El mundo si esta al revés

¿Hacia dónde vamos?


Desde hace muchos años cito en algunos escritos la controvertida expresión de ese Gran escritor que fue, es y será el uruguayo Eduardo Galeano en su libro “Patas Arribas, la escuela del mundo al revés”. El comandante eterno también llegó a citarlo en diversas oportunidades, y es que este enunciado que aparece magistralmente escrita por este pensador de la vida en el prólogo de su libro, dice:

“Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana. Al fin del milenio, el mundo al revés está a la vista: es el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies”.

Me fascina este preámbulo del libro, porque se expone magistralmente la realidad cotidiana, lo bueno y lo malo, lo que realmente sucede en “este mundo absurdo que no sabe a dónde va” y casi nunca nos detenemos a pensar lo complicado de la vida en estos tiempos donde la gente no quiere tomar conciencia –aunque la tiene- de la realidad a la que nos ha llevado el capitalismo neoliberal haciendo las cosas contra la humanidad, guerra en vez de paz, socializar las medicinas contra las epidemias o pandemias como lo hace Cuba sin usura. La humanidad está viviendo cosas horrendas, pareciera apocalíptico, el mundo no puede estar “peor” de lo que ya está. El egoísmo es lo que prevalece en los hombres que hoy gobiernan y/o dirigen algunas naciones

La maldad y la ambición de los imperios históricamente siempre ha sido hacer ver al bueno como el malo y a ellos como los compasivos -los gringos, como los buenos-. Ellos están claros que esto es un problema de supervivencia en cualquier momento histórico de la humanidad y nada más. Inclusive, los imperios han mal interpretado para su conveniencia y beneficio la teoría evolutiva de Darwin, porque desde entonces, los poderosos, los supremos, han hecho creer que los únicos que tienen oportunidad de sobrevivir son ellos, como los más aptos, como si Darwin no se había referido a las bestias y animales. El imperio estadounidense ha satanizado el Darwinismo con su peor cinismo, decir que hacen la guerra en nombre de la paz, muerte en vez de secundar la vida, generar violencia en vez de tranquilidad, levantando una antorcha estatuaria mientras incendian naciones, robándole cincuenta estrellas al cielo planetario para una bandera que venden como símbolo de la libertad, un mundo al revés con este imperio lleno de atrocidad.

Se hace imperativo hacer un esfuerzo descomunal en muchas naciones, pueblos, sociedades… formar hombres y mujeres probos que ocupen puestos decisorios, que esta formación se inicie desde el hogar, con doctrinas socialistas, adicionalmente hacer esfuerzos por escoger personas con fundamentos sensibles en su humanidad para muchos cargos, personas que sean capaces de transmitir valores humanos a sus semejantes y no haya necesidad de castigar a la mayoría de la sociedad sino, una minoría. Si los gobiernos y los estados, dedicaran parte de sus presupuestos bélicos a la educación “humana”, a la cultura colectiva y no individual como suele suceder en el capitalismo que pregona que todos tienen la misma oportunidad pero claro está, no dicen que sin los mismos recursos, a los valores humanos que fueron cambiados por los bienes majestuosos del materialismo. Hoy día nos hemos acostumbrado a los beneficios tecnológicos, a las comodidades de nuestros espacios, al confort que nos ha generado el descubrimiento de los productos y subproductos del petróleo a costa de una barbarie ambiental y al excedente material por artículos y productos con obsolescencia programada que nos va a acabar a todos porque la materia prima sabemos que es finita en el plantea, no es renovable y la población ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas desde la revolución industrial.

Ellos, los imperios, quieren seguir siendo los poderosos y los otros, los débiles que ellos deben asesinar y acabar.

No me sorprende lo que está pasando ni lo que pueda pasar más adelante, ya lo sé, pero ¿Qué pensará la mayoría de la humanidad en estos momentos de tanta convulsión? ¿Qué haremos para revertir este mundo al revés? ¿Seremos capaces espiritual y psicológicamente de sacar fuerzas que contrarresten la ley de los imperios? Solo son alrededor de 600 los multimillonarios y alrededor de 200 presidentes, mandatarios, monarcas, dictadores en el mundo, nosotros somos 7.350 millones de seres humanos en el planeta ¿Qué nos falta, que esperamos para voltear el mundo?

Las repuestas para darle vuelta al rumbo que lleva la humanidad son de todos, o por lo menos… de las mayorías.

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1247 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221714.htmlCd0NV CAC = Y co = US