La educación liberadora, desafíos para el movimiento magisterial venezolano

Desafíos es la palabra que le cuadra bien al proceso de construcción permanente de la educación liberadora, en nuestro estado andamos en cambios desde el año 92, cuando grupo de docentes comenzamos a reflexionar la práctica, y desde las dinámicas que atentan de manera conciente o no dentro de la estructura escolar, podemos decir que nuestra praxis tiene elementos alentadores, esperanzadores, pero también elementos desestabilizadores de toda postura crítica ante los cambios.

Comencemos entonces por la cultura escolar, heredada de la modernidad, la cual es copia fiel y exacta de los burgueses, de las oligarquías que revolucionaron durante siglos sus aparatos de reproducción ideológica y como sabemos, lo es el sistema educativo en general.

Esta lucha por impulsar otra lógica, se muestra dura en los diversos ámbitos de acción y de la vida cotidiana de la escuelita más recóndita de nuestra geografía.

Nuestras leyes muchas veces quedan en el aparato del olvido al no hacerse letra viva en la cotidiana lucha por la emancipación. Un grueso número de maestros y maestras no le encuentran sentido a la práctica pedagógica a no ser que  asuma la rutinaria forma y costumbre de dar clases, los métodos pedagógicos archiconocidos y más allá de esto, una forma de vida que se asume acríticamente, neutralmente, ajena a todo ámbito social y político.

Este gran daño hecho a conciencia por la escuela burguesa y oligárquica hoy en día se convierte en el principal obstáculo a derrumbar, pues esta cultura escolar se ha hecho arte y parte de los principios, retos y desafíos de la educación del régimen capitalista por mantenerse… y muchos somos instrumentos de dominación sin saberlo.

EDUCACION CAPITALISTA VS EDUCACION SOCIALISTA.

Los obstáculos se convierten entonces en la lucha entre dos espacios políticos sociales diametralmente antagónicos. La lucha ideológica, la superación del sistema capitalista de opresión, enajenación, cosificación por uno solidario, cooperativo, liberador, para una sociedad donde los medios de producción sean de la mayoría de los excluidos.

Este desafío lo tiene entonces las gentes que conformamos la estructura escolar que pretendemos implosionar, no sin antes definir las contradicciones que nos aquejan en todos los ámbitos de gestión educativa donde lo que ESTÁ NO ES y lo que ES NO ESTA.

Esta contradicción antagónica nos hace más daño a los mismos revolucionarios que aspiramos al cambio, pues somos los sujetos y objetos de las más viles confusiones en las prácticas emancipadoras, tanto así que terminamos viendo al enemigo donde no está.

Esto a mi modo de entender el asunto tiene que ver con los niveles acoplamiento y miradas propias, además de las constrastaciones permanentes entre las acciones y los discursos los cuales actúan como baremos entre lo que es  y no es.

La educación capitalista se sobrepone sobre los principios y deseos emancipadores de una gran cantidad del sector educativo que se pierden en la maraña de dimes, diretes, chismes, corrillos, logrando que el modelo que combatimos se imponga por sobre los idearios de libertad que tenemos.

El espíritu del capitalismo habita los cuerpos de los revolucionarios cuando no logramos comprender la contradicción entre el socialismo- capitalismo y cómo se manifiesta, de qué manera atenta contra todo lo que se hace, piensa y resuelve, entramos entonces en el mundo de las descalificaciones, el revanchismo, la supremacía, la verdad única, absoluta, y por último la razón de las razones…

Pasa el tiempo y el proceso va dejando atrás gentes, ideas, proyectos, y se van imponiendo maneras, formas a caprichos, voluntad personal, intereses entre otros.

Vivimos en fuego cruzado, como dicen por ahí, y así, muchas situaciones donde los enfrentamientos, reclamos van desgastando el proceso, el avance, la energía de quienes creemos en un proyecto político social de transformación.

Otras situaciones que revelan la tensión  entre la educación capitalista que se sobrepone a la socialista tiene que ver con las necesidades que presenta cada integrante del sistema, la urgencia de avanzar lo mas rápido posible, los distintos ritmos de quienes miramos los procesos y dinámicas en las comunidades, hacen que salten cualquier cantidad de orientaciones, comunicados, dejando entrever una fuerte debilidad incluso al doblegar los mismos esfuerzos y no hacer seguimiento de los que se aspira en la educación liberadora de estos tiempos.

El sistema se convierte en un flujo permanente de cruces de papeles orientaciones y diversas miradas que a la hora de la pequeñas pesan en las escuelas al encontrar un sin fin de documentos que no se hayan articulados y muchos menos integrados para poder abordar las politicas educativas importantes  y urgentes.

Esta situación permite entonces potenciar mas la división social de trabajo, la fragmentación y mucho mas perpetúa la educación capitalista pues la reproduce en sus instancias nacionales, medias y escolar.

La burocratización de los procesos es parte de esta realidad, que nos mantienen presos y atareados en lo minúsculo, pues siempre  hay que estar previendo tácticas para poder enderezar entuertos.

Todo el entramado social educativo es un cúmulo de relaciones que juegan en todo, los intereses, las intenciones, las subjetividades, el imaginario todo se activa y se ponen en juego para seguir configurando la hegemonía capitalista a conciencia o no de los mismos revolucionarios.

Y así por el estilo, seguimos presos de la contradicción entre lo que combatimos y lo que queremos construir sin entender que estamos presos y presas de lo que combatimos, para el magisterio combativo, revolucionario venezolano no le quedará de otra que seguir en la lucha entre las dualidades, entre lo malo y lo bueno, entre lo oscuro y lo claro, en este desgaste que no termina de ponerle coto a los asuntos de envergadura en la educación que tanto soñamos.

Creo es necesario conocer a profundidad los que se está haciendo por todos los ámbitos de la geografía nacional, desde el Proyecto Educativo Nacional (2000) no se ha parado de inventar para no errar como decía el maestro Simón Rodríguez, las innovaciones en el marco de la revolución bolivariana ha sido, es y será un asunto de los revolucionarios, de los Movimientos Sociales, pedagógicos y lo más importante de nuestro gobierno revolucionario, es decir una triada que se hará fuerte  y contundente al recoger toda la riqueza pedagógica que se ha construido y se ha dejado de construir por las contradicciones de nuestro proceso y apostarlas como un gran libro de la historia de nuestra educación que ha dado mucho desde sus maestros, desde sus aulas, desde sus funcionarios, ministros,  ministras y ponerlas al servicio de la gran escuela que es la patria para su uso y trabajar por liberar la escuela obsoleta de los burgueses.

El acumulado histórico de nuestra educación desde el año 1992, cuando muchos andábamos por ahí luchando por derribar la cultura escolar opresora, y que luego vimos en la revolución una oportunidad histórica para emancipar, ha quedado como capas en la historia de 10 años y aún no se ha logrado converger en un proyecto educativo que nos enlace a todos para  trabajar lo programático desde las trincheras donde estamos, en una diversidad de proyectos, miradas, conceptos, procesos valiosos para la trama revolucionaria, la cual desde la venezolanidad le daría un crisol muy especial en la construcción socialista.

La responsabilidad es de todos y todas, darle forma a la educación liberadora, superar las tensiones y comprender que la unidad en la diversidad es necesaria para estos tiempos y útil por demás… reivindicar el trabajo colectivo que durante décadas se ha ido tejiendo en sus diversas formas, se ha reedificado, reinventado, es decir las ideas que siguen regándose cual mata de auyama por todas las escuelas dejando su sabor, sus frutos desde los que ha sido y será útil.

Gobierno y revolución de la conciencia con las bases organizadas, pensando en el futuro mediato.

Viviremos y venceremos.

(*)Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe

omt991@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4310 veces.



Mirna Sojo(*)

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: