Nada Justifica una Intervención Militar en Venezuela

La salida de Maduro no le asegura a ningún poder invasor: que la Revolución Bolivariana no vaya a defender nuestra Patria.

Los EEUU junto a sus subordinados le han declarado la guerra a Venezuela, y el resultado de una posible intervención militar tendría una respuesta en contra de los invasores. Decir que ésta invasión daría origen a una guerra civil podría considerarse un supuesto negado. Sin embargo, todo aquel que se alinee con los invasores debe ser tratado como enemigo de la Patria.

Ningún Dictador, Narco Dictador, o como lo quiera llamar el imperio norteamericano y sus subordinados; usando cualquier adjetivo hacia nuestro mandatario, jamás será argumento válido para invadir ningún país,no existen ningún tipo de justificativo para intervenir a Venezuela, ninguno, ni la burda campaña sobre la existencia de una crisis humanitaria. Solo el pensamiento enfermizo de la burguesía incapaz de ganar una elección presidencial, le da el visto bueno para bombardear zonas militares, matar civiles, hacer desembarcos, adueñarse de instalaciones petroleras, subordinar al gobierno autóctono a sus intereses. Nada justifica tal agresión; ya ocurrió en Panamá y en varios países centroamericanos en el siglo que acaba de culminar, es decir recientemente; los estadounidenses posaron su vota invasora causando millares de muertos. No es argumento para apropiarse de la mitad de las riquezas de ningún país tal la nueva teoría de Trump tras los EEUU invadir y adueñarse del petróleo de Libia. Es además de inaceptable, en el caso de Venezuela, un pretendido arrebato a la fuerza de su libertad, su democracia, su independencia y soberanía, y sus riquezas.

La burguesía al igual que el imperialismo, adolece de Patria. No tienen escrúpulos, su único interés es la explotación de las riquezas, donde sea que estén, sin importar la vida humana. Lamentablemente una parte de la oposición en Venezuela es pseudo burguesa, por ende apátrida, ha promovido una posible intervención militar en nuestro país sin importar el terrible camino hacia la muerte de cientos de miles de coterráneos que saldrían a luchar sin temor a pasar a formar parte como víctimas de lo que sería el más atroz proceso de gentrificación dirigido por el imperio norteamericano y de cuyas consecuencias para los norteamericanos también serían horrorosamente impensables.

Una oposición dislocada ha promovido una campaña internacional en contra de Maduro, como si la salida de Maduro fuera garantía para frenar la Revolución Bolivariana, subestimando a millones de Venezolanos que no nos hemos ido ni nos iremos de éste país, por más bloqueos, sanciones económicas, agresiones psicológicas, mediáticas; amenazas bélicas, cosa que aprovechan los amantes de la guerra para sus propios fines, ya que los "líderes" de la oposición se la han puesto en bandeja de plata, como si les importara mucho ellos, ni mucho menos los pobres de Venezuela, por eso que la guerra de todo el pueblo se convertirá en la guerra de los pobres. La meta de la guerra de los pobres, el uno por uno, con una sola baja enemiga es suficiente, es el objetivo de cada combatiente patriota, más allá de los dos millones de milicianos, hay millones que se sumarán y no les temblará el pulso a la hora de salir a defender nuestra Patria.

Sabemos del poder militar de la OTAN, el brazo ejecutor de la guerra, sabemos la cobardía basada en su alta tecnología militar, bombardear, provocar desplazamientos, y luego ocupar; pero, ni una gota de petróleo podrá sacar del subsuelo venezolano, tampoco sus demás riquezas.

En Colombia si pudieron. A pocos minutos de nuestro país ha existido una guerra por más de 60 años, pero el imperio logró apropiarse de la soberanía de ese país gracias a la complicidad de un Narco Estado de cuyos gobernantes a demás de ejercer un régimen policial de sometimiento al pueblo, practicando una gentrificación sin aparentes actores extranjeros, han llegado al extremo de permitir la instalación bases militares norteamericanas con el fin de garantizar el posicionamiento de esa nación y seguir con la joya de la corona del mundo: Venezuela, pero Venezuela no es Colombia.

Es responsabilidad de la oposición venezolana cualquier agresión militar que pueda ocurrir, y todas las muertes que ocurran, la historia los hará pagar todo el daño causado. Solo queda decirle a la oposición que mientras más agresión, más Chavismo seguirá triunfando en nuestra Patria. El pueblo Venezolano por mayoría electoral colocó a Maduro en la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela y allí cumplirá su mandato hasta que Dios, y el mismo soberano que es el Pueblo, decidan que las elecciones la gane otro.

viabierta@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 478 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275650.htmlCd0NV CAC = Y co = US