Emigrad@s sí, pero con ovarios y cojones, que no queremos terminar siendo como tu hijo

Emigrad@s sí, pero con ovarios y cojones, que no queremos terminar siendo como tu hijo.

Pedí prestado este espacio a mi hermano Luis que aún permanece en Venezuela, luchando como siempre lo ha hecho del lado de la Revolución; temo por su vida, sus escritos y enfrentamientos en el sitio de trabajo son de peligro en la Venezuela de hoy. Yo si decidí salir del país con mi novio, hoy mi pareja; trabajador petrolero como mi hermano que al plantearnos unir nuestras vidas nos encontramos que los sueldos de ambos no alcanzan para comprar el colchón que nos sirva de arrullo.

Emigramos, Presidente Maduro, porque no queremos, como Nicolasito, formar parte de l@s jóvenes cuyas familias viven de los dólares estafados a la nación. Es decir, salimos del país porque somos jóvenes responsables, en su mayoría humildes trabajador@s, estudiantes, gente de bien que se encuentra incomoda viviendo entre bandidos. Cansad@s de ser reos dentro de nuestras viviendas por temor a salir a visitar nuestr@s novi@s y ser atracad@s y asesinad@s no sólo por otr@s jóvenes que el Estado más mil millonario del continente abandonó a su suerte, sino por policías y guardias nacionales que viven del ejemplo que los grandes jerarcas del partido que gobierna en nuestra querida patria, es decir viven del atraco y la corrupción.

Desgraciadamente no podemos irnos a vivir a Madrid, con todos los gastos pagos por el Estado venezolano, como lo está haciendo el hijo del ministro de la defensa, tenemos que trabajar para vivir, no importa si lavando pocetas, como buhoner@s, agricultor@s, caleter@s, mensajer@s, técnicos, médicos o ingenieros, lo importante es que lo hacemos con dignidad, coraje y con la mente y alma puesta en nuestra querida patria, tratando de ayudar con nuestro esfuerzo a familiares y amigos cuyos sueldos de miseria no les alcanza para comer, mucho menos para comprar medicinas. Por eso, con todos los temores del mundo, emprendimos viaje hacia lo desconocido, sin rumbo, sin guía pero si con la esperanza de regresar a nuestro terruño a contribuir con el engrandecimiento de la patria cuando toda esta tragedia haya culminado.

No queremos formar parte de l@s jóvenes que se retratan con los jerarcas del partido a cambio de un plato de lentejas, sin importarles su país, su gente, queriendo ignorar la miseria que les rodea y tener que callar por miedo a ser excluid@s de la chamba juvenil o mal vist@s y ver volar sus sueños de ser milmillonari@s también como los líderes rojo-rojitos que les comandan. Es@s sin son "esclav@s" de los miserables que nos gobiernan y "mendig@s" que esperan recoger las sobras que van quedando de nuestro desmembrado país.

Nicolasito, es contigo que queremos tratar porque a tu papá, lo aborrecemos; si piensas como tu papá estás perdido porque la vida no se reduce a engaño y pura vanidad, hoy te sientes confortable y seguro en una camionetota que sabes no te pertenece y que la centena de guardaespaldas y aduladores que arrastrar a tu paso lo hacen porque saben que hay dinero para bonchar y malgastar. Eres esclavo del dinero y mendigas de tu papá las sobras del gran desfalco a la nación.

Sabes que los bienes materiales que hoy posees no son tuyos ni producto del trabajo honrado, como por ejemplo lavar pocetas, servir una mesa en un restaurante o barrer una calle, son bienes que pertenecen a la nación, al pueblo venezolano, y fueros apropiados por las mafias de civiles y militares que dominan el escenario nacional. Es más te retamos a solicitar públicamente una Auditoria de los dineros administrados por CADIVE sabiendo que no aceptarás el reto. Y tú muy bien sabes por qué.

Sabes que una auditoria pública dejaría al desnudo a tu papá y resto de rojos-rojitos que le hacen piso y no sabemos si tú también quedas al desnudo por haber aceptado dólares preferenciales para darte la vida de millonario que hoy te das. Quien esto escribe es una recién graduada en Contaduría Pública, vecina de El Valle, que lava platos en una cadena de comida rápida en Quito pero sabe lo que te está planteando. Acepta el reto o manda a callar a tu papá. Son más de QUINIENTOS MIL MILLONES DE DÓLARES cuya desaparición son responsabilidad de tu papá y del finado Chávez.

¡Emigrad@s pero con ovarios y cojones!

Luis Ochoa V.

Omaira Ochoa V.

luis88avzla@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1089 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a268041.htmlCd0NV CAC = Y co = US