Al estilo Chávez

Cuando el Comandante Chávez enfrentó las crisis y conspiraciones que lo acecharon durante su gobierno, siempre apeló el protagonismo popular para derrotar la conjura reaccionaria. En la frase "solo el pueblo salva al pueblo" resumía el eje doctrinario de la V República, señalando al Poder Popular como sujeto fundamental del proceso constituyente de la nueva sociedad democrática, participativa y protagónica en construcción. Identificó al burocratismo y la corrupción como dos manifestaciones de la enfermedad terminal del Estado burgués heredado de la IV República, que solo podría superarse con una cirugía radical. A este propósito no ha contribuido la opacidad de la administración pública ni las barreras kafkianas que impiden a los ciudadanos evaluar las políticas y acciones gubernamentales.

La ley del Infogobierno destinada a "garantizar que la inversión pública se realice de manera transparente y eficiente, en beneficio de los intereses de la sociedad y que las actividades del sector, privado no afecten los intereses colectivos o sociales", no termina de ser implementada y todos los esfuerzos que se han hecho en esa dirección no terminan de cuajar. La ley Orgánica de Contraloría Social decretada en el 2012 aún no ha sido reglamentada ni se han creado los mecanismos para su aplicación. Pareciera que todas las iniciativas impulsadas por el Presidente Chávez para intentar hacer transparente la administración pública, a fin de que el pueblo pudiese ejercer su vigilancia y control, terminan en las fauces voraces del burocratismo.

La corrupción, al crear ineficiencia y desmoralización está debilitando el piso ético y la credibilidad del discurso político revolucionario. El soborno ablanda los controles con un impacto económico y social considerable afectando las condiciones de vida y de trabajo de las mayorías, especialmente de los más pobres. Incide notablemente en la calidad y costos de los bienes y servicios impactando a la economía en su conjunto. Solo un Poder Popular no tutelado desde la burocracia estatal, que haga contraloría social efectiva articulado con el Poder Ciudadano y los medios alternativos, tendría la fuerza telúrica para cambiar las cosas. Eso sería posible con un golpe de timón al estilo Chávez.

gamarquez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1208 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209672.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO