Ruralidades

Cuidemos La Caracas-La Guaira

No es jaladera Presidente Chávez. Usted es llanero, veguero, y quien escribe es un serreño. Nos damos las manos porque sabemos del callo que ocasiona la escardilla. Será por eso que, también nosotros acá, sentimos el susto del pueblo cuando circunstancialmente olvida que es Usted el hombre de las circunstancias. El hombre que no se arredra; llueva, truene o relampaguee. Pero es que, así mismo, no es el Alcalde de todos los pueblos. También lo sabemos.

Por eso es que nos preocupa, como si fuera su propia salud, cuando se pone en peligro una de las obras de su clara imaginación que vino a frenar la hecatombe que, consecuencialmente, se nos hubiera presentado de no haber sido por su determinación para solucionar los problemas sin detenerse a mirar el pasado, como es esa gran obra que sustituyó al viaducto n°1 de la autopista Caracas- La Guaira.

Sabemos, sin muchos detalles, que la autopista Caracas- La Guaira fue construida por un ingeniero de apellido Sansón, si mal no es nuestro recuerdo, quien alertó respecto de posibles movimientos en sus fundaciones. Por lo que reglamentó un máximo para los cargamentos que por allí transitaran, lo que adecos y copeyanos ignoraron de ex profeso.

Actualmente existe un proyecto en su fase final, para la “…construcción de un muelle de longitud de 693 metros…El área portuaria será de 17.72 hectáreas más 6 hectáreas como complemento” (UN, 5-10-11 pag. 26). Es decir, casi 240.000 metros cuyo costo no se suma a los 500 millones de dólares de la obra adicional que, a su vez, vendrá a incrementar el peso bruto de unas mil gandolas que circulan sobre la calzada y viaductos, cuyas vibraciones desajustan al más apretado tornillo.

Así las cosas, camarada Presidente, como solución al sobresalto, en el caso de la Autopista Caracas- La Guaira, hemos venido planteando la necesidad de la construcción de un nuevo muelle carguero. El actual del litoral central destinarlo para la gran “industria sin chimenea”: El turismo.

¿Qué donde cabrá tanto coroto? Ahí mismito Presidente Chávez. Cuando hablamos de Carenero debemos complementar que no se trata de la bahía por donde salía el grano de los “prohombres” del gran cacao. Se trata de las aguas profundas que bañan el promontorio que penetra hasta dos kilómetros mar “adentro”. Mídase el área desde los límites del estado Vargas con Miranda hasta la  punta del promontorio por el lado oeste de Carenero, y sacaremos otra Guaira con su muelle carguero en la misma punta del  referido promontorio. Y no separemos de esta definitiva obra, en la mente de un utopista de las serranías anzoateguienses (por favor: anzoateguienses) la línea del gran Ferrocarril de Venezuela que hará enlace con la zona del cacao y del café, extensiva al turístico Higuerote con su umbilical en Carenero.

Estamos a tiempo para la salvación de esa gran obra, como es la Autopista Caracas- La Guaira. Y no será tanto como con 500 millones de dólares que servirían para construir, además, la carretera Los Caracas hasta La Sabana y Todasana, con sus bellezas naturales.

 Y no digo que viva Hugo Chávez porque, de repente me acordé que estoy hablando con él.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

 *pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1307 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor