¿Infiltración de los ministerios de Educación y Turismo por la Cienciología?

Entre las sesiones del 29 de Enero al 13 de Febrero de nuestro Círculo Bolivariano de Estudios “El Momoy” de Chiguará, nos hemos visto obligados a indagar en el asunto de la aparición, en Venezuela, de un folleto denominado „El Camino a la Felicidad“, escrito por el fundador de la “Iglesia de la Cienciología”, L. Ronald Hubbard, y editado y distribuido en territorio venezolano por el Ministerio de Educación en conjunto con la Guardia Nacional. La primera cosa que hemos encontrado es, que el mencionado folleto forma parte de un denominado “Paquete de Ética e Integridad”, consistente de ocho libros y adquirible por el modesto precio de 426 dólares con 75 céntimos, que contiene, entre otros, una “Introducción a la Ética de la Cienciología”, tal cual como nos informa la página web del Instituto Mundial de Empresas de la Cienciología o “World Institute of Scientology Enterprises” (WISE; http://www.wise.org .) Quien tan sólo quiere adquirir el propio “Camino a la Felicidad” en su versión de encuadernación dura, tendrá que pagar nada más que 43 dólares con 75 céntimos, y quien quiera conseguir este “código moral de sentido común” en su versión de folleto simple y no haya corrido con la suerte de que el Ministerio de Educación o la Guardia Nacional se lo haya regalado, lo obtendrá de todos modos casi regalado, es decir, por 17 dólares con 50 céntimos la docena.
La entidad que maneja la última sabiduría en Cienciología aquí en Venezuela, es la Fundación “Camino a la Felicidad”, cuya representante más emblemática es la actríz venezolana Ruddy Rodríguez, quien parece constituir el enlace entre la Fundación y entes del Estado venezolano, como el Ministerio de Educación y el Ministerio de Turismo, que dictan talleres sobre “ética y valores morales” con respaldo de la misma fundación bajo coordinación de Ruddy Rodríguez. ( http://www.globovision.com/news.php?nid=7100) Respecto a sus actividades y encuentros con el presidente Chávez, nos hemos encontrado con que Rodríguez afirma lo siguiente:
“Soy una de las representantes de la Fundación Camino a la Felicidad que tiene sede en casi 28 países del mundo. Llevamos talleres de cultura, muestra de valores, visitamos cárceles. El año pasado estuve en Centroamérica con varias primeras damas. ... Voy a comentar que sólo he visto tres veces en mi vida a Hugo Chávez. La primera, durante una actividad pública en un partido de béisbol. La segunda si fue de carácter privado. Acudí al Palacio de Miraflores por mi trabajo en la Fundación Camino a la Felicidad. La última fue también de carácter público en la Feria Internacional del Turismo en Venezuela.” (http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=54762; el énfasis es nuestro.)
Para conocer qúe es lo que dice sobre sí misma la Organización de la Cienciología, hemos acudido a la página web http://www.religiondecienciologia.org.es/pg010.html, y hemos encontrado un artículo titulado ¿Qué hace la Cienciología por la sociedad?, en el cual se llega a afirmar que los miembros de la Iglesia de la Cienciología están “dedicados a programas de mejoramiento social y proporcionan ayuda en un gran número de actividades en toda la sociedad”. En estos programas y actividades se están utilizando los descubrimientos y la tecnología de L. Ronald Hubbard a efectos de “remediar conflictos o trastornos, mejorar la comunicación, resolver los problemas en el estudio, restaurar la integridad personal, e incluso manejar el fracaso prácticamente en cada aspecto de la vida.” No hemos podido menos de imaginarnos, que esta última aseveración debe sonar tentativa especialmente para los oídos de la golpeada oposición venezolana, proveniente de unas clases sociales suficientemente adineradas para como poder pagar el costo del “paquete de ética e integridad” mencionado arriba.
