Alerta: el golpe es económico

Voy a ser muy claro y enfático en lo que voy a afirmar a continuación, me perdona quien le moleste, pero la gravedad del momento no me permite andar con muchas sutilezas: o resolvemos la situación económica del país o a este gobierno lo tumban en poco tiempo. ¿Cuanto es poco tiempo? Es algo relativo, un año, dos años, pero lo cierto es que de no resolverse el tema económico, en el mejor de los casos nos sacan mediante referéndum dentro de tres años.

Cualquiera que ande en la calle sabe que no miento, en todos lados, gente de todas las tendencias, se queja de los precios de los productos.

La estrategia del gran capital contra nuestro país es clara: destruir nuestra economía para que el pueblo se torne contra el gobierno.

Es mejor advertir esto ahora para evitar males posteriores que quedarse callado y que luego ocurra lo que nadie desea.

Si hemos aguantado es gracias a las políticas sociales del gobierno revolucionario que hacen llevadera la situación, pero aun así, si la inflación continua creciendo esto se tornaría insoportable: es fundamental y necesario detener la inflación y desarrollar la producción nacional para abaratar los precios.

- Receta clásica del pentágono

La estrategia de destruir la economía de un país no es algo nuevo. Por el contrario, se trata de una receta clásica del Pentágono contra gobiernos que se declaran en rebeldía ante sus miserables políticas imperialistas. Lo hicieron en Centroamérica durante las revoluciones del siglo XX al igual que lo hicieron en Chile durante el gobierno de Salvador Allende.

Se trata de la misma formula: el gran capital bombardea desde afuera destruyendo la economía nacional, mientras sectores de la burguesía acaparan productos generando escasez que a su vez genera mas inflación.

Todo esto es públicamente conocido en la actualidad, documentos publicos del senado Chile y de instancias gubernamentales y académicas del propio gobierno de los Estados Unidos confirman la existencia de tales estrategias.

El resultado de esto es efectivo: por un lado genera un profundo malestar en la población que la convierte presa fácil a cualquier incitación política dirigida a un estallido social. Pero es además, confunde y merma la moral de quienes apoyan al gobierno restándole capacidad de respuesta.

- Burguesía venezolana: apátrida e incapaz

La miserable burguesía nacional es la principal responsable de esta situación.

En Venezuela tuvimos la mala suerte contar con una burguesía apatrida e inútil, a diferencia de países cercanos como Brasil o Argentina. Mientras allá, este sector soñaba con ver a su país convertido en potencia, aquí en Venezuela, lamentablemente, se desarrolló un empresariado parasito, servil a los designios de intereses económicos extranjeros. De esta forma, las familias económicamente más poderosas en nuestro país se dedicaron a comprar franquicias extranjeras, importar todos los productos manufacturados, e invertir solamente en áreas como bienes y servicios, es decir: nada que generara desarrollo real para nuestra economía, nada!. No existe en Venezuela recuerdo en ninguna época de algún consorcio privado nacional que instalara empresas nacionales para producir productos manufacturados de ningún tipo, ni automóviles, ni televisores, ni siquiera triciclos o radiecitos de bolsillo. ¿Por qué familias como los Cisneros, los Zuloaga, los Capriles, los Machado o los Boulton jamás instalaron empresas venezolanas de fabricación de manufactura de nada? Respuesta: sencillamente porque no les dio la gana, porque capital para eso siempre han tenido y siguen teniendo pero su prioridad nunca ha sido convertir a Venezuela en país desarrollado, por el contrario, no deseaban ni desean contravenir los intereses de sus socios y jefes del gran capital transnacional.

Lo mismo pasó en el ámbito agrario, sector en el que una gran clase terrateniente se dedicó durante décadas a mantener tierras ociosas en todo el país, sin la menor intención de producir nada. Ahí están las estadísticas: Venezuela siempre ha importado la mayor parte de los alimentos.


Ahora se llenan la boca diciendo que este Gobierno “destruyó el aparato productivo” de la nación, como si alguna vez ellos hubieran intentado producir algo.

- ¿Que está haciendo Indepabis?

Pero otro punto del problema es la cadena de distribución y venta, todos inmersos en este momento en una gran andanada especulativa que aumenta los precios de todo sin ninguna justificación. Cito dos casos: los huevos y las motos chinas.

Los huevos han subido enormemente de precio a raíz del ajuste cambiario, casi el doble de precio. uno se pregunta ¿hay algo que realmente justifique el aumento de un producto como el huevo? ¿acaso usan fertilizantes importados para las gallinas? ¿acaso las gallinas cobran en dólares?

Las motos chinas. Y hago la diferencia con las japonesas porque nosotros tenemos convenio económico con China, de manera que si una moto japonesa sube de precio se entiendo un poco por algunos factores, pero usted va importar una moto china al detal y le dicen que no porque aquí hay empresas a las que se le están asignando dólares para eso, luego vas al concesionario de motos chinas y cada mes suben mil o dos mil bolívares y te dicen que es por el "dólar" ¿porque? ¿acaso no le asignan dólares de Cadivi para eso? ¿acaso no tenemos un convenio con China?

En caso como los dos anteriores y muchos otros uno se pregunta ¿donde está Indepabis? ¿porque no se ataca el tema especulativo? Es necesario dar respuesta en este sentido al pueblo.

- Seguimiento a las políticas de desarrollo

Mientras para algunos el problema está en el precio del dólar, la realidad es que el problema está en que aun no hemos logrado desarrollar la soberanía alimentaría e industrial.

Ojo, en el marco del proceso revolucionario hemos tenido un notorio avance en el campo de la manufactura, Venezuela en este momento produce artículos como automóviles, celulares o tractores. Tal cosa era impensable hace tan solo 20 años. Todas estas políticas de desarrollo además han caminado de la mano con la acertada política de transferencia tecnológica, impulsada únicamente por este gobierno en toda la historia de nuestro país.

Pero lamentablemente la falta de seguimiento a muchas políticas de desarrollo dejaron en el camino iniciativas importantes. Esta falla fue admitida por el propio Comandante Chávez luego de su victoria del 7 de Octubre. Misión Che Guevara, Misión Vuelvan Caras o el impulso a las Cooperativas han sido algunas de las políticas gubernamentales dirigidas a nuestro desarrollo industrial, que por falta de seguimiento adecuado quedaron en el recuerdo.

El problema es que antes si cometíamos un error estaba el mega-liderazgo del Comandante que garantizaba el apoyo del pueblo, en este momento no tenemos esa ventaja, de manera que solo nos queda la eficiencia máxima.

Es necesario un plan de emergencia en materia productiva que en poco tiempo pueda garantizar la soberanía alimentaría y también, de manera progresiva la soberanía industrial. Eso es posible y mas a luz de lo que representa para Venezuela el MERCOSUR. Sabemos que el alto gobierno está trabajando en eso y también sabemos que tenemos gente capaz, que trabajando conjuntamente el Gobierno, con el poder popular, el ámbito académico revolucionario y el sector obrero es posible contrarrestar esta arremetida del gran capital trasnacional contra nuestro país, no escatimemos esfuerzos, el futuro de la patria depende de ello.

el_iniciado@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2079 veces.



Ronald Muñoz

Comunicador y escritor.

 el_iniciado@yahoo.com      @ronaldmcaracas

Visite el perfil de Ronald Muñoz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a165593.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO