanchax@hotmail.com

http://www.osfer.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2356 veces.



Oscar Fernández

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI