El exceso de capacidad de Obama

El idiota más grande del mundo

Estados Unidos sigue siendo el gobierno de la elite, opuesto a una democracia ambiciosa y deseosa de que cada cual asumiera todas sus responsabilidades de que sean capaces. La elite mundial esta fortalecida en sus “derechos y en sus privilegios”, gracias a nuestra ineptitud, limitaciones, y a la irremediable desigualdad.

Con distintos grados de agudeza, la recesión y sus consecuencias están mostrando a los pueblos del mundo que el sistema capitalista no `puede satisfacer sus necesidades económicas, sociales y culturales. La ofensiva obamista resalta la precariedad del “nuevo capitalismo” que no acerca soluciones para la reconstrucción de la sociedad. Obama apela a que las oligarquías continúen controlando los medios de producción, la fuerza de trabajo, la maquinaria estatal y el poder político del capital, reforzando las bases militares norteamericanas.

Como todas las crisis económicas descritas: 1929-32, 1937-38, 1974-75, 1982-84, 1995-96, y esta, según los analistas, en su mayor porcentaje, son el resultado de la tendencia de la tasa media de ganancia a disminuir y de las fuerzas productivas a superar el poder de compra de los consumidores, limitados por las relaciones de producción, corrupción y distribución capitalista, agravadas por la prolongación de las guerras en Irak y Afganistán.

Según Harvard, esta crisis esta siendo abreviada mediante gastos deficitarios masivos, sobre todo en EEUU, Japón, Gran Bretaña, Francia, Italia, y en menor medida Alemania, con el gran respaldo de las inversiones de China. Este hecho, solo resalta el dilema que enfrenta el G7; no se puede mitigar las recesiones sin alimentar la inflación, freno creciente para la expansión, por eso el G20.

Los reveses que sufre el sistema monetario internacional, según el New York Times, por las pugnas entre y con el euro, yen, yuan, dólar, se combina a su vez con un proteccionismo exagerado a la banca privada para limitar la expansión del comercio mundial. Esta profunda desconfianza motiva, tanto como la defensa de los intereses materiales en la disputa interimperial, donde ya compiten Rusia y China con Japón y Europa por los primeros puestos en la economía global.

Hostilidad capitalista a todas las tentativas de sustituir el orden natural, por un orden deseado. La tan profunda animosidad oficial de EEUU y Europa contra las revoluciones, proviene de la misma repugnancia por la construcción forzosamente necesarias del socialismo por el ingenio humano. No pueden aceptar que la inventiva este también, fuera de la orbita del G7 u 8. Hoy decía Obama, en rueda de prensa hace pocos días: “Una entidad política, social, que interviene en la crisis para evitar que esta sea mas grave. Hablar de EEUU y Europa, es política concreta, es una realidad clara”.

Por consiguiente, se acumula las pruebas, que demuestran que la economía capitalista mundial entro en un periodo de tasas de crecimiento mas “lentas, breves y débiles”; es de carácter desigual, inflacionario y carente de impulso, para el resto del mundo. La capacidad de Obama, sugiere reavivamientos periódicos de producción y empleo; significa que el capital internacional solo esta disponible a través de los mismos organismos crediticios que gobiernan la banca privada para restaurar las ganancias y reiniciar la acumulación capitalista.

Estos intentos entrañan una ofensiva mundial con Rusia y China para organizar a los no alineados sino también, la intensificación de la competencia y de la concentración y centralización del capital, proceso por el cual las empresas e inclusive las ramas de la industria nacional menos rentables son eliminadas o fusionadas a favor de otras más rentables.

Estas ofensivas, incluso para África, entrañan intentos de reestructurar la producción capitalista internacional como el mercado mundial, lo que incluye transferencias masivas de capital entre sectores de la economía imperialista y algunas de las oligarquías más fuertes de los países productores de petróleo.

La reestructuración de las trasnacionales, como organización típica de los trusts más grandes, facilitan las maniobras tendientes a reorganizar las oligarquías capitalistas del mundo. El hecho principal a subrayar, es que ni la envergadura de esta maniobra ni los resultados de esta ofensiva anti obrera mundial, permitirá acumulación del capital. Por decir algo, AVON, se ahorraría con los despidos en dos años, dicen ellos, unos doscientos sesenta millones de dólares. Típica corrupción capitalista para evadir al fisco. Obama impuso la moda de la quiebra y los despidos para controlar los crecimientos sobre el 7% de las naciones en Asia y América Latina.

El estancamiento es lo que buscan, medidas para neutralizar la fuerza obrera, debilitamiento continuo para el dominio del imperialismo yanqui con el capitalismo mundial, sostenido en un 36% por China, según el mismo gobierno chino.

Esta decadencia del imperio norteamericano, ha asumido proporciones notables, EEUU ha perdido su superioridad tecnológica absoluta. En las ramas donde su superioridad era tradicional, hoy China y Rusia los alcanzaron e incluso superaron; en la industria nuclear, aviación, ingeniería naval, electrónica en satélites, la competencia es creciente. En el promedio de productividad industrial del trabajo, los competidores están superando al imperialismo norteamericano. En EEUU la ciencia y la tecnología, en un gran porcentaje, las industrias son contratistas militares, por eso el número de trasnacionales de China Rusia y Europa, aumentan considerablemente ante el estancamiento estadounidense.

La diferencia, la hace la superioridad militar global distribuida en más de 155 bases militares en todo el mundo, importancia clave en la competencia por el mundo. El pentágono y la OTAN mantienen la supremacía y marcan la diferencia en la integración monetaria para la interdependencia de las economías capitalistas, que recibieron el éxito Chino como aliado.

Obama, realmente no tiene creatividad administrativa, solo está vendiendo su color como primer negro en la casa blanca, no puede superar la historia del tráfico de esclavos desde África. Está terminando con los logros alcanzados por los negros desde los 60, Martin Luther King hasta Mandela, por eso, es el idiota más grande del mundo, por insistir con un sistema a pesar del fracaso. Un idiota negro creando expectativa en los pobres del mundo por su color

Los medios lo hacen ver con una incapacidad notable pese a la publicidad que lo rodea. Después de las reuniones con la OTAN, el G20 y la reunión en Puerto España con las naciones Latinas, la mayoría de sus ofrecimientos solo son eso, ofrecimientos. Continua recorriendo el mundo alardeando la superioridad militar, eso vende, producto que no necesita venderse, pues, se lo impone la fuerza militar del imperio al que representa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4934 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: