Elecciones MUD: ¿Fortalecimiento de la Revolución Bolivariana....?

Tratando de ver más allá de las banalidades que evidenciaron la ambición de poder durante la campaña electoral de los compatriotas oposicionistas, los no menos extraños movimientos de un proceso plagado de contradicciones y triquiñuelas, ratificados con los resultados de unas elecciones primarias que patentizan su creencia en la supremacía de lo económico sobre lo humano, consideramos necesario reflexionar acerca de los efectos que tamañas torpezas causan sobre la conciencia política del pueblo venezolano, sin distingo de la ideología, credo o posición social.

Para ello recurriremos al método de la toxicología como “la ciencia que estudia los efectos adversos de las sustancias y productos químicos sobre los organismos vivos”1, adecuándonos mentalmente para comprender por analogía simple cómo las susodichas elecciones primarias contribuyen al fortalecimiento de la Revolución Bolivariana, no sólo por la demostración de los errores tácticos y verdades ocultas tras la estrategia de la cúpula oposicionista, sino al destacar adversamente las bondades del Socialismo como el sistema de organización sociopolítica del naciente siglo XXI:

  1. Comencemos por referir la burla a la inteligencia de los electores de a pie, que subyace en los acuerdos cupulares y por supuesto inconsultos a las bases, cuando uno de sus más dizque polémicos pre-candidatos declinó a favor del pre-destinado ganador, en un montaje publicitario colmado de la parafernalia unitaria, sin razones de peso y faltando poco tiempo para el 12-F, situación que deja en evidencia la manera “light” con la cual toman algo tan serio como es la eventual posibilidad de conducir los destinos del país. Obviaron que hasta los más radicales oposicionista de los sectores populares y clases medias han reconocido en la participación protagónica el mayor beneficio recibido de la Constitución Bolivariana;
  2. Continuemos resaltando el vacío programático de los discursos pre-majunches, basados en el “todos contra uno” centrándose en atacar a la persona del Presidente, incluyendo la enfermiza alegría por su enfermedad, la descalificación de su Gabinete y el cuestionamiento a la solidaridad con los pueblos hermanos en desgracia, tildando la política integracionista bolivariana como populismo “regalista”, en un afán por resaltar los antivalores del egoísmo y el individualismo. No entienden que el pueblo venezolano no vende su conciencia por un plato de lentejas, ni lo engañan ahora con verborreas rebuscadas pues ha elevado su nivel político y requiere proyectos concretos para votar;
  3. Avancemos para destacar la demagogia politiquera que intentó ridiculizar las transformaciones impulsadas a partir del Proyecto Nacional “Simón Bolívar” y que no son coyunturales sino orientadas por líneas estructurales para la creación de una nueva sociedad, sustentada en la verdadera distribución social de la riqueza petrolera y la construcción de una nueva economía productiva, razón por la cual “reconducir” las Misiones Sociales, que para el pueblo son logros y para ellos estorbos, implica destruir la esperanza sembrada y en crecimiento respecto a la educación universitaria, salud, alimentación, vivienda, atención a la infancia, la juventud y la tercera edad, a las personas con discapacidades, entre otras. Olvidan absolutamente que el orgulloso pueblo venezolano no quiere dádivas asistencialistas, sino oportunidades permanentes de desarrollo sustentable;
  4. Desarrollemos lo axiológico para analizar a conciencia las implicaciones del nuevo escenario oposicionista, que demuestra la ausencia de reflexión política cuando el poder económico-financiero superó a la estructura ideológica-partidista, en tanto componente indispensable del juego democrático, intentando suprimir los intereses nacionales del desarrollo endógeno para colocarse a disposición del capital transnacional post-neoliberal, afectando los sentimientos de independencia rescatados y fortalecidos progresivamente por la Revolución Bolivariana. Es indiscutible que no valoran el sentido patriótico del pueblo (incluyendo a sus seguidores), inspirado en el respeto que la República Bolivariana de Venezuela ha ganado en los diversos escenarios políticos, deportivos, tecnológicos, educativos y culturales a nivel internacional, los cuales fortalecen nuestra soberanía integral y que más nunca queremos ver mancillada;
  5. Finalicemos “por ahora” reseñando el desprecio demostrado a la disidencia de pensamiento y la libertad de expresión, cuando el ahora candidato presidencial oposicionista con cara de bravo, asustadizo e impaciente en rueda de prensa con medios de comunicación nacionales e internacionales, acompañado de sus periodistas-partidarios, usó las más burda demagogia para responder las preguntas “fáciles”, dejó sin respuestas concretas las “difíciles”, trató de imitar la espontaneidad del “arañero de Sabaneta”, hizo gala de ambigüedad con el tema económico, mintió descaradamente sobre el tema petrolero, mostró el mayor irrespeto al olor de los europeos, evadió el tema internacional y atropelló al periodista de RNV, distorsionando el sentido de sus preguntas con nerviosa y grotesca carcajada. No quisiéramos ni imaginar lo que un eventual “Mr. President” de este tipo haría con la Embajada cubana, o con algún periodista que le pregunte por su salud o su familia… ni menos aún con alguna diputada que lo interrumpiera en la AN para insultarlo…

Por eso insistimos: ¡las elecciones de la MUD sólo fortalecieron a la Revolución que quieren atacar!

albanozam@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2284 veces.



Albano A. Zambrano

Economista Agrícola. Profesor de la UPT ?Argelia Laya?

 albanozam@hotmail.com

Visite el perfil de Albano A. Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Albano A. Zambrano

Albano A. Zambrano

Más artículos de este autor