Muerte de terrorista es alivio para el pueblo

El lenguaje ideal para expresar alivio por la muerte de un terrorista es materia de una discusión menos importante porque una mala palabra no mata a nadie pero la bomba de un terrorista mata a muchos. Más claro no canta un gallo.

Cuando muere un terrorista, el pueblo no celebra la muerte específicamente, sino la buena noticia de que el criminal ya no podrá seguir matando, es decir, la población valora positivamete que deje de existir una fuente de violencia que causaba la destrucción de vidas humanas. En este razonamiento universal de autoconservación y legítima defensa contra el terrorismo, yo me anoto sin puritanismo fingido, ni caer en trampas o manipulaciones mediáticas.

Terrorista es todo aquel que usa violencia capaz de matar personas con la finalidad de imponer su interés político, así lo define en térmimos generales la doctrina jurídica internacional.

Ratifico mi propuesta constituyente contra el terrorismo: Ver video en TV, Dr. Jesús Silva, contra el delito de protestas violentas que terminan en terrorismo - https://youtu.be/_3ZcbpjayQQ

La historia universal refleja que la muerte de un terrorista ha favorecido la supervivencia de millones de mujeres y hombres pacíficos. Por esto, la humanidad siente alivio, o sea, se quita un dolor de encima, cuando muere un terrorista. Dicho de otro modo, siendo el terrorista un destructor de vidas humanas, su fallecimiento es una buena noticia para la supervivencia de la sociedad en general que se ha visto amenazada y golpeada por actos de terrorismo.

Desde el poder del Estado alemán, Hitler fue un terrorista que produjo la muerte cinco millones de judíos y más de veinte millones de rusos (tristemente el cine no ha mostrado al mundo el genocidio contra los soviéticos). La muerte de Hitler (presunto suicidio) trajo sosiego al planeta entero que fue azotado por la segunda guerra mundial.

Osama Bin Laden, presunto autor intelectual del acto terrorista que mató a miles de personas en las Torres Gemelas (Twin Towers) de Nueva York en 2001, fue asesinado mediante una operación militar coordinada por el Gobierno de EEUU. Al respecto el entonces Presidente Barack Obama dijo que era una buena noticia el final de Bin Laden. Se ha hecho justicia, agregó. Millones de estadounidonses manifestaron satisfacción por la eliminación de este personaje árabe.

Hay más casos...

En Venezuela Óscar Pérez hizo todos los actos que identifican a un terrorista, usó un helicóptero para bombardear edificios públicos, incluyendo un preescolar; asaltó instalaciones militares, sometió a soldados y robó armas de guerra para cometer futuras masacres.

Pérez se convirtió en protagonista de una película de terrorismo pero desarrollada en la vida real, fue un factor de propaganda masiva a favor del odio político entre hijos de una misma tierra, y se ensañó incitando al odio sobre contra millones de chavistas. Nada justifica sus terribles delitos, al punto de que dirigentes de la MUD lo delataron para que fuera capturado.

Sin embargo ya rodeado en su escondite en El Junquito, este individuo delincuente, y su banda de asesinos, prefirieron disparar plomo y matar a varias autoridades durante horas de enfrentamiento. Su final fue el de todo aquel que comete violencia terrorista, se alza en armas contra la Constitución y usa balas para resistirse al arresto.

La ausencia del terrorista es un alivio para millones de venezolanos que tenemos derecho a vivir y a ser chavistas sin que nos que maten, ni nos pongan barricadas, ni nos apliquen terrorismo guarimbero por 4 meses, ni nos amenacen por pensar como nos da la gana.

No obstante siempre habrá una minoría ciega de odio (muy ruidosa en redes sociales), a causa de tanta propaganda de guerra, creyendo que un asesino a sueldo o mercenario puede ser un héroe de la patria. Intetarán convertir a víctimas en victimarios, buscarán invertir la lógica de los hechos para imponer su versión. Contra las mentiras y por la paz, la lucha por la paz es larga pero necesaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4326 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: