Dejan preso a un revolucionario pero liberan a un delincuente

Infame  justicia venezolana. Corrían las últimas horas del mes de julio y todos nos enterábamos de dos perversas decisiones tribunalicias. Una del Tribunal Supremo de Justicia de manos de su Presidenta, Luisa Estela Morales, negando el Recurso de Amparo Constitucional en contra del Cacique Sabino Romero. Recurso el cual debió haberse decidido en solo tres días como lo señalan las leyes de la república, pero debieron pasar más de ciento cincuenta días para al fin, obtener respuesta.

     Nuestros magistrados encabezados por su Presidenta, quien tuvo en sus manos la decisión de la ponencia, junto al Vicepresidente del máximo órgano, Francisco Antonio Carrasquero López, hombre de origen indígena (Wayuu) de las tribus del estado Zulia, declararon inadmisible la solicitud de enviar este juicio a la jurisdicción indígena.

     Para esto contaron con el apoyo de la mayoría de sus magistrados, Jesús Eduardo Cabrera Romero, Marco Tulio Dugarte Padrón,  Carmen Zuleta de Merchan, Arcadio de Jesús Delgado Rosales, José Leonardo Requena Cabello. Magistrados  con sueldos superiores a los 35.000 bolívares mensuales, aparte de escoltas, vehículos blindados, asistentes y demás beneficios que los convierten en los intocables de la justicia venezolana.

     Solo uno se opuso a tamaña aberración jurídica, el Magistrado PEDRO RAFAEL RONDÓN HAAZ, colocado en la decisión del TSJ como DISIDENTE. Se opuso porque considera que la demanda de amparo constitucional si es admisible.

     Mientras se daba esta decisión muy propia de la cuarta republica, dejando encarcelado y abierta la aprobación de enjuiciar al Cacique Romero Izarra y sus compañeros, otro tribunal, esta vez el 14° de Juicio del Área Metropolitana de Caracas dicto sentencia ABSOLUTORIA A FAVOR DEL GENERAL VICTOR CRUZ WEFFER, tribunal que sin nada de vergüenza desestimo las acusaciones por los delitos de OCULTAMIENTO DE INFORMACION EN DECLARACION JURADA DE PATRIMONIO Y ENRIQUECIMIENTO ILICITO.

     Este tribunal omitió importantes elementos en la argumentación viciada que opto para su decisión.

         Y esto sucedió aun cuando en el informe final de auditoría 
realizado por la Contraloría General de la República, el ex presidente del Fondo de Desarrollo Urbano (Fondur) omitió declarar cuatro cuentas 
bancarias así como un inmueble ubicado en la población de Tucacas, estado Falcón. 
             Asimismo, el militar retirado obtuvo en el período abril 2000 y junio de 2003, ingresos que no pudo justificar superiores a los más de 1.071.068.432 bolívares de la 
denominación anterior, es decir, 1.007.068 bolívares fuertes.

     Que rápida es la justicia venezolana para agredir la libertad del inocente indígena Sabino Romero, pero que veloz, cuando deja en libertad a los poderosos, a los de sangre azul, a un ex General de la República.

     Sabino no tiene poder político, económico ni militar, no posee bienes de fortuna, es más, tampoco cuenta con dinero para contratar bufetes, vive en una choza, no tiene contactos políticos, menos toma whiskies ni va a grandes comilonas, tampoco asiste a los majestuosos bailes con los Melódicos en los pulidos salones del Circulo Militar.

     Sabino vive en las montañas de la Sierra de Perija, anda descalzo, caza y pesca con arco y flecha para dar comida a su perseguida comunidad y escucha Alo Presidente desde un viejo radio AM de pilas desgastadas.

     Sabino no usa grandes trajes como los estrenados a diario por los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, NI ANDA EN CARROS BLINDADOS CON ESCOLTAS, menos gana los exagerados miles de bolívares en sueldos acomodados de quienes quieren dar moral de ética y principios a toda la nación.

     Sabino come en una taza de barro lavada con agua marrón de un rio, nunca plancha su ropa y usa sombrero de cogollo, lleva terciada en su pecho la Bandera Nacional, símbolo de los aguerridos Caciques de la Sierra de Perija. Y no asiste a los hipócritas actos del Panteón Nacional, ni llora al lado de falsos Ministros, menos de los trajeados con uniformes de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, quienes hoy quieren portarlo para intentar demostrarle al Presidente Chávez que sienten más a Simón Bolívar, que él.

       Estas dos decisiones infames y miserables como muchas que salen a diario de aquellos acomodados BUFETES, son tan iguales a la decisión que le metieron al país señalando que nunca hubo un golpe de estado contra el Presidente Hugo Chávez.

      Bueno que pueden saber los Magistrados de la República de Ciencias Políticas, si las Facultades de Derecho son los emporios del cinismo y la tramposería nacional hecha ley.

     Bueno, ya entramos al mes de agosto, el otro habrán elecciones.

     ¡Libertad para los Caciques de la Sierra de Perija y del estudiante de la UBV Williams Sanguino!

     venezuela01@gmail.com

     Para: www.aporrea.org

     01 de agosto de 2010



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3685 veces.



Miguel A. Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor