La "Educación" Tributaria del Seniat a nuestros niños, niñas y adolescentes

El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), hasta hace poco dirigido de manera eficiente y eficaz por parte de su antiguo superintendente, Luis Vielma Mora en relación con promover una cultura tributaria y acciones concretas en el pago de impuestos fundamentalmente por parte de las empresas.

El Seniat además ha sido una institución colaboradora en el plano pedagógico, no sólo al construir Centros de Educación Inicial en sus diversas sedes para la atención de los niños y niñas de sus trabajadores, sino que también desarrolla programas de capacitación tributaria y aduanera tanto a docentes como a estudiantes.

Ahora bien, si bien es cierto el aprendizaje de estos conceptos son necesarios como forma de articulación interinstitucional y en la construcción de una nueva ciudadanía, tampoco es menos cierto que durante esas jornadas existen ciertos bemoles que tienen que ser corregidos para evitar que los valiosos aportes que allí se imparten sean convertidos en simples formas propagandísticas que en algunas ocasiones atentan incluso con el Derecho a la Educación.

En efecto, resulta contradictorio que el Seniat realice estas actividades educativas entre los días lunes a viernes, en virtud de que esta acción es “aprovechada” para suspender las clases sin que existan alternativas para recuperar los días perdidos, los cuales ya son bastantes por las diversas causas conocidas. Es por ello, que recomiendo que estas jornadas sean llevadas los días sábados y domingos como forma de que los niños, niñas y adolescentes no tengan que dejar de asistir a sus clases, lo cual echa por la borda lo positivo de tales capacitaciones. En este sentido, no pueden los funcionarios del Seniat decidir arbitrariamente ni cuáles son los planteles seleccionados, ni tampoco las fechas en que deberían realizarse los talleres correspondientes en el área tributaria. Debe ser un trabajo articulado con las diferentes zonas educativas y comunidades que conforman la República Escolar, concepto propuesto por la maestra Belén Sanjuán y que está como lineamiento primordial en el nuevo currículo bolivariano.

Otro punto que debe ser revisado por el Seniat en materia educativa tiene que ver con la praxis. No es posible hablar de la construcción de un estado socialista cuando tenemos escuelas muy deterioradas y cuyo único equipo lo constituye una vieja máquina de escribir, mientras las sedes principales del Seniat (aduaneras y tributarias) se levantan al estilo de los castillos más excéntricos de la Europa Medieval, como por ejemplo El Guamache, en Nueva Esparta o Dos Caminos en Caracas. Adquirir espacios en lujosos y capitalistas (por no decir neoliberales) centros comerciales (sede Barinas) aunado que en todas las dependencias existe cualquier cantidad de equipos de última tecnología, lo que evidentemente no comulga con los propósitos de una patria en condiciones de igualdad y justicia social.

El Seniat como institución ha brindado importantes avances en la orientación de un nueva Venezuela. No obstante, aún existe en la mentalidad de algunos y algunas funcionarios y funcionarias una tesis marcadamente neoliberal en términos de pensamiento económico. Es por ello que los cursos en materia impositiva no pueden seguir ajustados en los días hábiles del malogrado calendario escolar, así como debe existir una revisión en las construcciones, remodelaciones y adquisiciones de los espacios propios del Seniat. Seguir trazando políticas educativas tributarias en el camino señalado no incluye, sino excluye a la mayoría. Esperemos por esa rectificación. Lo contrario atenta contra el propio Sistema Educativo Bolivariano.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 8186 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas