"Sería la 9ª estrella. La 10ª está pendiente"

Trinidad fue nuestra casi por 3 siglos

Entre 1776 y 1777, el rey Carlos III, creó la Intendencia del Ejército, con lo cual se unifica el comando militar al ampliarse la Capitanía General de Venezuela a todo el territorio de las otras provincias, que pasan a ser comandancias subalternas y también creó la Real Hacienda, centralizando en ésta las actividades de recaudación y administración de rentas, puertos, comercio, adjudicación de tierras y otras providencias, todo ello para su ejecución en las provincias de Venezuela, Cumaná, Guayana, Maracaibo, Margarita y Trinidad.

Estas instituciones constituirían el mismo ámbito territorial que lo que hoy forma el territorio de Venezuela y centralizado así el poder en Caracas. Ante las continuas denuncias llegadas hasta la Corona sobre el desorden administrativo y fiscal practicado en Indias, el monarca resolvió separar las funciones políticas del gobierno de las militares y financieras. A partir de entonces todo confluye a acentuar la vertebración de una misma unidad territorial, cuya referencia histórica más remota la podemos encontrar en la concesión que le hizo la corona española a la llamada Compañía Guipuzcoana.

Pero no fue sólo hasta el año de 1.786 cuando el territorio de Venezuela alcanzó definitivamente su integración administrativa, militar y jurídica, cuando fue creada la Real Audiencia. El presidente de la Real Audiencia de Caracas tenía una jerarquía extraordinaria: era a la vez Gobernador y Capitán General de la provincia de Venezuela y también era Capitán General de las otras 5 provincias. La creación de la Real Audiencia de Caracas tenía el cometido de propiciar una reforma territorial sobre la base de las 6 provincias tomando en cuenta aspectos jurídicos y político-administrativos. Por virtud de esa decisión, se extrajeron de la jurisdicción político-administrativa de la Real Audiencia de Santo Domingo a las provincias de Margarita, Venezuela y Nueva Andalucía para adscribirlas a la jurisdicción de la Real Audiencia de Caracas. Trinidad, Guayana y Maracaibo (como se llamaba en ese momento a la antigua provincia de Mérida y La Grita) pasan a estar bajo la jurisdicción de la Real Audiencia de Caracas, dejando de depender de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá

La integración de Venezuela como nación resulta además de una serie de factores que se fueron conjugando en este territorio desde la época colonial. Esta medida hizo posible que en lo político-administrativo, las provincias que formarían la Venezuela en el siglo XVI fueran tomando conciencia de la nueva realidad que sólo justificaba en la práctica lo que era una demanda de la población del país en formación. Estas provincias fueron:

Margarita: Establecida en 1525. [*]

Nueva Andalucía (Cumaná): Creada en 1568, evoluciona histórica y políticamente igual que Margarita.

Trinidad: Descubierta por Cristóbal Colón en 1.498. Formó parte de la provincia de Guayana por 140 años, desde 1.591 a 1.731. Ese año fue declarada como Gobernación y Capitanía General y así funcionó por 66 años hasta el nefasto día del 17 de febrero de 1.797 cuando es ocupada por los ingleses, convirtiéndose en colonia. Es decir, Trinidad fue venezolana casi por 300 años, y sólo fue ocupada y arrebatada de nuestro territorio 13 años antes de la independencia de nuestro país.

Guayana: Su provincialidad comienza en 1.530 y es ratificada históricamente en 1.568 y 1.591.

Venezuela: Fue creada como provincia por Real Cédula en 1.528 y es la génesis de nuestro territorio nacional. Sus límites fueron fijados indubitablemente desde el Cabo de la Vela (Guajira) hasta Maracapana (en lo que hoy es Puerto La Cruz).

Mérida: Originalmente esta provincia fue creada en La Grita y así funcionó entre 1.570 y 1.622, cuando pasó a llamarse Provincia de Mérida. Maracaibo formaba parte de la provincia de Venezuela y se le anexa a la de Mérida en 1.676. En 1678 Maracaibo se transforma en capital de Provincia.

En fechas posteriores, Barinas se desprendió de la provincia de Maracaibo y a ésta se le anexa la ciudad de Trujillo que dependía de la provincia de Venezuela (Caracas). La Provincia de Barcelona se desprendió de la provincia de Nueva Andalucía en 1.811.

Las provincias y sus pobladores, mantuvieron lazos de solidaridad, entre sí, ante situaciones favorables o adversas. Las incursiones de no españoles por nuestras costas fueron severamente combatidas por ellos. De igual forma, en muchas ocasiones se permitieron establecer lazos comerciales con los bucaneros, quienes se surtían en nuestras costas con carne de bovino y tabaco, burlando así a las autoridades españolas. Es decir, que los antiguos venezolanos comenzaron a sentirse como propios del territorio que habitaban y para ello se convencieron que la única forma de salir adelante era mediante el mutuo auxilio, la reciprocidad, la cooperación y el entendimiento entre estos protovenezolanos.

La arquitectura militar en Venezuela durante la colonia es superior en cantidad a la de México y Perú juntos. La posición geográfica de Venezuela, de frente al mar Caribe favoreció este esplendor y sus extensas costas hacían que holandeses, ingleses y franceses intentaran repetidas veces arrebatar a España estas tierras. Desde Maracaibo hasta Guayana hubo alrededor de sesenta construcciones fortificadas, entre castillos, fuertes, fortines, baterías y reductos. Hoy quedan aproximadamente la mitad de estos monumentos.

Para mantener el control de estas instalaciones militares, cada vez se necesitaron más soldados, que eran reclutados entre la población provincial. Este hecho podría explicar la razón por la cual los militares venezolanos tuvieran tan destacada actuación durante la guerra de independencia de nuestra América, llevando nuestras armas hasta Perú y Bolivia. No es aventurado afirmar que la mayoría de nuestros héroes, con Bolívar a la cabeza, tuvieran una educación militar destacada, a la cual se sumaba la incorporación de los hijos de los blancos criollos y peninsulares a las milicias. Es decir, que entre los venezolanos había cierta propensión por el servicio militar, hecho este que era considerado y calificado con gran respeto y admiración. Otro hecho importante que favoreció la inexpugnabilidad de nuestro territorio, es que frente a las costas se alzaba la muralla montañosa de la Cordillera de la Costa y luego las inmensas llanuras despobladas imposibles de ser conquistadas por piratas, bucaneros o corsarios.

Los reyes Carlos III y Carlos IV, acariciaban ideas de reordenación geométrica del territorio para ejercer el poder colonial, pero sus ambiciones se vieron truncadas por las guerras de independencia de los pueblos de América nuestra. En efecto entre los planes que llegaron a concebir estaban los de establecer cinco virreinatos independientes y autónomos y confederados con España: México, Nueva Granada (Santa Fe de Bogotá), Venezuela (Caracas), Perú (Lima) y Río de la Plata (Buenos Aires). Otra hubiera sido la historia si esos planes se hubieran materializado en la práctica.

La décima estrella pendiente es la del Esequibo.

NOTA:

[*] Debería retomar su nombre original y desechar el inapropiado y absurdo de Nueva Esparta.

Contacto con el autor:

Internet: La Página de Montilla [http://lapaginademontilla.blogspot.com]

Correo: omar1montilla@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 14162 veces.



Omar Montilla


Visite el perfil de Omar Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: