Próxima fase de la guerra: Estimular el miedo, la angustia y el odio

No hay peor ciego que el que no quiere ver, dice el refranero. Pero también podría estar sordo y, lo más probable, mudo, ante tantas evidencias nada despreciables, para tratar de defenestrar al Gobierno Revolucionario de Venezuela, cuya terquedad de mantenerse a flote, preocupa considerablemente a nuestros seculares enemigos.

Puesto que las sanciones y los bloqueos; la apropiación ilegal de los activos en diferentes instituciones; el chantaje y las amenazas abiertas de invasión; las groseras manipulaciones sobre las vacunas y los planes de vacunación; los falsos positivos, etc., no han dado los resultados esperados, nuestros adversarios han pasado a otra fase, mucho más peligrosa y efectiva, me refiero a la manipulación de las emociones, básicamente estimular el miedo, generar angustia y desasosiego, así como la generación de odios viscerales, infundados y con una carga destructiva inmensa.

La puesta en marcha de equipos de trabajo bien entrenados en el manejo de algunas poderosas herramientas de manipulación como: facebook (propietaria de whatsapp e instagram), twitter, google (propietaria de youtube), refleja el gran desespero que los ha invadido en este mes de abril.

Desde el punto de vista geo-político, las próximas elecciones de diciembre aquí en Venezuela; la tremenda inestabilidad política y social en Colombia, con elecciones a la vuelta de la esquina; la debacle total en Brasil y la gran posibilidad que Luiz Lula da Silva sea candidato presidencial, representan serias interrogantes para los enemigos de nuestro país y de cualquier proceso de autodeterminación de los pueblos. Es por ello, que el gobierno norteamericano hará todo lo posible e imposible para que el cerco de los países vecinos sobre Venezuela no ceda ni un ápice.

El conocimiento de los expertos de como manipular el lenguaje para usar palabras, giros del idioma, cuartos y medias verdades, fuera de contextos, banalización, satanización, descalificación, opiniones tendenciosas, puntos de vista capciosos, etc., permite, junto con las herramientas adecuadas, estimular aquellos centros cerebrales de origen reptiliano, donde se asientan las emociones primitivas y las reacciones automáticas sin control de la razón, sin análisis de consecuencias y sin pensamiento crítico. Esto explicaría la irracionalidad de algunas posiciones políticas, donde no cuenta la relación familiar ni de amistad, absolutamente nada, solo odio y rechazo.

El objetivo de estas técnicas complejas sobre la conducta y las emociones humanas, es convertir a las personas que adversan una posición política en fieros enemigos, intolerantes y agresivos, quienes tienen poca capacidad para discernir y abrir un debate civilizado, al creerse depositarios infalibles de la verdad política. Están blindados y ciegos ante la razón, sin importar de donde venga. Es un concentrado explosivo de posiciones totalmente irreflexivas, prácticamente convertidos en fanáticos.

En esta desigual y artera guerra, el Gobierno Bolivariano debe seriamente considerar usar esas mismas armas, pero apuntando hacia la verdad, con la facilidad de verificar y validar los hechos, para que el grueso de la población identificada con el Proceso Revolucionario, tenga armas poderosas y aprenda a desmontar esta guerra mediática, la cual echa mano a granel de la inteligencia artificial.

Finalmente, hay que insistirle a nuestros enemigos, que se van a estrellar por completo en su afanoso intento de generar esos nefastos efectos sobre nuestras emociones y nuestros miedos. Además, debe quedarles muy claro que jamás dejaremos de Resistir y que No Pasarán! tampoco.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 732 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: