Azimut Revolucionario

Terrófagos globales

A veces causa tristeza ver como algunas personas evitan ser coincidentes con el sentimiento de indignación e impotencia que provoca ver como los titanes del mundo, los imperios más grandes formulan acuerdos nefastos para conquistar recursos en otras zonas geográficas y someter a naciones que podrían entorpecer su planificación macabra de invasión y sometimiento.

El caso de Libia no es solo una advertencia mundial a lo que las grandes potencias planifican de manera fría y letal sobre el resto del mundo, sino que representa un nefasto augurio sobre la base del futuro que nos depara como países en vías de desarrollo y creyentes del empuje planetario que tendrá latinoamérica como región continental.

El control sobre Libia no proviene de distinta motivación a la que operó sobre Afganistán e Irák, ni tampoco dista de los intereses que se manejaron para llevar adelante la invasión a Panamá, Cuba, la instalación de bases militares en Colombia, la colonización de Puerto Rico, la intervención en Nicaragua o el resguardo geográfico de Taiwan, Hong Kong, Suráfrica, Yugoslavia o Korea.

La invasión a Libia no extrae mucho de la imaginación para intuir entonces que Venezuela con sus grandes reservas de oro y petróleo, los dos más importantes elementos mundiales para medir la situación financiera de cualquier país está en la mira de estos gansters.

Me pliego totalmente a lo que refiere Luis Brito García en su reflexión sobre el caso de Libia: En Libia no hay Conflicto entre Civilizaciones, porque no es Civilización una gavilla de asaltantes que destruye países para pelearse por sus despojos. Lamentablemente para fatalidad de un mundo a los pies de estos gigantes de la miseria global, esta frase es tan cierta como compleja. Los despojos no son tan despojos y la gavilla de asaltantes son los mismísimos gendarmes del mundo.

Lo triste del caso es que estas invasiones además de recursos, territorios y riqueza proveen a estos invasores de votos políticos en los mecanismos de asamblea globales como la ONU por lo que cada paso que dan en ese sentido es un avance más a la consolidación de su mayoría hegemónica en las decisiones que atañen al mundo entero. Es así como diseñan listas de países que colaboran con terroristas y listas de países que colaboran con el narcotráfico y mediante estos mecanismos también inician furtivas invasiones con bases militares e intervenciones permanentes si el país es considerado de poco aporte a esta supuesta lucha. ¿No es curios que quien elabore la lista y la certifique sea el país con mayor consumo de drogas anualmente?, ¿No es extraño que el país que certifique la lista de colaboradores con el terrorismo sea el país con más número de frentes bélicos provocados en el mundo entero? . ¿No es curioso que estos inmensos sistemas económicos basen sus ciclos en invasiones periódicas para mantener estable el consumo energético creciente que fomentan y la pobreza extrema a las que son indiferentes?.

Nadie en sus cabales debería consentir ni por un momento este tipo de situaciones que fortelecen el sentido de dictadura global… solo leyendo la prensa escrita (y con eso me refiero a que ni siquiera un libro, es decir, la chatarra noticiosa que suele aparecer en más de una ocasión en los medios en general) y haciendo uso de un ejercicio básico de memoria se puede intuir que se persiguen desde las altas esferas imperiales tres aspectos básicos: los recursos naturales de la nación invadida, las reservas internacionales de la nación invadida y como último eslabón cuya importancia fluctúa en función de la circunstancia geopolítica del país afectado, el asunto geográfico. Y cuando me refiero a invasión no solamente hablo de la invasión bélicamente cuestionable, sino también a haciendo uso de las más sofisticadas técnicas de neocoloniaje y guerra de cuarta generación que poseen operarios políticos motorizando planes a largo plazo entre las estructuras sociales internas de cada nación “trabajada”.

Sé que para algunos hablar de estas complejidades les evoca las luchas libertarias de la izquierda trasnochada a la que hacen alusión para descalificar cualquier argumento . Sin embargo, eso es lo que está sucediendo, no tienen ni tendrán nunca argumentos para desmontar estos evidentes atropellos y el tiempo será quien revele finalmente las verdaderas intenciones de todos estos movimientos globales que un sector del poder intenta hacer ver aislados y necesarios para la estabilidad planetaria usando toda su artillería cultural, mediática, económica y bélica.

Aquí estamos de pie… Nosotros honramos el compromiso con el coraje bolivariano que nos liberó en la primera tanda colonialista. Esa será nuestra permanente inspiración. Hasta la victoria siempre… VIVIREMOS Y VENCEREMOS.

artefactoca@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1840 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor