El disfraz de izquierda y campaña contra Maduro

Ahora, la otra jugada táctica que se articula con la guerra económica contra el Pueblo, es darse en llamar "de izquierda", decir que se es "socialista" y explotar la crítica, cual purista, de que el Presidente Nicolás Maduro no es socialista, ni es como el Comandante Chávez, ergo, todo su gabinete y Diosdado Cabello, tampoco son socialistas, según la conseja que han difundido en todo espacio y medio posibles.

Por otra parte, se ha profundizado la guerra económica que golpea al Pueblo, planificada y estrictamente programada por la "parasitaria burguesía" (perdonen la redundancia), que controla las tres (3) grandes cadenas de producción, distribución y comercialización en Venezuela, con mucho éxito, para Fedecámaras-Venamcham, cártel que los agrupa.

El Objetivo es derrocar al Presidente, el obrero Nicolás Maduro. Y el detonante consiste en irritar a la población, haciendo escasear lo cotidiano: papel toillete, café, leche, jabón de baño, detergente en polvo, respuestos para automóviles, pañales, desodorante, harina pan y medicinas, entre otros.

Pero, mediáticamente y en los rumores de pasillo, se ha banalizado esta tramoya conspirativa, resolviéndola conque hay corrupción, pero quienes la aluden, no le ponen nombre y apellido, porque el efecto contra el gobierno, es más efectivo, al convertirlo en receptor de todas las culpas y miserias.

Ellos, ni esperarán a las elecciones parlamentarias del 2015, ni confían en ganar, a menos que haya una gran conmoción social, de la que puedan aprovecharse, incluso, si fracasara el Golpe de Estado contra el Presidente Nicolás Maduro, porque cuentan aún con dos fortalezas: el gobierno de EEUU y las universidades que se nuclean en AVERU.

Ahora bien, toda mentira, para poder engañar debe tener "verosimilitud" y para hacer que parezca verdad, debe tomar como premisas hechos generales, que puedan ser versionados o presentados como tal, pero, sobre todo, que toquen a la mayoría, la agredan, la laceren y la desmoralicen, sobre la base de la emotividad, es decir, de la "irracionalidad" que conlleve gradualmente, de la molestia a la rabia, de allí a la irritación, hasta pasar a la arrechera, ciega e incontrolada, para con ésta, hacer que en colectivo, las masas reaccionen con otra irracionalidad, contra el objetivo previamente señalado como el objetivo a atacar o agredir y hasta liquidar, que en este caso es el Presidente Nicolás Maduro, cabeza del gobierno y líder más representativo del "chavismo", como expresión concreta de la revolución bolivariana, socialista y chavista. Junto con el Presidente Nicolás Maduro, vienen contra todos los líderes y activistas del chavismo, de cualquier rincón del planeta, excepto los licántropos.

Este experimento ya es repetido. Fue excelente en su aplicación en Chile, con la conspiración dirigida por la CIA en Chile, en una articulación previa silenciosa de: burguesía criolla, universidades y una pequeña camarilla de militares. El error de la revolución chilena fue que las arengas y advertencias de Salvador Allende en las masas quedaron en eso: denuncia y advertencia. Allá el Desabastecimiento Programado del sector privado contra el Pueblo fue paróxico. Pero, al día siguiente de asesinar a Allende, los anaqueles se llenaron de productos, que hoy disfrutan solo la burguesía y su llamada clase media que les media la explotación.

Así, llegado el día, esa minoría, la burguesía, los académicos de la derecha y una camarilla de militares, bajo el mando de su hombre de confianza, Augusto Pinochet, tomaron el gobierno, a sangre y fuego, muriendo Salvador Allende y los más representativos líderes de esa revolución fallida. Sus universidades, al día siguiente montaron y proveyeron todas las condiciones y personal capacitado, para la imposición del Estado Neoliberal, bajo la dictadura más gorilista del siglo XX.

Todavía hoy, sobrevive y gobierna bajo sombra, ese pinochetismo al servicio de la burguesía y del gobierno de EEUU, bajo máscaras de concertación y pseudosocialismo, que encubren o disimulan esa dictadura disfrazada de democracia. Hoy, el Pueblo chileno, su clase trabajadora y obrera, es más pobre y vive en ghettos, sin acceso a los productos gracias a la pobreza, como sucedía en la Venezuela gobernada por COPEI y AD.

También hoy, en Venezuela estamos seguros de que la revolución ha avanzado muchísimo, el Pueblo está más maduro, pero no está ideologizado. Hoy, todavía las universidades están al servicio del Estado burgués y son cuarteles de la derecha, que controla directamente la Embajada de EEUU en Venezuela. De estas universidades, no solo sale la logística, sino que es el caldo de cultivo para formar eso que dan en llamar la "clase media", gracias a la política de inclusión y acceso a las universidades que comenzó con el Presidente Nicolás Maduro. Aún seguimos engatillados y sin rumbo respecto de las universidades, amén de que todavía subestimamos la capacidad de fuego de esos cuarteles de invierno.

Así es que la fórmula que al gobierno de EEUU y a la derecha criolla le resultaría, es lograr la fractura de las bases del chavismo. Por eso, alientan los enfrentamientos fratricidas, alimentan egos y promueven la competencia entre quiénes son más chavistas que Nicolás Maduro y más socialistas puros que nadie.

La derecha va a echar una vaina cuando menos lo esperemos, porque aún con toda su labor de sapa, sus quintacolumna y todos sus caballos de Troya en las diversas instancias del gobierno y de los partidos de la revolución, se ha preservado la unidad, a la que le están dando con todo y van a agudizar sus ataques.

Con dos años de gobierno revolucionarios, el Presidente Nicolás Maduro, no ha tenido un solo día sin que no le hayan dado con todo desde la oposición, ayudados por unos cuantos que le hacen el celestinaje a la derecha, con la camisita roja, abriendo fisura y ayudando a engatillar al gobierno, en áreas, aspectos y decisiones, que no terminan de darse, como ganando tiempo a que caiga el Presidente Nicolás Maduro.

Mientras tanto, la derecha motolita y peligrosa, que gobernó como la guanábana al servicio del estado burgués y contra el Pueblo, contra su "Juan Bimba" en la IV República, mientras se autodenomina de izquierda, anda en un alto "conspire", sin la histeria sodomita y loca de la extrema derecha auri-naranja, que también anda en lo suyo, las guarimbas con la AVERU. Pero, llegada la hora, todos ellos se juntarán, para un solo fin: la restauración de la IV República.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1873 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a199188.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO