Emociones en campaña

Las Elecciones Regionales 2008 se pueden calificar de cualquier cosa menos de aburridas. Con una campaña electoral de dos meses los candidatos parecían participar en una carrera contra el tiempo. Veamos. Lo primero que vimos rodar fue al candidato "insignia" de la oposición. De nada valieron los viajes al exterior con performances aeroportuarios incluidos. Hay amores que matan, dijo el pequeño líder de la derecha, pensando en su mamá. Otra hija destacó en el centro del país porque renegó de su padre por casi dos meses. Mientras ella renegaba de su padre biológico, su contrincante hacia todo lo contrario: su campaña se basó en nombrar a diestra y siniestra a su padre político.

Hacia el Litoral vimos a un ex ministro de la IV que cree que su triunfo será lo más importante que pasará en esa zona en décadas: Vargas dará la sorpresa del siglo el 23-N. Votando por el, claro. En la tierra ardiente y del tambor faltaron días para inaugurar obras. Comentan los mirandinos que fue tal la ausencia de obras en cuatro años que en dos meses se cuentan por decenas diarias. Lo otro curioso fue que alcaldes sin derecho a reelección se esmeraron. En lugar de recoger la basura se dedicaron a inaugurar obras. Lo que en Caracas no se hizo en ocho años se remató en dos meses. Más vale tarde que nunca, decimos no obstante los caraqueños.

Si usted es de los electores faranduleros, tiene varias opciones: cantantes, actores y actrices, humoristas y periodistas. La "campaña admirable" no sólo la cumplió el Presidente de la República, hubo periodistas y humoristas esforzadísimos en las regiones, aupando a sus opciones. Detrás de las risas y las noticias también se encuentran votos.

Y si a usted le gustan las emociones fuertes tiene la opción de candidatos fugados, presos por narcotraficantes o sencillamente desgraciados. De todo como en botica. Los dueños de encuestadoras, como diría Eduardo Semtei, hicieron su agosto en noviembre. Hay alcaldías que tendrán varios alcaldes o alcaldesas, tal es la confiabilidad de los instrumentos de medición, que lo único que cuentan son los ceros en sus cuentas corrientes.

¿Y los contenidos de la campaña? Un conjunto vacío. Salvo algunas excepciones, nos dejaron otra vez eligiendo entre la IV y la V. ¡Qué viva la democracia!

*Periodista

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1574 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a67297.htmlCUS