Hasta siempre ….

Cuando se quiera entender a un hombre, su vida como líder, averigüemos primero, cuales son sus ideas. No el color de su piel. Origen de clase. No se trata de indagar cuan científicas puedan ser, sino como las defiende; aplica; saber si son continente de su vida, doctrinas de lo que él, es.

Se fue, y aquí sigue siendo mil veces legitimo.

Funda una Republica, y pone como centro político los derechos sociales e ideas honestas, nunca vistas, del bien común, con tanta fuerza las profesa que lo llevan hasta el agotamiento.

Se mantiene como un ser carismático consagrado por su vocación a romper la tradición. Se atreve a sacar a Bolívar de su nicho escolar. Allí medraba entre triviales liturgias y protocoles de fiestas patrias de Ateneo. Pura parafernalia administrada por paniaguados del alma y el espíritu.

Nosotros seguiremos gozando de la fuerza y modos y uso de su lengua atrevida y siempre alerta a graciosos desafíos. Admirablemente deliciosa, valiente, cuando se enfrentaba a los dueños del poder mundial con desenfado llanero.

Se fue el líder cuya palabra iluminó conciencias, y animó sueños de campesinos, estudiantes de verdad, serenateros, poetas y vagabundos.

Está presente para dar cuenta de ese remesón geológico que produjo en esta ultima década en Venezuela, América, y el mundo. Aquí hemos advertido temblar la tierra, surgir vida donde no había y mirar como brota un continente donde gobernaba la tristeza. Luchó en tierra asolada donde sembró derechos: al voto, a tener pupilas, visión, letras, el aumento de los servicios de salud, vivienda, la soberanía y el explosivo portento de poder recobrar la dignidad del pueblo por el fortalecimiento de la democracia participativa, realizado por incremento del gasto social, alfabetización, viviendas, el legalidad de la igualdad de género, el acceso de la población a las nuevas tecnologías, el aumento de las pensiones, la disminución de la pobreza, la inequidad, la desnutrición, el desempleo y la reducción de la concentración del poder de los medios de comunicación.

Se puede disentir, como muchos otros venezolanos lo exponen, de sus políticas económicas y de gran parte de sus decisiones. Pero no se puede desconocer la posición de liderazgo que lo elevó, por su esfuerzo indeclinable y su propia convicción, a los puntos más altos del interés, el respeto, el reconocimiento y el afecto de Latinoamérica, y no sólo por los pobres del continente, sino por amplias comunidades sociales y políticas del mundo.

No se trata de endiosar a Chávez o crear un mito, sino reconocer la necesidad de justicia social que él tanto pregonó; hoy, una realidad socioeconómica y política, en proceso, que ya no tiene regreso.

Comienza ahora una etapa que por encima del dolor; y, no deben mostrarse, dudas ni fisuras. Es tiempo de unidad de los venezolanos por encima de diferencias políticas, un nuevo capítulo cuyo desarrollo toca ahora a nuevas voluntades, chavistas y no chavistas, desarrollar con empeño, honestidad y eficiencia.

Por el otro lado, la dirigencia que se hace llamar democrática del país no se mira apta para el diálogo. No exhibe voluntad necesarios para entender y menos apoyar de manera radical los cambios, irrevocables, que han permitido evolucionar positivamente hacia este tipo de sociedad comunitaria.

Los trece años de presidencia de Hugo Chávez y el desarrollo de la revolución bolivariana nos articulan en la historia como el mayor fenómeno político mundial dirigido rehabilitar la disgregada izquierda. No poca cosa.

¿ A titulo de mero relatoría¿: …Que se ha logrado hasta hoy

1. Dejar sentado que en historia de América Latina, ningún líder político alcanzó una legitimidad democrática tan incontestable. Desde su llegada al poder en 1999, hubo 16 elecciones en Venezuela. Hugo Chávez ganó 15, de las cuales la última el 7. de octubre de 2012. Siempre derrotó a sus rivales con una diferencia de 10 a 20 puntos.

2. Tener el sello de garantía de James Carter, antiguo presidente de Estados Unidos, quien declaró que el sistema electoral de Venezuela era “el mejor de mundo”.

3. Saber que el número de niños escolarizados pasó de 6 millones en 1998 a 13 millones en 2011 y la tasa de escolarización es ahora de 93,2% una de las mas altas del mundo.

4. Contar para asombro nuestro que el número de médicos pasó de 20 por 100.000 habitantes en 1999 a 80 por 100.000 en 2010, o sea un aumento del 400%.

5. Asombroso reconocer que de 1999 a 2011, la tasa de pobreza pasó de un 42,8% a un 26,5% y la tasa de extrema pobreza de un 16,6% en 1999 à un 7% en 2011.

6. Imposible dejar de reconocer que la clasificación del Índice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Venezuela pasó del puesto 83 en el año 2000 (0,656) al puesto 73 en 2011 (0,735), y entró en la categoría de las naciones con el IDH elevado.

Sumemos que el coeficiente GINI, que permite calcular la desigualdad en un país, pasó de 0,46 en 1999 a 0,39 en 2011.
7. Sepamos que según el PNUD, Venezuela ostenta el coeficiente GINI más bajo de América Latina, es el país de la región donde hay menos desigualdad.

8. Celebremos, que incluido Ud. Sr. Lector recibe una pensión, pero antes de 1999, eran sólo 387.00 los ancianos recibían una pensión. Ahora son 2,1 millones.

9. Averíguelo, pero el dato es que desde 1999, se construyeron 700.00 viviendas en Venezuela.

10. finalmente sonría y sepa que hoy cinco millones de niños reciben alimentación gratuita a través del Programa de Alimentación Escolar. Eran 250.000 en 1999.

11. Concluimos con los datos siguientes: la deuda pública pasó de un 45% del PIB en 1998 al 20% en 2011. Venezuela se retiró del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial rembolsando con anticipación todas sus deudas.
12. Finalmente, alégrese, en 2012, la tasa de crecimiento de Venezuela fue del 5,5%, una de las más elevadas del mundo.

13. Muchos errores; necesario reconocerlos y emprender rápida y eficaz reconversión. Hay tiempo

Aunque no se lo admita, y los racistas que lo llamaban, niche, bembo, zambo, lo nieguen, sigue vivo y fuerte su liderazgo. Ahora, remonta gigantesco vuelo para velar por la plena certeza en sus logros sobre la justicia social que lo lleva a espacios adonde el fervor popular coloca a sus héroes.

El pueblo lo ha dicho todo sobre él. Ahora somos su emoción y fuerza. Hay dolor, pero mas pueden sus palabras; y, será recordado por sus partidarios como un amante de la literatura, como un orador fogoso y como un hombre que luchó por su pueblo y ganó.

Vayan con estas palabras nuestras expresiones sinceras de solidaridad con la familia Chávez y con todos los venezolanos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 840 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Tulio Monsalve


Notas relacionadas

US Y /actualidad/a161295.htmlCUS