A cuatro meses de ser suspendidos trabajadores de Café Venezuela siguen sin respuestas

Trabajadores de Café Venezuela, unidad productiva de Barquisimeto

Trabajadores de Café Venezuela, unidad productiva de Barquisimeto

Credito: LID

10-08-23.-Entre el 10 y el 12 de abril, 88 trabajadores y trabajadoras de Café Venezuela, de las unidades de producción de los estados Lara y Trujillo, fueron suspendidos. Fueron 37 trabajadores en Barquisimeto, 36 en Pampán y 15 en Boconó. Han pasado cuatro meses y casi todos siguen suspendidos, en un limbo sin tener respuesta alguna.

La medida tomada por la empresa estatal se hizo en un contexto en el que desde el Gobierno nacional y representantes del empresariado privado expresaban mensajes positivos sobre un "crecimiento económico" del país. Sin embargo, es otra la realidad que se le está imponiendo a 88 trabajadores de Café Venezuela y que afecta a más de 320 familiares.

Los trabajadores y las trabajadoras de las tres plantas afectadas continúan exigiendo la reintegración a sus puestos de trabajo, así como a todos sus derechos y beneficios contractuales. Se está dejando en la calle a padres y madres de familias, pues su única fuente de trabajo es el que tenían en la empresa. El que ha llevado a cabo este brutal despido masivo indirecto contra los trabajadores es el coronel Mirko José Rojas Guerra, que preside la empresa desde julio del 2018, en connivencia con otras autoridades del gobierno nacional, que siguen haciendo oídos sordos al reclamo de los trabajadores.

Café Venezuela fue creada por Decreto Presidencial Nº 2.469, con fecha 14 de Julio de 2003. Es conformada actualmente por las Unidades de Producción Social (UPS): UPS Teniente Nicolás Hurtado, ubicada en Barquisimeto (Lara), UPS Vencedores de Guapa, en Sanare (Lara), UPS Teresita Heredia, en Ospino (Portuguesa), UPS Altamira de Cáceres en Barinas y UPS Argimiro Gabaldón en Boconó (Trujillo).

Algunas de estas unidades de producción se encuentran en lo que se llama “Alianza estratégica” con empresas del sector privado, como es el caso de la UPS Nicolás Hurtado de Barquisimeto, bajo el nombre de Agrica 11, C.A., y no es casualidad que justo donde se encuentran estas alianzas con el sector privado es donde han sido ejecutadas la mayoría de las "suspensiones" masivas, y donde se produce café con marca diferente a la de Café Venezuela.

Es triste que después de muchos años de laborar en una empresa, cumpliendo con las obligaciones establecidas, ocurra que la empresa te cierre las puertas y te ignore

En un reciente Comunicado a las autoridades competentes, que adjuntamos en el presente artículo, los trabajadores relatan su situación:

“El caso es que, el día domingo 09-04-23, el Jefe de la UPS Nicolás Hurtado, José Fonseca envía una "convocatoria" a través de grupo de WhatsApp, donde publica un listado con nombre de 45 trabajadores que cumplirían con la jornada laboral correspondiente a la semana del 10-04 al 14-04-23, al hacerle la consulta sobre el resto de personal respondió que deberían esperar instrucciones. El lunes 10-04 del corriente año, la entidad de trabajo amaneció de golpe bajo contra su clase trabajadora, cuando negaron el acceso a la empresa a 28 trabajadores y trabajadoras (cuyos nombres no estaban incluidos en la “convocatoria”), sin indicar razones justificadas.”

Indican que “nos comunicamos vía telefónica con el Presidente de la entidad Cnel. Mirko Rojas, quien indicó que su cuñada, Arelys Espinoza, quien es Gerente General de la empresa nos iba a leer un documento que había enviado la Dirección Nacional del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo. Según este documento emitido por la Dirección de Inspectoría Nacional y Otros Asuntos Colectivos del Trabajo del Sector Privado, quedarían ‘suspendidos por razones técnicas y económicas’ por un año (prorrogable) 37 trabajadores y trabajadoras, y durante este tiempo de suspensión no gozarán de beneficios económicos y/o socio económicos por parte de la empresa en Alianza Estratégica Agrica 11, C.A… Sin embargo, a los trabajadores no les fue entregado ningún documento como notificación.”

La misma medida de “suspensión” fue aplicada el día 12 de abril a 36 trabajadores de la UPS Pampan y 15 trabajadores de la UPS Argimiro Gabaldón. “Para la fecha 19-06-23 fueron reincorporados por instrucción del Ministro del trabajo Francisco Torrealba 7 trabajadores en Barquisimeto, 6 en Pampan y 2 en Boconó. Sin embargo, según lo instruido por el Ministro, aún falta personal por reincorporar de esta primera fase, por lo que Mirko Rojas y Alfredo Mora se encuentran en DESACATO ante la autoridad”, relatan los trabajadores.

Esta medida de “suspensión” masiva afecta a trabajadoras y trabajadores que son sostén de hogar, madres solteras, trabajadores con diversidad funcional, trabajadores con familiares directos con diversidad funcional, trabajadores representantes de las organizaciones gremiales como el sindicato, los CPT y Delegados de Prevención de Salud y Seguridad Laboral.

“Esta es una medida que dificulta nuestra estabilidad económica, emocional, laboral, reducción de beneficios sin justificación, además nos ha traído como consecuencia la pérdida física de uno de nuestros compañeros de trabajo del Estado Trujillo. Corriendo el riesgo que pueda suceder lo mismo con alguno de otros compañeros como el caso de uno de los trabajadores de Barquisimeto, Néstor Pérez, a quien Mirko Rojas intentó incapacitar hace 2 años aproximadamente debido a su condición neurológica…”, declaran. Agregando que el trabajador fue “enviado con la Inspectora de Seguridad Laboral Ing. Vinifer Montero, a especialista en Psiquiatría en la U.M.L Mogollón, quien recomendó no incapacitar al trabajador debido a las consecuencias que podría acarrearle el escenario (suicidio o indigencia). Sin embargo, para la empresa y la responsable del área se Seguridad y Salud Laboral esta recomendación dada por el especialista fue nula”.

Seguimos en la incertidumbre, y no sabemos lo que pasa

En el comunicado dirigido a las autoridades competentes, los trabajadores plantean que: “… requerimos se realicen los trámites correspondientes a fin que se reconsidere la medida arbitraria en contra de los trabajadores y trabajadoras de esta entidad de trabajo, y sean reincorporados todos los trabajadores y trabajadoras a sus puestos de trabajo y restituidos sus beneficios. Ya que se puede encontrar soluciones para que ninguna de las partes se vea afectada”.

En este caso el favorecido sólo es el aliado privado, lo que causa suspicacia, y nos preguntamos: ¿qué o quiénes están detrás de esta medida? ¿A quién beneficia? ¿Por qué sacrificar a los trabajadores y trabajadoras antes que buscar otra solución o realizar el debido proceso?

A cuatro meses de este despido indirecto masivo, los trabajadores continúan peleando. "Esperamos que las instancias a las cuales hemos acudido se pronuncien y realicen la investigación pertinente". Además, como han venido enfatizando, "Exigimos a las autoridades competentes para que se haga una investigación sobre cuál fueron las razones para la aplicación de dichas medidas que afecta a trabajadores, una medida discriminatoria, arbitraria, que está fuera de orden, que afecta todos nuestros derechos”.

Después de 10 o más años de laborar en una empresa, cumpliendo con las obligaciones establecidas, ocurra como dice una trabajadora, que “la empresa te cierre las puertas y te ignore”. “Eso es como quien echa a alguien de su casa a patadas y es obviamente injusto e indigno, propio de autoridades maltratadoras e insensibles con el pueblo trabajador”. Los trabajadores cuentan con la solidaridad activa de la clase trabajadora de otras empresas de la región, y los une la demanda de exigencia por la reincorporación inmediata de todos los trabajadores y las trabajadoras a sus puestos de trabajo, con todos sus derechos adquiridos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4364 veces.


La fuente original de este documento es:
LID (https://www.laizquierdadiario.com.ve/A-cuatro-meses-de-ser-suspendidos-trabajadores-de-Cafe-Venezuela-siguen-sin-respuestas)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter