A poner las barbas en remojo

El anticomunismo: un antiguo y peligroso prejuicio

Si en algún lugar el anticomunismo es una percepción del mundo desfasado de la realidad, es en nuestro país. Desde nuestros orígenes nuestros pensadores se nutrieron de las ideas que hicieron posible la Revolución Francesa, consideradas subversivas para la época. Hasta en la gramática, Andrés Bello fue un ejemplo de innovación y transformación de lo establecido. Ni hablar de Simón Rodríguez, a quien los godos caraqueños veían como enemigo de sus rancios privilegios. Y qué decir de Manuela, mujer cuyo carácter revolucionario da vértigo incluso vista después de dos siglos.

Toda nuestra historia está influida por la revolución de las ideas que trajo el comienzo de la industrialización y las luchas obreras del siglo XIX. Y esto fue así en todas las esferas de la sociedad, desde la misma fundación de nuestra nacionalidad que para constituirse debió barrer con todos los prejuicios raciales y de clase. Humboldt y Bonpland dan testimonio de ello en sus extraordinarios escritos. Incluso Ezequiel Zamora fue impactado en su pensamiento por el socialismo utópico, una de las razones de fondo por la cual fue ultimado bajo traición. Cuando Carlos Marx escribió el Manifiesto Comunista, el fantasma que recorría el mundo también tocó nuestras puertas.

No se podría hablar del siglo XX en nuestro país, sin hablar del papel de las ideas comunistas y del Partido Comunista de Venezuela. Figuras ilustres de la historia contemporánea provienen de sus filas. A los miembros de Acción Democrática los llamaban “adecos” por decirles AD-comunistas. Un insigne luchador como Pío Tamayo, inspirador de una generación de luchadores antigomecistas, fue pionero del marxismo en Venezuela. El gobierno de Isaías Medina Angarita, uno de los gobiernos más democráticos de nuestra historia, se caracterizó no sólo por el respeto a los comunistas sino por contar con su apoyo.

Y el 23 de enero de 1958, el movimiento cívico-militar que derrocó a la dictadura de Marcos Pérez Jíménez, no hubiera sido posible de no haber habido miles de comunistas dispuestos a perder la vida y a ser torturados por la tenebrosa Seguridad Nacional de esa época. Más adelante el famoso pacto de Punto Fijo decidió, bajo banderas anticomunistas y pitiyanquis, silenciar con su plomo a los mismos hombres y mujeres que habían luchado contra aquella dictadura y gracias a quienes sus firmantes se hicieron del poder.


El anticomunismo: un invento made in USA

Años atrás este esquema había sido usado igualmente en las relaciones internacionales luego de la II Guerra Mundial por parte de las potencias económicas de ese momento. Gracias al heroísmo y la grandeza de la Unión Soviética, cabeza en aquel momento del socialismo en el mundo, EEUU y Europa pudieron liberarse del fascismo e iniciar una carrera hacia el dominio en sus esferas de influencia. La URSS, considerada una aliada por ellos durante seis años, pasó a ser el más fiero enemigo y la guerra fría se desató con la explosión de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki.

El anticomunismo comenzó a ser ensalzado, estimulado y desarrollado en todas sus facetas por el macarthysmo en Estados Unidos, hasta el punto que se llevó a la silla eléctrica y a la cárcel a gente inocente y se persiguió incluso a personalidades como Albert Einsten y Charles Chaplin. Dos Pablo, Neruda y Picasso, comunistas confesos, que hicieron rodar por el mundo la poesía y la plástica pasaron a estar en la lista de los censurados.

Es tan pobre el anticomunismo, refleja tan crasa ignorancia, que no valdría la pena hablar de él si no fuera porque ese fósil del debate ideológico está siendo utilizado a cada instante por los voceros del antichavismo a falta de verdaderas banderas y en particular en esta campaña electoral por parte de los partidarios de Rosales, quienes llegan a justificar la masacre de Yumare y Cantaura por parte del Estado venezolano porque estaban en guerra, lo cual es falso completamente. La guerrilla ya estaba derrotada para ese momento. En realidad lo que inspiró ese tipo de masacres en nuestro continente, así como fue en España y en Alemania, es el odio contra lo que ellos consideran comunismo.

¿Qué hubiera sido de la humanidad, y de Europa en particular, sin los 25 millones de soviéticos inmolados en la II Guerra Mundial, muchos de ellos en batallas cuerpo a cuerpo, luchando contra el ejército nazi? Fue precisamente el anticomunismo el que sembró de odio a los fascistas contra todo lo que oliera a ideas democráticas y justicia social. Cualquier persona era sospechosa de ser comunista, perseguida y llevada a los campos de concentración nazi.

¿Y en América Latina? Bueno, es como para hacer un minuto de silencio por los millones de personas asesinadas, torturadas y desaparecidas, producto de una de las campañas más atroces que se conozca en el continente de lavado cerebral: el anticomunismo. Fue esta cruzada antidemocrática la que derrocó por la fuerza gobiernos electos por el pueblo como el de Jacobo Arbenz en Guatemala, Cheddy Jagan en Guyana, Salvador Allende en Chile por decir los más emblemáticos. Y los que no murieron, fueron condenados en las décadas de los 60’ 70’ y 80’ en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia a las cárceles y al destierro para no caer bajo la bota militar de las dictaduras fascistas que se establecieron. Fue gracias a ella que se justificó la invasión del ejército norteamericano en Panamá y Grenada, alentó el terrorismo de Estado contra gobiernos electos democráticamente como el de Nicaragua y el gobierno de la cuarta república ayudó a financiar los escuadrones de la muerte de El Salvador, convirtiendo en víctimas a cientos de miles de salvadoreños, representados simbólicamente por monseñor Arnulfo Romero, acribillado mientras oficiaba misa, los sacerdotes jesuitas asesinados a sangre fría en su propia casa y las monjas violadas y descuartizadas mientras cumplían una misión humanitaria.

clarac8@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7108 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: