Con Capriles, las elecciones son malos cuentos

El espacio de esta nota no se presta para más, pero, si la voluntad es crear otros malos cuentos con Capriles, que lo hagan.

Capriles no puede coquetear con las presidenciales, está hecho máximo para gobernador o alcalde, sin embargo, por los soplos o desvaríos sueña con ser presidente, al final del día lo que importa es su realidad, segundo en las encuestas, calificación siempre unánime estos últimos tiempos no le alcanzan más que para ser un gran animal comiendo de aquí y de allá.

“Voy a subir el salario, ampliare la cobertura social, mejorare las misiones” copias de la revolución en boca de Capriles me recuerda cuando Caligula, nombro cónsul a su caballo incitatus. El torpe romano decía que el caballo le susurraba a los oídos consejos y era su mejor consejero, ahora, Capriles, por consejos, quiere seguir con los programas de la revolución, ave de rapiña bañada de realismo mágico ofrece subir los salarios, mejorar las misiones y extender la cobertura social para las mujeres, no lo hace por el pueblo lo hace por él, invocando en la campaña electoral a todos los demonios con tal de acortar las diferencia porcentuales.

Es una copia realmente ridícula de una limpia política practicada por sus consejeros, el candidato de la oposición no ha dudado en apelar a los programas construidos por Chávez, pero, sin entender el fin ni el concepto de un mejor vivir para el pueblo, no entiende la teoría de la inversión social de la mano de una economía política participativa porque lleva el vicio del capitalismo en sus venas, con tal de mejorar su popularidad, su actividad supera episodios de malas telenovelas.

Los logros sociales construidos en Venezuela, fecundados por otros Estados descubre el nacimiento de mejoras en los resultados de la pobreza gracias a las inversiones sociales y públicas, esta política social en boca de Capriles, es una antología del disparate, ofensivo, mentiroso, escandaloso, descubre su realismo mágico que no supera la demagogia politiquera.

La idea real de este tipo con sus aventuras electorales y sus desventuras parecidas a la de los dictadores y generales golpistas como parte de una cantera interminable de tontos e inútiles conspiradores que el destino, de vez en cuando, les brinda la oportunidad de competir en lides electorales, seguidas, sin tener la inspiración para al menos ser un digno contrincante.

Capriles tiene inspiración para escribir “mi sueño por el poder” en ella puede contar con detalle sus fracasos, de las perdidas hará un extraordinarios reportaje con algún adorno literario y una que otra emoción transformada en alegría nada más, porque, de ahí, su tarea da lástima ya que su alma de golpista es una alma de dictador y malandro “yo el supremo” parece decir en cada una de las tarimas donde se presenta, me pregunto ¿a quién escogerá como consejeros de sus establos? en sus sueños presidenciales Machado y López son buenos ejemplares, con ellos, Capriles podría llenar páginas y páginas de un libro que solo describe sueños.

Sea como sea, este personaje de la oposición y otros que son dirigentes de la MUD continúan oficiando una especie de ritos de limpieza y protagonizando episodios ridículos por su enfermizo afán de poder, son capítulos de un mal cuento que es la oposición en los países socialistas, telenovelas que buscan transformar las sociedades en teatros y las elecciones en concursos de Mr. MUD.

Se camufla, esconde, escudriña, buscando transformar el estado de derecho en una ficción porque no tiene argumentos para administrar de mejor manera la democracia.

La fría obsesión por el poder y la consigna de ganar como sea impuesta por los favores económicos y desde Washington, lo convierten en un candidato destinado a sufrir derrota tras derrota, realmente es un mal cuento este fulano Capriles.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 726 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a163319.htmlCUS