Más adelante en la misma página se le informa al lector, que “la Fundación del Camino a la Felicidad se dedica a restaurar la confianza y la honestidad mediante la publicación y la amplia distribución de El Camino a la Felicidad, una guía de sentido común para vivir mejor. Dondequiera que aparece, la publicación actúa como un aceite tranquilizante sobre aguas turbulentas, reduciendo el crimen, restableciendo la comprensión y fomentando la paz. Desde 1981, se ha distribuido un total de 61 millones de libritos en 95 países y en 35 idiomas, incluyendo 1.75 millones de ejemplares distribuidos en Israel y Palestina” (lo que evidencia un considerable fracaso en cuanto a los objetivos trazados, provoca añadir...)
Al examinar más profundamente a este “aceite tranquilizante sobre aguas turbulentas”, sobre todo en el propio contexto de lo que es la Organización de la Cienciología, hemos encontrado lo siguiente, basándonos en un informe de inteligencia, emanado de la Oficina Estadal de Protección de la Constitución, del Estado Federal de Baden Württemberg / Alemania, con fecha de Julio de 2003.
El fundador de la Organización de la Cienciología fue el norteamericano Lafayette Ronald Hubbard (1911-1986), un autor de ciencia ficción poco exitoso de los años 40. Se llegó a conocer, que después de haber prestado sus servicios con los marines estadounidenses, solicitó tratamiento psicoterapéutico, en el marco del cual parece haberse familiarizado con el psicoanálisis de Sigmund Freud y con su método científico. Partes de la doctrina Freudiana, en combinación con otros conceptos psicológicos, llegaron a ser los elementos constitutivos de un método para la manipulación psicológica, publicado por Hubbard en 1950 en un libro titulado “Dianética – la Ciencia Moderna de la Salud Mental”, donde afirma que con su método puede liberar el mundo de todos los males como lo son la guerra, el crimen, las enfermedades y hasta la pobreza. En los años posteriores a la publicación de la “Dianética”, Hubbard amplió su doctrina por elementos provenientes de diferentes ámbitos, como por ejemplo elementos de reincarnación, ciencia ficción, teorías de conspiración y concepciones de historia de salvación. En 1954, Hubbard fundó la primera “Iglesia de la Cienciología”, de considerable prestigio y exenta del pago de impuestos por pretender ser una organización religiosa sin fines de lucro. En los años siguientes, Hubbard tenía la percepción de que él y su “iglesia” estaban progresivamente rodeados de enemigos.
En el año 1978, un tribunal francés dictó sentencia por fraude en contra de Hubbard, y después de su muerte en Enero de 1986, los “cientólogos” de diferentes países seguían chocando con la ley por sus prácticas anti-éticas de difusión de su doctrina, y por diversas actividades criminales. Sin embargo y bajo el rígido mando del nuevo presidente de la organización, David Miscavige, la organización de la Cienciología logró evolucionar en una red que comprende “iglesias”, empresas y otras organizaciones.
En lo que respecta a la doctrina de la Cienciología como tal y según el informe de inteligencia mencionado, hemos podido conocer que existe un cuerpo “teórico” de más de veinte mil páginas sobre métodos y técnicas de “gerencia social” y sobre la propia “dianética” o doctrina de la Cienciología, denominada “tecnología” por los cientólogos, cuya esencia consiste en establecer un sistema rígido de control mental. Mediante una supervisión estricta y métodos rígidos de disciplina, a cada individuo se le asigna un determinado “estado ético” por medio de una especie de “estadística personal”. Los estados éticos cubren toda una escala y se extienden desde estados positivos o “altos”, descritos en términos de “poder” o “abundancia”, hasta estados negativos o “bajos”, descritos en términos de “enemigo” o “traición”. Integrantes de la organización con “estadísticas altas” (“Upstats”) son individuos prestigiosos que siempre tienen la razón, mientras que integrantes con “estadísticas bajas” (“Downstats”) son individuos débiles que tienen que ser sancionados severamente.
La Organización de la Cienciología también dice poder gerenciar y controlar de manera efectiva y óptima a organizaciones políticas y hasta a Estados enteros a nivel gubernamental, bajo una óptica totalitaria que opera con concepciones del Darwinismo social. En tal sentido y en la percepción de la Cienciología,
1. la salvación de la humanidad depende de la aplicación correcta de la “tecnología”, es
decir del método de saneamiento mental de los cientólogos; 2. antes de que naciera la Cienciología, el ser humano no había logrado desarrollar ningún
método espiritual útil; 3. los cientólogos son el único grupo verdaderamente ético que existe en el mundo;
4. todos los no-cientólogos son unos individuos aberrados, en otras palabras, gentuza; 5. la Cienciología es el único chance de rescatar a la humanidad.
Ahora bien y entrando en detalle respecto a la propia metodología o “tecnología” empleada por la organización de la Cienciología para sanar las mentes de sus integrantes, hemos podido conocer que entre los métodos más importantes figuran la “auditoría” (“auditing”), los “chequeos de seguridad” (“security checks”), las rutinas de entrenamiento y diversas técnicas de aprendizaje como la “aclaración de palabras”, que es una redefinición y reinvención de los términos del idioma que utilizan los cientólogos.
La “auditoría” es el método decisivo de la Organización de la Cienciología, con el cual pretende crear un “nuevo hombre”. Mediante la auditoría se propone la erradicación total de emociones no deseadas, de temores y padecimientos psico-somáticos, acompañada por un aumento del “rendimiento” humano. A través de la auditoría se pretende construir, gradualmente, una sociedad perfecta, un Estado esclarecido y una nueva civilización con seres humanos casi perfectos, denominados „los esclarecidos“ („Clears“).
Según la teoría de Hubbard, el ser humano consiste de un cuerpo, un intelecto y una entidad espiritual inmortal, denominada “Thetan”. Cada ser humano posee una especie de “intelecto analítico”, comparable a una computadora y encargado de resolver problemas, pero también posee un “intelecto reactivo”, el cual obstaculiza el buen funcionamiento del ser humano y en el cual se graban todas las experiencias traumáticas de la vida, denominadas “engramas”. Los “engramas” son el causante de las aberraciones, es decir, constituyen desviaciones patológicas del comportamiento normal y correcto. Según Hubbard, todos los seres humanos son dominados por su “intelecto reactivo” mientras que no hayan sido “esclarecidos” por medio de “métodos cientológicos”, por lo que todos los no-cientólogos siempre son unos aberrados que constituyen un peligro potencial para toda la humanidad.
Mediante la auditoría se pretende entonces eliminar los “engramas” a través de la reanimación consciente de los traumas vividos, a efectos de aliviar la presión psicológica. Sólo así se logra la eliminación del “intelecto reactivo” y por ende la creación de un ser humano intrínsecamente “bueno” y esclarecido. El escalafón del proceso de esclarecimiento termina con un estado denominado „Operating Thetan“ (OT) o „Thetan Operativo“, mientras que el camino que conduce hacia este estado perfecto es denominado „puente hacia la libertad completa“. Según Hubbard, un “Thetan Operativo” quien goza de todo su poder intelectual y moral irrestricto, posee cualidades sobrehumanas. Los diferentes escalafones de la auditoría (denominados „rundowns“) pueden llegar a costar entre cuatro mil y diecisiete mil dólares cada uno, dependiendo del grado del escalafón.
Además y según el informe de inteligencia mencionado, hemos podido conocer que la auditoría misma consiste en una mezcla de interrogatorios y técnicas psicológicas e hipnóticas, realizadas por el “auditor” en función de esclarecer la mente de su “paciente”. Durante la auditoría, el “paciente” está conectado a un „e-metro“ o medidor de resistencia cutánea, mejor conocido como “detector de mentiras”. El interrogatorio del “paciente” incluye el hablar sobre temas tabúes como su sexualidad y cualquier secreto que guarde en el interior de su psiquis, al igual como la coacción a que revele las personas de su exclusiva confianza, lo que lleva a una transparencia total y completa no sólo del “paciente” en cuestión, sino también de su entorno social personal. La transparencia obtenida en las sesiones de la auditoría hacen de los “pacientes” unos individuos altamente vulnerables y potencialmente sobornables. El registro minucioso de los interrogatorios en forma de innumberables actas revela además una actividad de recolección y almacenamiento de datos por parte de la Organización de la Cienciología, que nada le tiene que envidiar a cualquier organismo de espionaje e inteligencia gubernamental que operan en el mundo.
Según el mismo informe de inteligencia que hemos consultado, Hubbard, en una charla sobre los fundamentos de la “auditoría”, habla sobre las posibilidades de ejercer el poder político mediante la misma, y alienta a los auditores a que pierdan todas sus restricciones para poder investigar sin misericordia los secretos más íntimos de sus “pacientes”. Hubbard parte de la suposición, de que sólo el “hombre transparente” puede llevarnos al camino hacia una sociedad completamente libre de conflictos. Mediante la auditoría la Cienciología pretende entonces ejercer un control total sobre sus integrantes al obtener una especie de “radiografía psicológica” de cada uno de ellos.
Finalmente y en el plano propiamente político, el objetivo principal de la Organización de la Cienciología es una civilización sin enfermedades mentales, sin criminales y sin guerra, en la cual sólo los hombres capaces pueden tener éxito y sólo la gente honesta pueden tener la razón. Esta nueva civilización corresponde a una sociedad sin conflicto alguno. A este objetivo último ha de subordinarse cada individuo existente en la tierra. Quien exhibe una posición crítica hacia la Cienciología es tildado de “enfermo mental” o “criminal”. La Cienciología dice tener la verdad absoluta en sus manos, por lo que percibe cada crítica como un ataque a su esencia y su razón de ser.
La Organización de la Cienciología sugiere que puede “revolucionar” todos los ámbitos de la sociedad mediante una oferta amplia de supuestas posibilidades terapéuticas. Detrás de su programa terapéutico, aparentemente apolítico, se esconde el objetivo de alcanzar el poder político con un programa agresivo y antidemocrático. En una “carta de orientación” destinada exclusivamente a los líderes dentro de la organización, y reeditada después su muerte bajo la dirección de David Miscavige, Hubbard identifica los siguiente 7 objetivos programáticos (“targets”):
1. Desacreditar el enemigo hasta el punto de su destrozo total; 2. Tomar el control u obtener la lealtad de los altos ejecutivos o propietarios de los medios
de comunicación; 3. Tomar el control u obtener la lealtad de figuras políticas claves;
4. Tomar el control u obtener la lealtad de aquellos quienes monitorean las finanzas internacionales;
5. Revitalizar, en general, las sociedades en las cuales opera la organización; 6. Obtener un apoyo público abrumador para la causa propia;
7. Ganarse grupos similares como aliados.
Hemos constatado ante este catálogo, que la mayoría de los objetivos trazados aquí coinciden plenamente con el modus operandi de la CIA a nivel mundial en cuanto a sus actividades de guerra de baja intensidad y sus campañas de descrédito en contra de gobiernos percibidos como “hostiles” a los “interéses de seguridad nacional” de los EE.UU.
Es más, Hubbard hasta llegó a desarrollar un “Plan especial para la Infiltración decisiva” en tiempos de crísis política, para realizar los objetivos trazados: „Para nombrar un ejemplo, imagínese que un grupo de la sociedad empieza a perder su piso político. Empéñese entonces en ubicar a sus líderes. Obtenga una posición remunerada como secretario o jefe de personal del líder de este grupo. Luego realice auditorías como sea. Otro ejemplo más: Cada nación o estado funciona en base de las capacidades que tienen sus ministros, gobernadores o líderes locales. Es fácil de obtener una posición en estos ámbitos. No pierda su tiempo en tratar de ser elegido. Obtenga una posición como colaborador de la secretaría o como guardaespalda; aproveche cualquiera de sus talentos disponibles para obtener un puesto cerca de una persona importante, empéñese en trabajar en el entorno correspondiente y hacerlo funcionar mejor. No solicite nunca un permiso. Simplemente únase a estos grupos. Si fueramos revolucionarios, este comunicado sería un documento altamente sensitivo.“ (Citado en el mencionado informe de inteligencia de la Oficina Estadal de Protección de la Constitución de Baden Württemberg, Alemania.)
En otro comunicado de orientación, Hubbard exige la conquista, a toda costa, de posiciones claves por miembros de la Cienciología, y una invasión de todos los ámbitos de acción de la sociedad. La Organización de la Cienciología sigue una doble estrategia para ganarse la lealtad de políticos y para influenciar el poder legislativo:
„Acciones a tomar: Incidir en gobiernos mediante presión continua para crear una legislación favorable a la Cienciología, desalentar una legislación anti-Cienciología o legislación de grupos adversos a la Cienciología. La acción de incidir favorablemente en la formación de un gobierno pro-Cienciología consiste en que los cientólogos se hagan amigos de personas alcanzables que ocupan puestos altos dentro de un gobierno, para posicionar a cientólogos en su entorno personal y de trabajo.” (ibidem)
Recordamos en este contexto y en lo que concierne a Venezuela, que Ruddy Rodríguez, en su función de cientóloga y representante de la Fundación “El Camino a la Felicidad”, parece haberse ganado la lealtad o simpatía de los ministros de educación y turismo, o por lo menos de altos funcionarios dentro de estos ministerios, deductible del propio hecho de la distribución del código moral de los cientólogos y de la realización de talleres sobre el mismo tema, auspiciados por la Fundación “Camino a la Felicidad” en conjunto con los ministerios de educación y turismo venezolanos.
En cuanto a la estructura organizacional de la Cienciología a nivel mundial hemos encontrado que son muchas las sub-organizaciones que la componen, y que todas operan dentro de una estructura jerárquica cuyo centro de poder es el “Religious Technology Center” (RTC) o Centro de Tecnología Religiosa en Los Angeles, EE.UU. Aparte de su cara pública que es la institución de una “iglesia” y que opera junto a una serie de organizaciones de “reforma” o “ayuda” social, la Cienciología tiene organizaciones poco conocidas como un servicio de inteligencia propio, denominado “Office of Special Affairs” u Oficina de Asuntos Especiales, dedicado a seguir, desacreditar, combatir y silenciar los críticos de la organización. Además existe una especie de organización paramilitar de formación de cuadros militantes, denominada “Sea Org” u Organización del Mar (que opera en y desde barcos), encargada con la misión de romper cualquier resistencia en contra de la expansión global de la Cienciología. Finalmente, la Cienciología posee una punta de lanza en el mundo de los negocios, destinada a captar a altos ejecutivos del ámbito de economía y finanzas a nivel internacional, el ya mencionado “WISE”, World Institute of Scientology Enterprises o Instituto Mundial de Empresas de la Cienciología. En cuanto a su penetración o infiltración del mundo empresarial, quizás el caso más controversial y conocido es el de la empresa Executive Software, perteneciente al Instituto Mundial de Empresas de Cienciología, que fabricó un componente de software para Windows 2000 con potenciales capacidades de espionaje, por tratarse de un programa de defragmentación con acceso a todos los datos de cualquier disco duro en el cual se instalara el sistema operativo Windows 2000.
Ante todo este panorama, obtenido a través de lecturas de diversos documentos en internet, nos hemos preguntado una vez más, de cómo es posible que los ministerios de educación y turismo venezolanos estén promoviendo, a través de folletos y talleres, la “causa” de la Cienciología en vez de fomentar la tan necesaria conciencia revolucionaria para consolidar la Revolución Bolivariana y defenderla en contra de las tantas desviaciones que ya le aquejan. En nuestro criterio, lo menos que necesitamos en este momento son “Thetanes Operativos”, lo que necesitamos de verdad son revolucionarios conscientes, que saben donde están parados, cúales son los peligros que estamos enfrentando en el 2006 (entre otros la infiltración de estupideces como la cienciología), y cómo enfrentarlos exitosamente. ¡Que hablen los responsables en los ministerios de educación y turismo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12485 veces.



Jutta Schmitt


Visite el perfil de Jutta Schmitt para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a24402.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO