La Preprosperidad, el nuevo modo de producción económico descubierto por un importante intelectual venezolano

Albricias. Aleluya. Enhorabuena. Extraordinario descubrimiento ha realizado un pensador venezolano, cuyo laboratorio de investigaciones está ubicado en el Palacio de Miraflores. Este paisano ejemplar, gracias a sus profundas investigaciones, logró develar una nueva etapa histórica de la humanidad, otra fase del movimiento del tiempo jamás identificada antes. Nadie se había ocupado hasta ahora de meter el bisturí investigativo en este asunto, por lo que esta proeza debeladora se la lleva sobre sus hombros este paisano nuestro. Ni Lenín, a quien le debemos haber identificado la fase superior del capitalismo, el imperialismo; ni tampoco Marx y Engels, cuya genialidad les permitió darse cuenta que la historia se movía sobre la base de sistemas productivos, los modos de producción; ni Menos aún el brasilero Darci Ribeiro cuyos estudios le llevaron a identificar el modo de producción asiático, que se añadió así al esquema de periodización marxista de la historia; ni tampoco los acuciosos analistas latinoamericanos de los anos sesenta del siglo pasado, a quienes debemos la teoría de la dependencia y su par categoríal Centro-periferia; ninguno de estos portentosos estudiosos detectaron en la historia de los pueblos del mundo este otro momento particular de su evolución, ahora develado en nuestro país.

Tocó el mérito a este venezolano, a un hombre de esta tierra, a un paisano nuestro para orgullo de la patria de Bolívar. Desde ahora ocupará este científico un sitial de honor en la escena nacional y mundial. El descubrimiento de esta nueva etapa de la historia económica de las naciones nos permitirá identificar las razones del atraso venezolano y avizorar, allá en el horizonte lejano, la luz que nos guiará en el camino a la prosperidad. Ahora si es verdad que saldremos de esta tragedia nacional de hoy día, gracias a tan importante aporte.

Lo que ha develado este estudioso es que nuestro país se encuentra en una etapa transitoria hacia la Prosperidad; que él ha calificado con buen tino como la Preprosperidad. Somos un país en condición prepróspera, montado en el camino hacia el cielo, hacia la abundancia, hacia la prosperidad, apenas nos falta un empujoncito. La teoría marxista de la historia tendrá que reescribirse desde hoy, pues ha sido descubierto, nada más y nada menos que el Modo de Producción Prepróspero, que deberá sumarse a los otros cinco modos de producción identificados por esta alternativa de pensamiento. Con esta taxonomía se completan, ahora sí, las fases de la historia recorrida por la humanidad desde hace unos dos mil anos.

¿Cómo pudo ocurrir que no tuviéramos la suficiente inteligencia para habernos dado cuenta de ello antes? Tanta gente bien pensante dedicada a estudiar historia, sociología y economía y no se percataron de esta carencia de la periodización histórica, de esta oscuridad en el movimiento del tiempo humano. La Preprosperidad, debemos saberlo desde ahora, reúne una serie de condicionantes, presentes en nuestra realidad nacional hoy, que frenan el despegue hacia delante de nuestro país, pero al mismo tiempo es también una oportunidad que podemos aprovechar si empujamos en la dirección correcta. Pues esto ha quedado develado desde hoy por nuestro descubridor mirafloreño. Entonces, no más hablar de subdesarrollo ni de dependencia. Estas son categorías erróneas, encubridoras de la verdad. Lo correcto es hablar de hoy en adelante de preposperidad y de prosperidad. Y en los próximos días saldrán a la luz enjundiosos libros donde nuestro estudioso de Miraflores explicará lo que tales momentos históricos suponen. Todos sus secretos serán revelados en estas obras para beneplácito nuestro y del resto del mundo.

Lo importante de tal descubrimiento es que al conocer nosotros la fase histórica en la que nos encontramos podemos avizorar con certeza el camino a seguir, la ruta segura hacia la prosperidad, que alcanzaremos en los meses venideros. Seremos el único país del mundo en conocer y transitar este camino y en haber conquistado la meta. Un descubrimiento extraordinario a todas luces, un aporte sin parangón al conocimiento de la historia latinoamericana en general y venezolana en particular. ¡Qué buena suerte tenemos los que habitamos este lugar del mundo!. Contamos en Miraflores con un pensador de altos quilates, de enjundiosas neuronas, de portentosa inteligencia, por cuya razón tenemos garantizado un futuro promisorio, rebosante de abundancia: la prosperidad venezolana está ahí a la vuelta de la esquina

No obstante, nos produce algo así como un cortocircuito el dato siguiente. Resulta que este mismo personaje anunció con bombos y platillos, en agosto del año 2018 el inicio de la aplicación del Programa de Crecimiento, Desarrollo y Prosperidad, en nuestro país. Por supuesto, no faltaron los aplausos y las risas de los integrantes de la corte de felicitadores que rodean al personaje. Festejos hubo en tal ocasión. Los cortesanos se mostraron complacidos. Nadie ahí mostró dudas; ni han dicho esta boca es mía luego de transcurridos trece meses desde entonces. Pero nosotros, cómo no pertenecemos a esta cofradía de felicitadores, nos atrevemos a emplazarlos a ellos y al autor del mencionado programa. Y preguntamos: si el año anterior iniciaba nuestro país el camino a la prosperidad, ¿cómo es que ahora nos encontramos en la preprosperidad? Explíqueme usted señor maduro, que así se mienta el descubridor, este rollo. ¿Nos movimos hacia atrás? ¿O es que la prosperidad es anterior a la preprosperidad?. Acláreme este berenjenal. ¿O es que de verdad, gracias a usted, Venezuela se mueve en reversa, involuciona y camina hacia la edad primitiva? ¿Será que debemos hundirnos en el infierno y en esto consiste eso que usted y sus felicitadores llaman Revolución Bolivariana?

Por lo que estamos viendo en esta Venezuela caotizada, inservible, destruida, arruinada, empobrecida, esto último es lo que está sucediendo realmente y usted se burla de los venezolanos, miente al país, pretende engañarlo cada vez que profiere alguna de sus consabidas charadas, falsifica la realidad en cada uno de sus discursos, adultera los hechos e inventa cualquier barbaridad, como lo hizo ahora con esa bazofia de la preprosperidad. Por favor, señor, respete usted al pueblo venezolano, tenga un poquito de sensatez y comedimiento. Voy a empezar a creer que el profesor Héctor Navarro, exministro de Chávez y compañero suyo de partido, tenía razón cuando dijo que, en su caso, señor inquilino de Miraflores, existe una distancia infinita entre su lengua y su cerebro. Demuestre que no es así. Cierre su boca y dedíquele más tiempo a solucionar los inmensos y numerosísimos problemas hoy enseñoreados en todos los espacios de la geografía nacional. Recuerde que gobernar es crear riqueza y trabajo. Gobernar no es hablar paja, como usted parece creer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1888 veces.



Sigfrido Lanz Delgado


Visite el perfil de Sigfrido Lanz Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a283283.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO