Trump y su cerca a prueba de pobres

rump se ha empeñado en hacer una cerca que atraviese a los Estados Unidos de Este a Oeste e impida el paso de los pobres y desposeídos de bienes de fortuna, que buscando recibir los beneficios de vivir en el centro del Imperio han cruzado la frontera sur de los Estados Unidos desde hace siglos. Pero esa inmigración desde hace algún tiempo se ha convertido en un objetivo de la política norteamericana, tratando de inculcar en la población de ese país que los inmigrantes del sur son la causa de los males que padece esa nación y no lo es el sistema capitalista y la burguesía que los gobierna. ¡Ellos tienen la culpa de la pobreza creciente y de la criminalidad en los Estados Unidos¡ ¡Nosotros los burgueses y capitalistas solo explotamos a su población¡ , vocifera Trump y su coro de fascistas 2.0.

Si vamos a ver, muchas han sido las cercas para dividir países que se han hecho en el mundo, desde la muralla china hasta la cerca para perros en Australia, pero ahora las cercas tienen una valoración política que no tenían antes, siendo de ellas la mas denostada y olvidada el muro de Berlín, denostada en Estados Unidos porque lo construyó su enemigo en aquel momento, la URSS, siendo el argumento que era una cerca para impedir la "libertad" de los alemanes. El muro de Berlín desapareció pero los alemanes de hoy no son más libres que antes, bajo el dominio de los Estados Unidos. En otro extremo la cerca que construyo Israel para aislar a Palestina es una cerca buena, ya que no recibe ninguna calificación en los medios de comunicación mundial. La cerca de Trump es una cerca "sanitaria" que impedirá el acceso de los "criminales" del sur o latinos y salvará a los Estados Unidos de su declinación.

Pero estas son las cercas visibles físicamente, existen otras cercas, invisibles, incorpóreas, pero no por ello menos efectivas, como es la cerca que Trump ha construido rodeando a Venezuela, que impide el acceso y la salida de bienes, servicios de primera necesidad para el mantenimiento y salud de la población e impide igualmente el usufructo de las riquezas que genera su comercio internacional, riquezas que son bloqueadas y apropiadas por los grandes ricachones norteamericanos para beneficio de su capital y de sus grandes empresas. A Venezuela, Trump y los Estados Unidos tambien le han construido una cerca.

Estas cercas invisibles al comercio las ha sufrido mucho América Latina que ha tenido que enfrentar, lo que desde hace décadas los estudiosos denominaron barreras arancelarias y no arancelarias de los Estados Unidos para impedir o limitar nuestro comercio con ese país. Hoy toda América Latina está cercada de esa manera por los Estados Unidos, pero los países, acostumbrados ya al peso y a las heridas que le producen estas cadenas no alcanzan a pensar en la búsqueda de su libertad.

En este contexto esta Cerca o Muro que hoy construye denodadamente el imperialismo contra Venezuela al final tiene solo un objetivo, impedir al máximo, obstaculizar, imposibilitar, que un gobierno de los trabajadores pueda alcanzar un éxito que muestre como los trabajadores gobernando crean más beneficios para el país y para su población que el gobierno de cualquier burguesía e impedir que se difunda la idea que los pobres pueden formar gobierno y generar una riqueza superior para todos.

Además, el manejo comunicacional que los Estados Unidos realiza para hablar del tema de la cerca y de la inmigración se orienta a sesgar la información a fin de obtener un dividendo político para sectores conservadores del imperialismo, presentando la inmigración como si fuera una decisión voluntaria de los inmigrantes y no la consecuencia de sus políticas capitalistas e imperialistas que impiden el desarrollo económico y social de los países latinoamericanos.

Las políticas imperialistas de Estados Unidos y Europa es la causa suficiente y necesaria para explicar la inmigración en América Latina y en el mundo. Esas políticas imperialistas mantienen a los pueblos en situaciones permanentes de pobreza, inestabilidad y conflictos políticos, producción de drogas o en situaciones de guerra y violencia endémicos, de lo cual los ejemplos más conocidos en nuestra región Latina son Centroamérica, Colombia y México.

Por último, hay que decir que aunque hablen de construir un muro, para ellos o para nosotros y pueden hacer política interna con ese tema, la realidad real es que los Estados Unidos no puede prescindir de la inmigración porque de hacerlo cesaría su crecimiento poblacional, disminuiría el ritmo de crecimiento económico y por lo tanto disminuiría la intensidad de la explotación de los trabajadores al restringir su ejército industrial de reserva, todo lo cual le impediría continuar figurando como primera potencia mundial. Se convertiría en un ex - imperio, como España.

 

oscar1111472@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 192 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275654.htmlCd0NV CAC = Y co = US