EEUU escoge la muerte

Las instituciones norteamericanas que influyen en la política de la muerte están cerradas a la lógica ordinaria, porque operan bajo la lógica interna del interés institucional capitalista. Las razones industriales, comerciales, son las razones políticas y militares de la seguridad nacional del pueblo estadounidense.

Cada uno protege y promueve sus propios intereses, al actuar así refuerzan cada interés con el de los demás. El mundo es el escenario donde las armas perduran mientras la gente muere. Los mismos que acceden al gobierno de los Estados Unidos, son civiles militarizados, han superado a los mismos militares al abrazar un realismo que no considera otra alternativa que adquirir mas poder. En realidad proyectan la acumulación del poder como un fin en si mismo. Consideran la escalada armamentista y la aniquilación de todo lo que se oponga al sistema capitalista como prioritario. Sistema que consideran justo por las libertades democráticas que dicen defender, o por las seguridades democráticas de los satélites como Israel y Colombia, ubicados en puntos estratégicos, siempre al lado de países productores de petróleo. Los civiles militarizados tienen la responsabilidad de distorsionar las prioridades nacionales.

Así el senado de los EEUU aprobó la ley de escucha telefónica e interceptación de los correos de Internet sin orden judicial, basta la aprobación del fiscal general o del director de inteligencia. Esta ley refuerza la ley de supervisión de datos de inteligencia sobre extranjeros de 1978. Otorga inmunidad a las empresas de telecomunicaciones sometidas a más de 44 demandas multimillonarias a raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001. Esto demuestra el apoyo institucional al gobierno de turno sin importar la corriente al que pertenezca. El senador por Illinois y candidato presidencial por el partido demócrata voto a favor de la modernización de esta ley.

Jaime Carbona ejecutivo del FMI manifiesta “que la crisis económica de los mercados en el mundo costara a los Estados Unidos un billón de dólares, el mercado financiero mundial esta frágil y permanecerá así todo este año por las presiones inflacionarias globales que afectan la economía mundial. Aumentan los precios de los alimentos, deteriorando el Standard de vida de las sociedades”.

La devaluación del dólar no solo es por el alza del petróleo que si le afecta; el alza del crudo no beneficia a ninguna economía. La devaluación del dólar en mayor parte es por la pésima administración del equilibrio de la balanza comercial, desequilibrio que se viene arrastrando desde algunas décadas atrás, pero siempre los norteamericanos han estado confiados en seguir viviendo de los créditos del mundo y los intereses que estos generan. Se produce la devaluación de su moneda por los excesivos gastos militares internos y por el prolongado sostenimiento de las invasiones en Irak y Afganistán. Pero muy especialmente por sostenerse como policía mundial, lo que les llevo a incrementar los gastos de defensa a medida que se extendía la economía. Estas actividades militares en el tercer mundo son de índole económica, practicando la diplomacia del cañón con apariencia moderna.

Es una economía de guerra permanente que produce el deterioro del crédito en los EEUU, el estancamiento de las ganancias ha sometido a presión a los bancos y a las instituciones financieras fuera de los bancos. La crisis hipotecaria ha cobrado ya 510.000 millones de dólares del total potencial estimado en 945.000 millones, ante esta situación el departamento del tesoro busca rescatar a las dos más grandes empresas hipotecarias, poseedoras de la mitad de las hipotecas del país. Las empresas Fannie Mae y Freddie Mac, los ejecutivos dicen que la ayuda del gobierno es insuficiente. Calculan las perdidas y amortizaciones en aproximadamente 77 billones de dólares.

Situación esta que aumenta la incertidumbre en la política exterior de los estadounidenses. El 2009 será un año muy difícil, por la poca salida a la razón y a las proyecciones humanas, para promover los proyectos militares, sin tener otra opción que las invasiones, no pagar por el petróleo es lo que buscan. Continuar sacándolo a patadas es su política exterior. Es lo que planean los militares, los gastos en investigación, desarrollo y experimentación es de donde lucran los militares norteamericanos

Las fuerzas armadas desean siempre una maquinaria mas perfeccionada. Los políticos y dirigentes de la casa blanca tienen que proporcionársela. Los militares del imperio consideran al pueblo pobre como una base de movilización para las fuerzas armadas, olvidando que las fuerzas armadas están para servir al pueblo, no al revés. Los presidentes, los secretarios de defensa y los secretarios de estado “ya saben” que necesitan compartir ese punto de vista. Con Bush se reforzó ese acuerdo, los militares saben que con McCain ese entendimiento continuara.

Ya Obama realizo el primer acercamiento con los militares al votar por la ley de inteligencia. En realidad no importa quien sea el presidente, es solo un títere de enormes intereses económicos y del poder político de los militares del Pentágono. El presidente de los EEUU es nada más que una figura decorativa de la constitución y en la oficina oval.

El periodo de cheque en blanco para los militares continúa. Ya no existen dudas del despilfarro militar y las distorsionadas prioridades, que igual que en la segunda guerra mundial hacen gala, llevando a la debacle a la economía de los EEUU y al estancamiento social interno. Los gastos de las fuerzas armadas están fuera de control. Mientras el complejo militar- industrial continúe representando políticamente un papel como el actual, dentro de la sociedad norteamericana, continuara incontrolable.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3407 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: